El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Swami Premananda, a un año de su Mahasamadhi

Swami Premananda, a un año de su Mahasamadhi

Swami Premananda, a un año de su Mahasamadhi

Swami Premananda, a un año de su Mahasamadhi

Swami Premananda, a un año de su Mahasamadhi

Por estas fechas (febrero/marzo) suelo estar en la India. Al menos durante los últimos cinco años. Este año estoy en Barcelona y, mientras tanto, en el Sri Premananda Ashram se conmemoran diferentes acontecimientos, como la inauguración del templo Premeshvarar o la noche de Mahashivaratri. Asimismo, en un día como hoy pero hace un año, el 21 de febrero de 2011, Swami Premananda abandonaba su cuerpo físico.
La última visita de Swami Premananda al Ashram comenzó el 4 de febrero de 2011. El día 6 de febrero él no estaba muy bien, pero de todos modos cocinó una comida para los niños del orfanato y la escuela, y comió junto a ellos por última vez. El 7 de febrero a las 4.30am Swami partió con rumbo a Cuddalore, en donde está la prisión y el hospital donde finalmente abandonó su cuerpo. Esta fue la última vez que Swami estuvo en el Ashram.

Swami Premananda en su última comida con los niños

En general, me gustaría mucho estar en la India, y particularmente en un día como hoy, en el cual es inevitable pensar en que Swami ya no está presente físicamente. En la edición de febrero de Prema Ananda Vahini, la revista oficial del Ashram, hay un artículo escrito por un discípulo sannyasin (renunciante) en que dice:

«De acuerdo a la ley de la creación, la muerte es una certeza para cada criatura que es nacida; mientras que, un santo que abandona su cuerpo físico continúa trabajando para el beneficio de sus devotos incluso después de su Mahasamadhi».

Mahasamadhi es el nombre sánscrito para definir tanto el abandono consciente del cuerpo físico por parte de una persona santa, como la tumba en la que luego reside su cuerpo. Es justamente a través de esa tumba, convertida en un lugar de devoción y adoración, que se dice que los santos continúan actuando en el mundo.
La tumba donde fue instalado el cuerpo de Swami Premananda es ahora su Mahasamadhi y se encuentra en el Ashram, en un recientemente inaugurado templo dedicado al Señor Shiva y a Swami en su aspecto de dador universal de amor Divino. En dicho templo, además del cuerpo de Swami y un gran shivalingam, hay un altar dedicado a Swami que está representado por una pequeña estatua de su persona.

Estatua de Swami Premananda para el templo

Ritual de consagración para la estatua de Swami

En cuanto a la vigencia, después de la muerte, del «trabajo del Guru en beneficio de los devotos» como dice el sannyasin en su artículo, durante Mahashivaratri 2011 (2-3 de marzo) apareció un shivalingam en el templo de Shiva, fiel a la tradición del Lingodbhava que Swami había mantenido durante más de 40 años. Ver el nacimiento de los lingams con Swami en vida era ya un milagro; que ahora se manifestaran con Swami ‘muerto’, me pareció abrumador en cuanto a la demostración de que somos más que un cuerpo.
Lingam aparecido el día de Mahashivaratri 2011

Luego, el 17 de julio de 2011, poco después de las celebraciones de Guru Purnima, vibhuti (ceniza sagrada) apareció espontáneamente en la foto de Swami Premananda que se mantiene en el salón de rituales del Ashram. Casi un kilo de fragante vibhuti apareció ese día, como otra muestra de que la energía de Swami seguía presente a pesar de su muerte física.
La foto de Swami cubierta de vibhuti en Julio 2011

Hoy, un año más tarde de que Swami Premananda abandonara su cuerpo físico, yo sigo triste porque verle y oírle directamente, poder escribirle cartas y recibir respuesta escrita, son cosas que ya no puedo hacer. De todos modos, mi tristeza se ve aminorada por el hecho de comprobar cuán grande es el poder de Swami, que es a fin de cuentas, el poder de Dios. Capaz de hacer milagros desde la ‘muerte’ y de guiar con sus enseñanzas universales a todos sus devotos y seguidores.
Un año más tarde, entonces, quería dedicarle estas líneas a mi Guru, que está más presente que nunca en mi vida.

¡Om Sri Gurudevaya Namaha!

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Swami Premananda, a un año de su Mahasamadhi