Canal RSS

La luna creciente de Shiva

Publicado en

Esta semana se celebra Mahāshivarātri, la gran noche del Señor Shiva, una de las festividades hindúes más importantes del calendario religioso y, sin duda, la más destacada para los devotos shivaítas. Esta celebración se lleva a cabo en la 13ra/14ta noche de la quincena lunar menguante del mes hindú de Māgha (Febrero-Marzo); es decir, una o dos noches antes de la noche de luna nueva (o luna negra).

Según las antiguas enseñanzas de los sabios espirituales de la India, es más fácil controlar la mente durante la mitad oscura del mes, cuando la luna está en disminución, ya que se trata de una fase lunar “restrictiva” (la quincena creciente es “expansiva”). A este respecto no hay que olvidar que Shiva es el “Señor de los Yogis” y, como tal, se especializa en el control de sus sentidos.

De hecho, uno de sus aspectos más conocidos es el de Mahāyogin, es decir, el “gran yogi” que pasa la mayor parte del tiempo absorto en meditación y prácticas ascéticas en las inaccesibles montañas.

En su aspecto de asceta primordial, la iconografía tradicional de Shiva lo muestra, entre otros atributos, luciendo una luna creciente en su cabeza (que según la fuente consultada estaría en el tercer/cuarto/quinto día de su fase, aunque algunos simplemente dicen una ‘medialuna’), y que es esencialmente un símbolo del paso del tiempo, un elemento que es regulado por Shiva.

Dibujo de K.S. Ramu

Puede resultar curioso que si la noche más auspiciosa de Shiva ocurre en luna menguante, él lleve siempre una luna creciente. Esta aparente paradoja ya es inherente a la naturaleza dual de Shiva, considerado el dios que se ocupa de la destrucción/regeneración en el cíclico proceso del universo. Quizás sería mejor decir que Shiva tiene un rol transformador, ya que la filosofía hindú explica que todo lo que nace, muere, y todo lo que muere vuelve a nacer.

En ese sentido, la luna creciente que Shiva luce en su cabellera es un símbolo auspicioso, de crecimiento y luminosidad, también relacionado con los poderes de la mente que ha desarrollado el yogi en su etapa de introspección y calma mental.

Como dice el indólogo Heinrich Zimmer en su famoso libro Mitos y símbolos de la India: “como luna creciente, Shiva es puro deleite y lo más auspicioso de ver, es promesa de vida y de fuerza vital, amable pero irresistible”.

Es por esto que entre los epítetos comunes de Shiva se encuentran Chandra-shekhara o Shashānka-shekara (“Aquel que lleva la luna en el tope de su cabeza”).

La dirección de la luna

Si bien todo lo anterior suena muy bien, durante mi investigación me quedé sorprendido al descubrir que en muchas representaciones iconográficas la luna que lleva el Señor Shiva en su cabeza aparece como menguante, al menos desde el punto de vista del hemisferio norte.

Es decir, vista desde el hemisferio norte, cuando la luna crece su parte iluminada parece una ‘D’ y cuando mengua o decrece parece una ‘C’. Justamente lo contrario que pasa en el hemisferio sur (donde el recurso mnemotécnico es más aplicable – crece = C; decrece = D -).
Teniendo en cuenta que la India está en el hemisferio norte, me hace suponer que la luna creciente de Shiva debería aparecer como una ‘D’, aunque con frecuencia aparece representada como una ‘C’.

Luna creciente según se ve en el hemisferio norte

Luna creciente según se ve en el hemisferio sur

Para resolver mi duda contacté con Swami Hanumantananda, un renunciante español, que además de ser el primer swami iniciado en territorio español (en el linaje de Swami Sivananda), tiene formación en artes plásticas y arte tradicional hindú. Muchas de sus bellas obras espirituales pueden verse aquí o también en el blog Vedashastra, donde están acompañadas de inspiradores textos sagrados.

De forma iluminadora, Swamiji explica: “Lo cierto es que hay una razón para que la luna del Señor Shiva se vea como una C y no como una D, a pesar de ser la luna creciente. Shiva, si no es representado con Su esposa, mostrará siempre atributos masculinos y femeninos, para mostrar la ambivalencia de la Divinidad (por ejemplo, un pendiente de hombre y otro de mujer). En la iconografía clásica hindú, la media luna debe ir siempre al lado izquierdo de la diadema de Shiva, por ser éste el lado femenino y por tanto lunar. Por esta razón, al colocar la media luna al lado izquierdo, se ve más frecuentemente orientada hacia la derecha”.

Es decir, por criterios estéticos, la concavidad de la medialuna generalmente va hacia afuera y al tener que colocarla por su simbolismo femenino en el lado izquierdo de la cabeza, entonces queda como una luna menguante para el hemisferio norte.

Para que estas sutilezas no generen un cortocircuito en nuestra estructurada mente occidental, Swami aclara: “En el arte hindú es más importante el significado esotérico del símbolo que su correspondencia lógica con la realidad, al contrario de lo que ocurre en el arte occidental”.

Y agrega: “No obstante, estas normas simbólicas están bastante olvidadas en la actualidad, y algunos artistas indios las obvian, razón por la cual a veces verás al Señor con la luna creciente a lado derecho”. Por ejemplo:

Luna en el lado derecho de la cabeza de Shiva = no tradicional

Desde el punto de vista de la tradición, la forma correcta de representar iconográficamente al Señor Shiva podría ser así:

Además de la luna, este dibujo muestra a Shiva con un pendiente de hombre en su oreja derecha y otro de mujer en su oreja izquierda (obra de Swami Hanumatananda).

Otra variante:

Obra de Swami Hanumatananda.

Con este post sobre la luna de Shiva voy entrando en calor para la celebración de Mahāshivarātri 2014, que este año es la noche del 27 al 28 de febrero. Por razones prácticas, el Centro Sri Premananda de Barcelona hará su celebración pública y gratuita el viernes 28 a las 19:30h en colaboración con la escuela Yogaroom. Haremos un ritual tradicional de abhishekam al shivalingam y cantaremos kirtans. Todos los detalles aquí.

Si alguien quiere alargar la celebración, entonces es recomendable la vigilia de ocho horas cantando el mantra Om Namah Shivāya del sábado 1 de marzo organizada por el grupo AdvaitaVidyā, también en Barcelona.

Feliz y bendito Mahāshivarātri para todos y que la luna los acompañe.

¡Om Namah Shivāya!

Anuncios

»

  1. Om Namah Shivaya!

    Responder
  2. Baba Shiva Singh

    Un gusto seguir tu blog desde Varanasi con todos los preparativos listos para tan gran evento. La ciudad ya está llena de peregrinos de todas condiciones.
    Existe la leyenda sobre la maldición de Daksha a Chandra por amar más a una de sus hijas que a las otras que sólo pudo evitarla Shiva poniéndosela en el cabello para evitar que desapareciera para siempre.
    Bendiciones desde la ciudad de Shiva.
    Om Namah Shivaya

    Responder
  3. ¡Hola Naren! Buenísimo el post!

    Te hago una consulta, ¿cuando comienza el ayuno del Shivarathri en ésta oportunidad?
    Yo estoy en Buenos Aires.

    ¡Qué lindas todas las actividades!

    Un gran saludo

    ¡Om Namah Shivaya!

    María de la Cruz Rojo

    Responder
    • Hola María,

      Gracias por tu comentario. En un formato tradicional el ayuno puede ser de 24 horas; por ejemplo desde las 8am del jueves 27 a las 8am del viernes, después de pasar toda la noche en vela y cantando Om Namah Shivaya. A partir de ahí uno podría hacer las variaciones que correspondan según sus circunstancias. Algunos sólo ayunan durante la noche; otros no pasan la noche en vela y, por tanto, ayunan sólo el día, etc.

      Om Namah Shivaya!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: