Canal RSS

Mi Guru

Swami2008

Mi guru (maestro espiritual) se llama Sri Swami Premananda. Él nació en Sri Lanka el 17 de noviembre de 1951 y vivió allí hasta 1983, año en que se vio obligado a trasladarse a la India por el comienzo de una guerra civil que recién acabó en 2009. Una vez en India del sur, Swami se instaló sin nada más que una maleta cerca de la ciudad de Trichy, en el estado de Tamil Nadu, y en 1989 fundó un āshram (llamado Sri Premananda Ashram), un orfanato y una escuela.

Desde niño Swami Premananda sintió inclinación por la vida espiritual y a pesar de la inicial negativa de su familia, él siguió ese llamado divino contra viento y marea. A los 17 años se convirtió en un monje y entregó por completo su existencia a los demás, para aliviar nuestros problemas mundanos y guiar nuestros anhelos espirituales.

La religión y las formas de Swami eran hindúes, pues es la cultura en la que creció. Sin embargo, fiel a las Escrituras de la India, él siempre dijo que todas las verdaderas religiones son válidas y que sus enseñanzas esenciales son las mismas.

A pesar de tener un profundo conocimiento espiritual, Swami siempre enseñó de forma simple y directa, siendo algunas de sus frases más usadas: “Tómatelo con calma”; “Ríe y vive”; o “¿Cuánto tiempo crees que vas a vivir?”. El lema de su misión es “Jai Prema Shanti”, que se puede traducir como “Victoria al Amor y la Paz Divinas”.

Swamiji era un maestro muy amante de la Madre Tierra y se preocupaba por su bienestar; su āshram fue construido en una tierra árida y espinosa, hasta convertirse en un oasis arbolado y florido que sigue creciendo. Además, Swamiji siempre fomentó y realizó la plantación de árboles y plantas como forma de ayudar al planeta.

Dentro del hinduismo, Swami era muy tradicional y exhortaba a sus devotos a seguir el precepto védico de tener “pensamientos elevados y un estilo de vida simple”. Asimismo, Swami estaba muy inclinado hacia los rituales tradicionales y, como consecuencia, en su āshram instauró una disciplina diaria de abhishekam y pūjā; a la vez que promovió la construcción de templos en el āshram.

Swami era un gran devoto del Señor Shiva y siempre llevaba su auspiciosa marca de vibhūti en la frente, pero también era un amante de todas las formas de la divinidad y por tanto en su āshram se adora a Ganesha, Krishna, Amman (‘la Madre Divina’) y Murugan, e incluso se celebran las festividades de otras religiones como Buddha Pūrnimā o Navidad.

A su vez, Swami fue un revolucionario, pues le dio a la mujer un rol históricamente relegado en cuanto a la realización de rituales, enseñándoles los pasos de la liturgia y permitiéndoles hacer los rituales en el templo. Esta misma apertura la mostró con sus devotos y devotas occidentales, también tradicionalmente relegados para estos menesteres. En esta línea, Swami delegó gran parte de la administración de su āshram en mujeres y fue ejemplo de la igualdad de géneros en el camino espiritual.

Estas prácticas revolucionarias, más la envidia y la ceguera material de varias personas, sumado a los típicos obstáculos que debe enfrentar cualquier guía y reformista espiritual genuino, llevaron a Swami a ser víctima de un complot que, sorprendentemente, lo llevaría a prisión en 1994. Decir “víctima” quizás no es correcto, pues Swami siempre dijo que su encarcelamiento era “el deseo de la Madre Divina”.

Y efectivamente, solamente alguien que está en sintonía permanente con la Madre puede soportar con sonrisa perenne y desapego los sórdidos avatares de una cárcel india. En lugar de desalentarse, la Misión de Premananda siguió su camino y creció; sus devotos se hicieron más fieles, y los presidiarios que convivían con Swami recibieron, por su intermedio, alivio mental, ayuda material e instrucción espiritual.

La dura vida de la prisión, el servicio incesante que hacía a la distancia y también en las intensas visitas que le permitía la ley realizar al āshram, más el hacerse cargo de los problemas de todos sus devotos, pusieron a su cuerpo físico en un estado de debilidad.

Tristemente para sus seguidores, Swami abandonó su cuerpo físico el 21 de febrero de 2011. Su cuerpo fue enterrado en el templo de Shiva del Sri Premananda Ashram de acuerdo a los ritos tradicionales para una persona santa, y sobre su tumba se instaló un gran shivalingam. Ese sitio, un poderoso punto de energía espiritual, ahora se conoce como Mahāsamādhi, que es el nombre sánscrito que recibe la tumba de todo gran santo.

Como si hiciera falta, Swami ha seguido dando pruebas de su poder divino “después de muerto” y milagros como la manifestación espontánea de vibhūti o sándalo en su estatua se han convertido en hechos habituales en su āshram. Asimismo, la manifestación de shivalingams (un símbolo del Absoluto y del Señor Shiva) a través de un fenómeno espiritual conocido como Lingodbhava, y que Swamiji realizó toda su vida en la noche de Mahāshivarātri, ha continuado después de su Mahāsamādhi.

Quienes tuvimos la bendición de conocer a Swamiji en vida lloramos su muerte física, aunque entendemos que su guía y su legado son inmortales, como toda enseñanza espiritual verdadera. Ahora que no hay un cuerpo físico al que apegarse, es momento de profundizar en las enseñanzas del maestro y de intentar percibir su presencia en nuestro corazón.

Para mí, que no concibo el camino espiritual sin un guru, tener a Swami en mi vida es la mayor fortuna que he tenido. Todo lo demás que tengo (o no tengo) es gracias a él.

¡Om Śrī Gurudevāya Namah!

¡Jai Prema Shanti!

Anuncios

»

  1. muy bueno e interesante tu pagina. estoy iniciando con budismo , bueno quisiera iniciar pero e leido muy poco porque nose por donde empezar. aguna recomendacion ? un libro o un tema ?
    mi correo santiago8359@gmail.com

    Responder
    • ALBERTO IBÁÑEZ

      Te recomiendo un libro de introducción al Budismo Zen muy práctico, sencillo y magistral.. Título: Siempre Ahora. Autor: Dokushô Villalba; Editorial: Miraguano ediciones. Puede que esté disponible en otras ediciones.. el que tengo es de Miraguano ediciones… Que obtengas el samadhi…Un saludo.

      Responder
  2. Yo llevo también tiempo buscando a mi guru? algunas personas me dicen q el llega solo q no lo busque mas … me acerco a personas q creen en el budismo , en la espirutualidad pero no siento ese amor verdadero esa conectividad dentro de ellos , se q no somos perfectos pero un maestro debe hacer todo con amor. Me aconsejas con el tema .?? gracias mi correo es maidelin222@yahoo.com

    Responder
  3. Hola,me interesa mucho la religión hindú, pero no conozco casi nada, quisiera ver si alguien me podía ayudar. Por favor, quiero pertenecer a la religión shivaita

    Responder
    • Efrain Romano

      Aum Sivaya

      Hola Emily Del Rayo Lolly, te dejo el link de mi linaje (muy tradiciónal) por si te sirve, es de la religión Hindú, de la secta Saivita y es Saiva Sidhantha o Advaita Isvaravada espero despues de todo este tiempo todavía te sirva este comentario por si deseas orientarte.
      El link es:

      http://www.himalayanacademy.com

      Mi correo es efrainromano86@gmail.com, por si te puedo servir en algo más.

      Saludos

      Aum Shanti Shanti Shanti

      Responder
  4. Hola. Me interrogo acerca de cómo conocer a mi guru?. Leo leyendas de deidades, veo fotos y miles de nombres de gurues?. Cómo ssentir cuál es el mío?.

    Responder
    • Hola Paula…debes investigar la obra literaria de maestros budistas, hinduistas…pensar en profundidad lo que mas te llama la atención, practicar en tu vida cotidiana lo aprendido, aprender a orar y meditar sin pensamiento, conseguir las cuatro abstracciones del budismo y así, entrar en un estado de profunda paz y relajación…si buscas tan solo lograr todo eso con valentía y sin desanimarte, la divinidad te mandará un maestro conforme a tu desarrollo espiritual…tu lema debe ser: disfrutaré de mi busqueda espiritual aunque resulte sinuosa !!!…Suerte

      Responder
    • Efrain Romano

      Aum Sivaya.

      Desde mi punto de vista, el Guru te llega así sin mas.
      Como conocerlo, si ves una fotografía y te impresiona en lo mas hondo de tu ser, es una sensación indescriptible, pero cuando eso sucede tu intuición sabe que ese es tu Guru.

      El Guru no tiene por que ser de una religión en especifíco, lo mas propio y que te recomiendo es que primero tomes una religión respecto a tus creencias.

      Por ejemplo si crees en Dios, los dioses, los Vedas y Agamas, la reencarnación y el Karma.
      El hinduismo puede ser el indicado ya cuando lo conozcas podras saber que secta elegir.

      Si no crees en Dios, pero crees en la reencarnación, el Karma, el Budismo es para ti. (El Budismo es una religión no teísta), ya conociendolo sabras que tipo de Budismo es el que te agrada.

      Si crees en Dios, en los mandamientos, en que no existe la reencarnación, entonces el Catolicismo o el Islam o la religión Judía, es para ti.

      Primero compara tus creencias personales con los preceptos de cualquier religión, luego tomala y comprometete y aparecera tu Guru (aunque este es un termino mas usado en las religiones de Oriente, en el Catolicismo se podría llamar Director espiritual, Grupo Pastoral.

      Yo estoy adherido a la religión mas bella del mundo el Hinduismo, en la secta Shaivita, la escuela Shaiva Siddhantha, en la rama Advaita Ishvaravada. (Perdón por el comercial.

      Este es el link de la pagina web:

      http://www.himalayanacademy.com

      Mi correo es efrainromano86@gmail.com, por si te puedo servir en algo más.

      Saludos

      Aum Shantih Shantih Shantih

      Responder
  5. Que linda la forma en q te expresas de tu gurú. Como siempre saludos desde Venezuela. Siempre pendiente de tu blog y enseñanzas amigo mio. Gracias por compartir tus experiencias.

    Responder
  6. Yo soy impersonalista. He intentado encontrar una escuela, no me agradaba mucho la idea del guru… tampoco puedo permanecer mucho tiempo en un lugar, así que debo desprenderme rapidamente, es cierto que seguir una sola escuela es muy útil porque no te pierdes en senderos pero a veces por cosas del Infinito no se puede, por más que quieras. Cada camino es único y hay un gurú del que uno no se escapa ni se puede alejar. Y vive en el centro de uno mismo. Yo solo llevo conmigo mis ropas y por supuesto mi Bhagavad Gita. Y cuando me siento algo perdid@ leo el Cap.18:66 Abandona todo tipo de religión y entrégate a mi.Yo te libraré de las reacciones pecaminosas. En algún momento hay que saber que hasta a las cosas más amadas y deseadas, aún aquellas necesarias y básicas aún a esas con todo nuestro esfuerzo y el mayor amor hay que renunciar. Lindo blog. Util.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: