Canal RSS

Nombres sánscritos para bebés

Publicado en

Ponerle nombre a las cosas puede ser complicado. Al punto de que existen profesionales de la mercadotecnia que se dedican a practicar el postmoderno oficio del naming para asegurar que una empresa sepa “crearse una marca”, “comunicar sus valores” y, sobre todo, para que tenga futuras ventas. Si el tema es complejo con un negocio, qué decir para los hijos, especialmente si uno se pone a pensar en que el nombre elegido será “para toda la vida”.

Sin duda cada familia tiene sus historias, sus polémicas y sus anécdotas respecto a la elección del nombre, un evento que puede ser motivo de grandes disputas. En nuestra casa hubo de todo, aunque siempre supimos que nuestra hija tendría un nombre sánscrito.

Como explica el sacerdote hindú Krishna Kripa Dasa (Juan Carlos Ramchandani), en la India hay tres formas de poner el nombre a un recién nacido:

  1. Hay unas letras que le corresponden según la carta astral y la alineación planetaria del momento de su nacimiento.
  2. El nombre es elegido por el maestro espiritual de la familia.
  3. Es elegido por los padres.

En casa hubiéramos optado por la segunda opción pero nuestro guru ya había abandonado su cuerpo físico cuando en 2013 nació nuestra hija. La primera opción no la tuvimos realmente en cuenta porque, a nivel práctico, no estamos muy atentos a las cuestiones astronómicas-astrológicas (aunque sepamos de su influencia). Para los interesados en los astros, en este post (sólo en inglés) una chica alemana que vive en la India cuenta su experiencia de nombrar a su bebé según las sílabas designadas en la carta astral.

De esta forma, recaímos en la tercera opción, la más moderna. De todos modos, y siguiendo la tradición hindú, decidimos elegir un nombre con vibración espiritual, específicamente de un aspecto de lo Divino. Según se explica, esta elección es recomendada porque beneficia al niño y también a los padres, ya que ambas partes estarán oyendo y repitiendo siempre algún nombre sagrado de Dios aunque sea inconscientemente. Famosa es la historia del “pecador” Ajāmila que, en el momento de su muerte, recibió la visita de los mensajeros divinos simplemente por gritar con desesperación el nombre de su hijo, que era Nārāyaṇa, un epíteto del dios Viṣṇu.

Por tanto, si uno quiere que su hijo lleve un nombre espiritual puede elegir el nombre de una deidad, de una personalidad espiritual o santo (algo que en la tradición católica se hacía mucho eligiendo nombre según el santoral), o también de una buena cualidad o un valor humano, aunque esto último se considera, tradicionalmente, menos “efectivo” en cuanto a repetir los nombres Divinos.

Debido a mi hermano y a mí, en mi familia hay ya un antecedente con nombres sánscritos y, ahora, con nuestra hija, el tema seguirá en el tapete al menos una generación más. Es con conocimiento de causa, entonces, que me atrevo a dar unas simples directrices para quienes estén pensando en ponerle a sus retoños un nombre sánscrito.

babynames

Para empezar una advertencia: existen numerosas páginas web con nombres “indios” que pueden ser sánscritos, aunque generalmente son en hindi o quizás en otras lenguas derivadas del sánscrito. No hay problema con eso, excepto que no es sánscrito, en caso de que la rigurosidad sea importante para los futuros padres. Asimismo, estas webs están creadas para un público anglosajón (o que al menos lee en inglés) y entonces los nombres están escritos de acuerdo a la fonética inglesa y no siempre son adecuados para la pronunciación española.

¿Dónde buscar los nombres entonces? En nuestro caso pensamos en deidades o cualidades que ya conocíamos por estar involucrados en el ámbito espiritual o en el mundo del yoga. De todos modos, una buena forma de buscar nombre (yo también lo probé) puede ser leyendo los himnos de alabanza (stotra) llamados sahasranāman (a veces sahasranāmavali) que quiere decir “mil nombres” y que enumeran, justamente, los mil nombres de una deidad específica (a veces aparecen 1008 nombres). Obviamente, en los mil nombres aparecen todos, hasta los impronunciables claro…

La mayoría de deidades importantes tienen estos stotra. Por tanto, si uno espera una niña y le atrae el aspecto más “próspero” de la Divinidad puedes buscar en el Lakṣmī Sahasranāma y ver si encuentra un nombre de la diosa de la Fortuna y la Belleza que sea adecuado. Si a uno le interesa más el aspecto intelectual o artístico entonces puede buscar en el Sarasvatī Sahasranāma, dedicado a la diosa de las Artes, el Conocimiento y la Palabra. Si a uno le agrada el aspecto fuerte y poderoso de la energía femenina, entonces se puede revisar el Lalita Sahasranāma, dirigido a la feroz diosa Durgā.

Mismo criterio si uno espera niño: Viṣṇu Sahasranāma para la deidad que preserva el Universo; Gaṇeśa Sahasranāma para la simpática deidad con cabeza de elefante; Śiva Sahasranāma para el yogui por excelencia…

En realidad, cualquier himno o canción devocional estará lleno de nombres de Dios para elegir. Aunque vuelvo a repetir que en general estos textos aparecen con fonética inglesa (o incluso en transliteración sánscrita técnica) que hacen que la correcta pronunciación del nombre no quede siempre clara a primera vista. Otro sitio donde buscar, quizás más acotado y claro, sería en libros de mitología hindú, ya que allí solo están los nombres más frecuentes.

Hablando de pronunciación, este fue un punto clave en nuestra búsqueda familiar, ya que la dificultad consistía en encontrar un nombre que nos gustara (tanto en su forma como en su contenido) y que además fuera  pronunciable en español, sin tener fonemas de otro idioma. Por ejemplo, hay un nombre hindi para niña que es Asha y aunque quizás todo el mundo lo pronuncia correctamente (por influencia del inglés) posee un fonema no-español que es ‘sh’, que podría generar confusión al escribirlo o leerlo.

Con el mismo criterio, hay otras letras (j, c, v…) cuyo sonido en español no corresponde con su original sánscrito. A mí me gusta mucho Prithvi, que es un nombre de la Madre Tierra, pero esa ‘th’ que no sólo es “rara” de escribir sino que implica una pronunciación aspirada que en español no tenemos, me echó para atrás.

Junto a la pronunciación hay que tener muy en cuenta la cuestión de la acentuación, ya que en español tenemos la tendencia a poner acento grave/llano a las palabras (es decir en la penúltima sílaba), mientras que en sánscrito hay cierta tendencia a la acentuación esdrújula (antepenúltima sílaba) y en muchos nombres femeninos a la aguda (última sílaba). De esta forma, un nombre como Daya al que yo había pronunciado por años así, se dice, en realidad, “Dayá”. Y ese pequeño cambio hace que me guste menos.

Otro punto importante es el género, ya que en sánscrito muchos nombres acabados en ‘a’ suelen ser masculinos, lo cual suena “contranatural” para un hispano-hablante. Más de una vez alguien, guiado por esa ‘a’ final, ha dicho que le encanta “la diosa” Ganesha. Una famosa yoga-star norteamericana se llama Shiva Rea y ‘Shiva’ es un nombre masculino que su padre, que era artista, le puso porque le gustó una imagen de la deidad que vio en un libro. Lo que no sabemos es si el padre tuvo confusión de géneros o simplemente era lo suficientemente hippie para que no le importara.

En esta misma línea, conozco una chica llamada Saisha por una canción a Ganesha donde sale ese epíteto. Obviamente, cada cual, si así lo quiere, puede poner nombres masculinos a niñas y viceversa; yo solo lo cuento para que quede claro que una ‘a’ final no trae certeza de femineidad (como caso opuesto tenemos el popular nombre Uma, que sí es femenino).

Siguiendo con las terminaciones, es interesante notar que una diferencia básica entre el sánscrito y el hindi es que en esta última lengua cae la ‘a’ breve final (con lo que ello implica en la acentuación). Esto afecta especialmente a los nombres masculinos. Por tanto, Gopala sería Gopal (pasando de grave a agudo); Rama sería Ram; Ananda sería Anand… Que no les pase como a Shakira que dice que el nombre de su hijo, Milan, es (entre otras cosas) sánscrito pero que, en el mejor de los casos sería hindi (por más que la raíz etimológica sea sánscrita).

Finalmente, y esto es obvio, muchos nombres que nos gustan en sánscrito pueden tener connotaciones ambiguas o incluso negativas en español y, en general, sería mejor obviar esas opciones. Por ejemplo, existe un nombre de niña que es Mira y me parece bonito pero creo que es problemático en español porque fonéticamente está muy relacionado con el verbo ‘mirar’ (imagínense lo cacofónico de frases como “Mira, mira por la mirilla”). Todavía más al filo de la navaja está el nombre femenino Tara, que es muy popular en el mundo anglosajón pero que en español da pie a bromas fáciles.

mira

Claro, en inglés llamarse Mira es más fácil…

Personalmente, y por todo lo anterior, nuestra experiencia de padres fue que los nombres de niño son más difíciles de encontrar que los de niña. A este respecto, siempre uso como ejemplo (y broma) el nombre espiritual Kasturirangan que mi maestro dio a uno de sus devotos (ya adulto). Con un nombre así de difícil quizás es mejor poner ‘Carlos’ en el DNI y dejar el sánscrito para la intimidad.

De todos modos y ya en serio, pensando en ejemplos cercanos o conocidos me vienen a la mente nombres de varón que son bonitos, pronunciables y llenos de vibración espiritual: Satya; Surya; Indra; Govinda…

Espero que cada uno encuentre el nombre que sea ideal para su hijo; si es sánscrito muy bien; si es espiritual todavía mejor (sin importar la lengua).

Y como último detalle, les dejo el tráiler con subtítulos en español de la comedía francesa Le prenom (El nombre en español), cuyo argumento es básicamente todo lo que desencadena en una reunión familiar la elección del nombre de un bebé a punto de llegar. Por supuesto, deseo que vuestro proceso de elección sea más armónico:

Anuncios

Un comentario »

  1. Bellísimo y útil artículo ,Gracias. Namasté.
    Solo una pegunta más. Sabría dónde (o con quién) puedo consultar una pequeña frase para traducirla del español al sánscrito?
    Necesitaría sabe como decir: “Hija de Madre Kali”, “Hija de Madre Parvati” e “Hija de Madre Durga”
    Gracias

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: