El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Peregrinaje y curso de Yoga Sūtras en el sur de la India

Peregrinaje y curso de Yoga Sūtras en el sur de la India

Peregrinaje y curso de Yoga Sūtras en el sur de la India

Peregrinaje y curso de Yoga Sūtras en el sur de la India

Peregrinaje y curso de Yoga Sūtras en el sur de la India

El título original de este peregrinaje es Tras las huellas de Patañjali y la gracia de Śiva, ya que aúna el estudio de la obra fundacional del Yoga con la visita a templos sagrados donde se encuentra la tumba de Patañjali.

Este escrito es más bien una noticia. Hace años que con Dani Fernández de Milindias colaboramos de alguna forma, aunque es recién ahora cuando logramos armar el proyecto que imaginábamos. A menudo me preguntan si organizo viajes a la India y si nunca lo hice es porque encargarme del aspecto logístico de un periplo semejante me abruma. Dani, por su parte, organiza y guía peregrinajes a la India desde hace una década, ha vivido en la India por años y tiene todos los contactos y recursos para que un viaje grupal sea armonioso. Además es profesor de yoga, de meditación y músico. Por tanto, organizar un viaje a la India con él me da mucha tranquilidad y alegría.

 

La oferta de viajes y peregrinajes a la India es amplia y variada, por lo que yo quería ofrecer una experiencia que no fuera tan común y mucho menos “comercial”. Mi idea no es hacer turismo. Un peregrinaje incluye un viaje, pero es más que un viaje, ya que se hace por profundos motivos espirituales o, dicho con otras palabras, con la intención de entrar en contacto con una dimensión sagrada de la existencia. Esa dimensión sagrada es física y objetiva en cuanto se visitan lugares geográficos, también es invisible y energética debido a las vibraciones sutiles acumuladas durante milenios en esas zonas, y también es una dimensión interna y puramente personal en la medida que se estudian y practican enseñanzas y textos tradicionales.

 

De toda la India, la parte que conozco mejor es Tamil Nadu, el estado que está al sureste del subcontinente índico. Allí he viajado muchas veces porque se encuentra el áshram de Swami Premananda, mi guru, que fue incluso el promotor de este blog hace más de diez años. Por ende, la ruta que creamos para este viaje se limita a unos pocos lugares sagrados de Tamil Nadu, elegidos por un hilo que los une. O mejor dicho, dos hilos: Śiva (Shiva) y Patañjali (Patánjali).

 

El título original de este peregrinaje era Tras las huellas de Patañjali y la gracia de Śiva. Como ven es muy largo y poético para adecuarse a las redes sociales y al marketing digital. En cualquier caso, la intención del peregrinaje es empaparse de la “gracia de Śiva” visitando cinco templos – unos muy famosos, otros menos – donde su imagen es la deidad principal. Uno de estos templos es el Sri Premeshvarar, que es el pequeño y especial santuario del Sri Premananda Ashram, donde se encuentra el samādhi (la tumba) del propio Swami Premananda. A esto se le suma la montaña sagrada de Arunachala que, para la tradición hindú, es una forma de Śiva. Y a cuyos pies celebraremos la festividad anual de Mahaśivarātri, la gran noche en honor a Śiva.

 

En cuanto a “las huellas de Patañjali”, Tamil Nadu posee una tremenda tradición devocional y filosófica encarnada en los 18 siddhars o “sabios perfeccionados”, de los cuales Patañjali, el transmisor clásico del Yoga y autor de los Yoga Sūtras, es uno de ellos. En la peregrinación seguiremos pistas locales hasta tres templos de Śiva que tienen una relación directa con Patañjali. Al menos en dos casos, estos templos albergan el samādhi (o tumba) de Patañjali y en el tercer templo la tradición cuenta que Patañjali enseñó los Yoga Sūtras por primera vez.

 

Al tiempo que nos impregnamos de la energía y de la presencia sutil de Patañjali en el terreno, estudiaremos diariamente su gran obra, el texto clásico que sistematiza las enseñanzas yóguicas como base de la meditación y que representa la cúspide de una larga evolución en la práctica de la interiorización y la autoindagación mental.

 

En Tamil Nadu la relación entre Śiva y Patañjali es estrecha y en este peregrinaje queremos aunar estas dos fuerzas. Por tanto, el viaje tiene un aspecto claramente devocional que incluye visita a templos, rituales tradicionales, escucha de historias sagradas o cantos devocionales, y otro aspecto más relacionado con el conocimiento que incluye el estudio de los Yoga Sūtras, la recitación de mantras o charlas de filosofía. Hilvanando los dos aspectos estará la práctica diaria de prāṇāyāma y meditación. También haremos haṭha yoga para mantener el cuerpo sano.

 

Este viaje está planeado para febrero 2020 y su repetición en el futuro depende de diferentes factores así que ahora no puedo decir si lo volveremos a hacer o no.

 

Podría dar mucha más información, pero creo que es mejor que quien esté interesado consulte todos los detalles aquí. Estamos tomando las primeras reservas, todavía hay espacio, pero cuanto más rápido mejor para tener los billetes de avión y empezar la preparación. Antes de viajar enviaré material a los participantes.

 

En unos días escribiré más sobre los samādhis (o tumbas) de Patañjali, que es uno de los grandes puntos destacados de este peregrinaje.

Suscríbete al boletín para recibir las novedades y accede gratis a la serie de video-sesiones:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Peregrinaje y curso de Yoga Sūtras en el sur de la India