El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Mi nombre es Naren, con ‘N’ final

Mi nombre es Naren, con ‘N’ final

Mi nombre es Naren, con ‘N’ final

Mi nombre es Naren, con ‘N’ final

Mi nombre es Naren, con ‘N’ final

El nombre que me dieron mis padres al nacer fue Naren, el cual es un nombre hindú y es una contracción de Narendra o Narendranath. El nombre tiene su raíz en dos palabras sánscritas: nara, que significa «hombre», e indra, que es el nombre del dios hindú del cielo, el trueno y la lluvia, a la vez que puede querer decir «conquistador». Por tanto, el nombre Narendra podría significar «Señor de los hombres».
Si bien en la India se trata de un nombre normal (ahora se escucha bastante el del político Narendra Modi, por ejemplo), en el resto del mundo no, y cada vez que me preguntaban, a mí me daba un poco de vergüenza este significado tan ampuloso de Naren. Para mi alegría y honor, mis padres no me llamarón así por grandilocuencia, sino porque había sido el nombre de nacimiento del gran santo indio del siglo XIX, Swami Vivekananda.

Tener un nombre «raro» puede ser traumático, sobre todo porque hay que repetirlo a cada rato, deletrearlo con frecuencia, explicar su significado a diario y dar razones válidas a terceros, como si hubiera que justificar con el mundo el exotismo del nombre. Nada de esto se le exige a un «Juan», por ejemplo, aunque pocas personas sepan, en realidad, el significado etimológico o histórico de ese nombre tan popular (justamente por ser tan popular…).
No me voy a poner ahora, con este calor barcelonés, a hacer un análisis antropológico de los onomásticos y sus consecuencias sociales. A mí, mi nombre me gusta y no estoy ofendido por tener que repetirlo o deletrearlo con frecuencia. Lo que en realidad me perturba, a veces me desquicia y, sobre todo, hace arder mi curiosidad filológica, es el hecho de que muchas, muchísimas personas, me llamen Narem, con ‘M’ final.

Antinatural

Si en lengua española no existe ninguna palabra que acabe en ‘M’ (excepto latinismos tan «populares» como continuum o súmmum…), ¿cuál es la secreta razón para que incluso amigos cercanos cambien la letra final de mi nombre?
Es verdad que existe el nombre Miriam (que al parecer es hebreo) acabado en ‘M’, pero también existe el más cercano fonéticamente nombre Karen (de origen danés), que es con ‘N’. Yo me lo tomo con filosofía, incluso cuando en mi perfil de Facebook y de Twitter dice claramente Naren, o cuando en el remitente de mis e-mails también aparece mi nombre con ‘N’ final.
O sea, mi nombre será raro, pero está bien escrito en todas mis referencias (incluyendo debajo del título de cada entrada de este blog), por lo que me cuesta creer que el único problema sea la falta de atención de mis lectores, amigos, conocidos y contactos. Hay un jugador de fútbol que se llama Zlatan Ibrahimović, por ejemplo, y ¡qué curioso!, nadie escribe mal su nombre…
He pensado mucho sobre este tema y sigue siendo un misterio para mí. Así como la terminación «em» no existe y es totalmente antinatural en español, la terminación «en» es extremadamente usual. ¿Quieren ejemplos? Tengan: Todos los verbos de la tercera conjugación en la tercera persona del plural del indicativo (corren, mueven, hacen…), Karen, Rubén, sartén, e incluso el universal y venerado Amén.
Como ven, doy ejemplos de palabras con acentuación tanto grave/llana como aguda, porque sobre ese tema también tengo cosas que decir, ya que mi nombre, cuya acentuación original es aguda, es pronunciado de dos formas según la persona en cuestión: Naren o Narén. Insisto en que la sílaba tónica es la segunda, por lo que debería ser Narén, pero entiendo la confusión debido a la ausencia de acento ortográfico en mi firma y DNI (Naren).
Lo que no entiendo es la manía de llamarme Narem
La teoría árabe

Ante la ausencia de respuestas, la hipótesis más convincente que tengo hasta ahora es la «teoría árabe», que consiste en lo siguiente: a las personas que me llaman Narem mi nombre les suena a árabe y, por tanto, tienden a escribirlo y decirlo con una terminación «em», pues aun no sabiendo ni un pito de árabe todos creemos que es un idioma que acaba mucho en ‘M’, basándonos en nombres, como Karim, Naim, Ibrahim, o en el clásico saludo Salam aleikum.

Ya sé que mi teoría deja mucho que desear, pero es la mejor que he podido elaborar hasta ahora. Si algún lector, más sagaz y menos acalorado que yo, tiene una hipótesis clarificadora, se lo agradeceré. Y más aún le agradeceré que al escribirme su comentario o e-mail lo comience con Naren, con ‘N’ final.

22 comentarios

  1. Has olvidado decir que Narén tiene un sandhi interno 😉
    Por otra parte para mí Nara Indra significa el que «conquista al humano». Es decir, el que conquista sus hábitos humanos para transcender su condición material
    Nada, que disfrutes del verano.

    1. Hola Michael,
      Hablar de sandhi en verano es demasiado!
      A mí siempre me dijeron que el significado de Narendra era «el Señor de los hombres», supongo que así como Indra es el Señor del Cielo, en este caso sería de los hombres. Mirando vi que indra también puede referir a «conquistador» y, en ese caso, tu interpretación también es posible. Filológicamente me inclino por la primera, pero tu traducción tiene un bello sentido espiritual que me gusta mucho. Gracias.
      Un abrazo.

    1. Hola Cristina,
      Es verdad que tengo algo de sangre «árabe» («sirio-libanesa» en realidad), pero no todas las personas que me llaman Narem me conocen personal o físicamente.. así que no lo atribuiría todo al aspecto.
      Saludos,

  2. El motivo de tu ardiente curiosidad no me ha pasado inadvertido ya que lo noté por años. Pero ojo al piojo porque tengo un contraejemplo que puede terminar siendo la antítesis de la teoría árabe, y es la obstinada manía de finalizar en N el apellido de nuestro patético expresidente Menem.
    Ni siquiera la simetría del vocablo seduce a algunos hacia la correcta pronunciación, y es así cómo termina pronunciándose, a pesar justamente del origen árabe del apellido, llanamente Menen.

    1. Hola Patri,
      Gracias por tu comentario y agregar otra palabra árabe terminada en ‘m’. El «contraejemplo» de Menen hace tambalear la «teoría árabe», a la vez que refuerza mi argumento de que en español no hay ninguna tendencia a terminar las palabras en ‘M’. De hecho, un nombre como Miriam es pronunciado, en general, Mirian.
      Poniéndonos técnicos, la ‘M’ y la ‘N’ se consideran consonantes nasales muy cercanas fonéticamente, y quizás hay alguna explicación relacionada con esta cuestión. Seguiré investigando..
      Un abrazo

  3. Me aparto de toda reflexión lingüística o filológica. ¿Y si vamos por una explicación fisiológica? Digamos, una indolencia del habla (No sería del todo inusual: hay gente que busca el confort de argots, jergas y lunfardos no tanto por hábito o herencia cultural, cuanto por de facilitarse el esfuerzo que demanda a los músculos faciales una pronunciación correcta). Y es notoria la diferencia entre tener que pegar la lengua al paladar, pronunciar la «n», y luego cerrar la boca, y la sencilla tarea de emitir la «m», con la que tenemos la mitad del trabajo resuelto: pronunciamos a boca cerrada.

    1. Querido José,
      Gracias por un nuevo comentario. No te falta razón en tu análisis fonético. Aunque lo dices con otras palabras, efectivamente la ‘N’ es una consonante dental, mientras que la ‘M’ es labial. Las consonantes labiales (P, B o M) son las más fáciles de pronunciar y por eso un bebé dice ‘papá’ y ‘mamá’ antes que nada.
      En cuanto a Narem, si tu teoría del menor esfuerzo fonético es correcta, podría entender la pronunciación errada; pero con la escritura, que genera el mismo desgaste tipear una ‘N’ que una ‘M’, sí que podrían ponerse más puntillosos, je.
      Un abrazo.

  4. Lindo tu nombre, e interesante tu reflexión. Comparto tu situación con mi nombre propio. Durante toda la vida digo mi nombre con su pronunciación, y ha sido excepcional las veces que la gente lo menciona tal cual es. Defiendo mi nombre a veces con formas extrañas, cambiándoles el nombre a quienes no me llaman por el mío. Me reclaman y les digo: ok, te llamo por tu nombre, pero tú también llámame por el mío.

  5. El tener que repetir mi nombre es desquiciante…. Pero me agrada saber que no soy la Unica Naren que ahí.

    1. Claro que no eres la única, aunque es cierto que yo soy un chico porque el nombre indio ‘Naren’ es masculino. No sé cuántas ‘Naren’ chicas habrá en el mundo…
      Un saludo

  6. hay otra variante de Narendra que es Narendar, alguien me podria decir que significa mi nombre?

  7. Buenas!
    Yo también me llamo Naren y soy hombre. Es increíble ver un blog en el que en los comentarios puedes ver a varias personas llamadas Naren, sean hombre o mujer. Nunca en mi vida había conocido a nadie con la que compartiera nombre, y me hace mucha ilusión ver otras personas que se llaman así.

  8. Hola Naren,

    Me ha encantado tu entrada (me he echado unas buenas risas). A mí este nombre me encantó desde la primera vez que lo oí, en un viaje, salir de la boca de un chico nepalí. ¡Me cautivó! Me resulta curioso lo que relatas sobre la M, porque en ningún momento recuerdo haber pensado en ella. Quizá es porque se presentó como Narendra y luego lo contrajo. Lo que sí recuerdo es que me pareció en un primer momento nombre de chica.

    Sigue disfrutando de tu nombre.

  9. Querido Karen, me encanta lo que en forma particular me entregas. Te quiero molestar, me gustaría tener un nombre indú. Si me pudieses ayudar te lo agradecería mucho. Namasté

    1. Hola Cecilia: como contaba en este post, siempre hay confusión con mi nombre, al punto de que me llamas «Karen», lo cual lo confirma, jeje. Yo no puedo darte un nombre espiritual, eso lo hace un maestro generalmente cuando el estudiante es iniciado. Un saludo

  10. Mi nombre es Micaela Naren tengo 23 años, nunca encontré chicas, ni señoras con este nombre.. y siempre me hacen deletrear o repetir mi nombre, en las tarjetas de crédito me colocan Karen en lugar de Naren

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Mi nombre es Naren, con ‘N’ final