Canal RSS

Comienza la Kumbha Mela de Ujjain 2016

Publicado en

En la tradición hindú se habla de “siete ciudades sagradas” (sāptapuri) que otorgan liberación (mokṣadāyaka) y una de ellas es la poco conocida población de Ujjain. Esta ciudad de apenas medio millón de habitantes (un número ridículo para los parámetros indios), se encuentra en Madhya Pradesh, el estado del “medio” de la India, y por ello a sus habitantes les gusta decir que se trata del “ombligo” del país. A pesar de ese título, Ujjain no está en las rutas turísticas tradicionales aunque su importancia religiosa sí que hace honor a su reputación umbilical.

Para empezar, uno de los sacros doce jyotirliṅga de la India, es decir “liṅgas de luz” que representan al mismo dios Śiva, está presente en Ujjain en la forma de Mahākāla, el Señor del tiempo y, por tanto, de la muerte. El Señor Śiva, en este aspecto de gran destructor, es la principal deidad de la ciudad y el templo de Mahākāleśvara, que acoge al liṅga, es su principal punto de peregrinaje en todo momento del año. Para los que están lejos y quieren tener el  darśan del liṅga aunque sea online, pueden clicar aquí.

De todos modos, los enclaves sagrados no se acaban con esto, sino que Ujjain posee numerosos templos al punto de que a veces se lee que es la “ciudad de los templos” (un título que también poseen otras ciudades indias, claro). Es también interesante saber que en Ujjain se encuentra el que fuera el āśrama (áshram) del sabio Sāndīpani, que fue quien instruyó en los Veda al propio Kṛṣṇa (Krishna) durante su juventud. Por tanto, la sacralidad de Ujjain viene de lejos y es muy respetada.

mapa_ujjain

Según los registros conservados la ciudad ya existía por lo menos hace 2500 años con el nombre de Avantī y fue entre los siglos III y VI de nuestra era en que tuvo su gran apogeo socio-político bajo el reinado de la dinastía Gupta. De hecho fue en esta ciudad, en el siglo V, donde nació Kālidāsa, el considerado más grande poeta indio que, como no podía ser de otra manera, le dedicó unas elogiosas líneas a la “extensa y regia” Ujjain en su famosa obra Meghadūta:

“Aquellos que la construyeron deben haber venido del paraíso donde,
con sus méritos disminuidos, tomaron lo que quedaba
y abandonaron el cielo para construir este paraíso en la tierra.

Aquí la brisa al amanecer,
elevándose del río Shiprā con sus lotos en flor,
lleva por la ciudad
el agudo y líquido llamado de los pájaros de los arrozales;

tocando suavemente el cuerpo,
aliviando el cansancio de las damas después de sus noches de amor,
susurra como un hábil amante que pide más”.

A día de hoy la brisa de Ujjain no es especialmente afamada, como tampoco el río Shiprā o Kshiprā a pesar de ser considerado un río sagrado (como todo río indio, dicho sea de paso). En el caso del Kshiprā, la tradición dice que sus aguas brotaron del cuerpo de Viṣṇu y, todavía más comprobable, que su cauce fluye en dirección norte, así como hace el Ganges al entrar en Varanasi, lo cual es considerado muy auspicioso. A la vez, se trata de un río pequeño que aparentemente se queda seco parte del año, lo cual explica que no sea tan destacado como otros ríos indios.

En cualquier caso, el Kshiprā cobra especial relevancia cada doce años, cuando se celebra la populosa Kumbha Melā y sus aguas se convierten, otra vez, en néctar de la inmortalidad, gracias a la alineación planetaria. Esto es, básicamente, que el planeta Júpiter esté en el signo de Leo, que se dice siṃha en sánscrito, de lo cual se deriva que a esta festividad (y a la de Náshik, por las mismas razones) también se la conozca como Siṃhastha Kumbha Mela.

La Kumbha Melā, la celebración más multitudinaria del hinduismo, ocurre en cuatro sitios de la India de los cuales los dos más populosos son Prayag y Haridwar, al punto de que celebran la ardha o “media” Kumbha cada seis años, acortando la espera tradicional. Lo que hace destacar, entonces, a las Kumbha de Náshik y Ujjain es que realmente suceden cada doce años y eso para algunas personas puede ser mucho tiempo.

La última Kumbha de Ujjain fue en 2004 y se estima que hubo unos 20 millones de peregrinos. Para la edición 2016, que comienza el 22 de Abril, se está hablando de 50 millones de peregrinos en un mes.

Más allá de lo acertado o no del pronóstico, lo cierto es que con la luna llena del mes hindú de Caitra (Chaitra) comienza la Kumbha Melā de Ujjain, el 22 de Abril de 2016, día en que se realiza el primer baño regio y sagrado (śāhī snāna) de las organizaciones ascéticas hindúes. Durante un mes durarán las celebraciones en que los peregrinos se bañan en las aguas sagradas y se acercan devotamente a los sādhus, maestros, yoguis y monjes que hacen campamento en Ujjain para dejarse ver y difundir su enseñanza y estilo de vida.

El 21 de Mayo de 2016, con la siguiente luna llena (del mes hindú de Vaiśākha) y el segundo śāhī snāna se habrá llegado al apogeo y también al fin de la Kumbha Melā, hasta dentro de doce años.

Si esta información te llega muy justo y no tienes tiempo de comprarte los billetes, al menos puedes encontrar más detalles sobre la Kumbha Mela en este libro y así empezar a preparar tu futuro viaje, que doce años pasan antes de que te des cuenta.

 

Anuncios

Un comentario »

  1. Álvaro Enterría

    50 millones de participantes… El gobierno de Madhya Pradesh está haciendo una publicidad activa de la Kumbha Mela, como atracción turística de ese estado. Y, para hacerlo todo más bullicioso, está teniendo lugar estos días la Ardha Kumbha Mela de Haridwar…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: