Canal RSS

Banaras, a mystic love story

Publicado en

A pesar de mi ignorancia cinematográfica, cada tanto se me da por escribir sobre alguna película debido a que posee algún componente espiritual, aunque sólo sea siguiendo el hilo de la libre asociación de ideas. Esta semana, la película que presento tiene de por sí un contenido muy espiritual, así que no se trata de una referencia traída de los pelos.

Se trata de Banaras, a mystic love story, un film indio del año 2006, por lo que me pueden reprochar que no les esté trayendo el último grito de Bollywood. Más allá de mi tardanza, lo que no podrán negarme es la profundidad de algunos mensajes que tiene el largometraje, que por lo que he leído no tuvo una masiva repercusión. Si bien una película comercial con tanto basamento espiritual es mucho más posible en la India que en países occidentales, eso no quita que los grandes éxitos de allí tiendan a tratar temas más ‘mundanos’.

En todo caso, la historia de base es sobre una pareja que encuentra trabas externas para concretar su amor, es decir, la vieja historia tantas veces repetida, pero con trasfondo místico. La chica, de casta brahmán y clase acomodada, se enamora del chico, que es huérfano, y que como fue criado por una barrendera es considerado de casta baja. Además, hay un Guru que se hace cargo de la guía espiritual del chico desde pequeño, enseñándole la profunda sabiduría que contiene la filosofía Vedanta.

De esta forma, con enseñanzas transcendentales que se dictan explícitamente de maestro a discípulo, con el amor sensual mezclándose con el amor Divino, y con algo de música y baile, la película me pareció atrapante. Aah, el toque extra lo pone la ciudad…

Varanasi

Como se puede deducir del título, la historia se desarrolla casi totalmente en la sagrada ciudad de Banaras. Y si no se deduce es porque la ciudad en cuestión tiene tantos nombres que puede confundir. Estamos hablando de Varanasi, la ciudad más sacra de la India, quizás también la más antigua, fundada por el mismo dios Shiva según las escrituras hindúes. Con el río Ganges de color ‘café con leche’ fluyendo a su orilla, todos hemos visto imágenes de este sitio, que también es conocido como Kashi, Benares, Benaras y, claro, Banaras.

En la tradición védica, la forma de morir es considerada de gran importancia, pues se dice que la muerte es el momento más importante de la vida, aquel para el que uno se prepara durante toda la vida, ya que es el momento que determina la próxima encarnación del alma y el que muestra el verdadero estado de consciencia del individuo en cuestión.

En este sentido, los hindúes consideran que morir en Varanasi libera del ciclo de nacimiento y muerte, de forma que su propia alma no tendrá que reencarnar si abandona el cuerpo en un sitio tan sagrado como Benares y así alcanzará el objetivo de todos los seres, que es moksha, liberación, el regreso a la esencia Divina original. Es por ello que tantos hindúes llegan a Varanasi a pasar sus últimos días.

Asimismo, las últimas palabras (que es lo mismo que los últimos pensamientos) de una persona cuando muere son fundamentales para su próxima encarnación (o incluso para liberarle de la rueda de nacimiento y muerte). Puede sonar simple de lograr, pero según dicen los sabios, si uno ha vivido una vida sin pensar en Dios, es imposible que en el momento de la muerte uno piense en lo Divino. En este sentido, la historia de Gandhi y la repetición del nombre Divino en el instante de su asesinato es un caso paradigmático (se puede leer aquí).

La misma idea, pero con diferentes resultados, es la que relata la antigua historia india del sabio rey Bharata, que ya anciano, después de reinar el mundo por muchos prósperos años, se retiró al bosque para realizar una vida de asceta, tal como dicta la tradición. Un día, el rey vio un venado recién nacido cuya madre había muerto, por lo que se apiadó de él, cuidándolo y encariñándose como si fuera miembro de su familia. Bharata se apegó tanto al animal que, al morir, sólo podía pensar en él y, por tanto, en la siguiente vida el sabio rey encarnó como un venado.

Así de importante es ese último pensamiento.

Protagonistas

Los detalles contextuales que explico en estas líneas no son meramente informativos, sino que tienen relevancia en el argumento de la película y conocerlos ayuda a entender y disfrutar mejor toda la trama. Lo mismo sucede con los nombres de los protagonistas, que no son casuales:

Shvetambari es el nombre de la enamorada muchacha brahmán que, a pesar de ser muy dotada para el canto, decide estudiar Física. Shvetambari, a su vez, es un nombre de Sarasvati, la diosa de las artes, la sabiduría y las ciencias, que significa ‘vestida de blanco’, pues su naturaleza esencial es la pureza.

El muchacho huérfano es bautizado como Sohan por la barrendera que lo encuentra en los ghats (los grandes escalones que llevan hacia el agua) de Varanasi. Sohan en hindi significa ‘buen mozo’, ‘guapo’ o ‘encantador’. Siendo todavía un niño, el que será su Guru le dice que de ahora en más se llamará Soham, con ‘m’ al final. Soham es, en lengua sánscrita, la contracción de los pronombres personales sah (‘el/eso’)
+ aham (‘yo’), y significa ‘él es yo’, refiriéndose a que el alma individual es parte del alma universal o Divina. Asimismo, Soham es un mantra milenario, a la vez que una técnica de respiración y de concentración.

El sutil cambio nominal que el Guru realiza con el niño (pasar de una ‘n’ a una ‘m’), es comparable a una iniciación pues, por norma general, el maestro tradicionalmente inicia al discípulo dándole un nombre espiritual. Por otra parte, a pesar de cambiar apenas una letra, el simbolismo del nuevo nombre se puede ver como opuesto al antiguo, ya que mientras Sohan refiere a cualidades materiales y mundanas (‘guapura’, ‘belleza’), Soham tiene implicancias místicas profundas.

Con el pasar de los minutos el espectador comprobará que las aptitudes espirituales del personaje Soham van de acuerdo con su nombre.

Spoiler

Para no arruinarle la película a nadie, no quiero desvelar más detalles de la cuenta. Sólo diré que hay que estar atento a las enseñanzas espirituales, y también al argumento, que es simple en apariencia pero tiene sus recovecos.

No me puedo resistir, así que también diré que finalmente hay un triunfo del amor; si es el material, el espiritual o ambos, lo sabrán cuando acabe el film.

Personalmente, esta película la vi gratis a través de YouTube en Internet; está subida de forma completa (dura 2hs) y buena. La película original es en hindi con subtítulos en inglés, o sea que sólo pueden aprovecharla los que entiendan un mínimo de inglés y tengan ganas de leer (no descubrí si existe una versión en internet que esté en español). Para los que sabemos lo básico de sánscrito, en la película se pueden entender algunas palabras en lengua original, pues el hindi es derivado directo del sánscrito.

Disfrútenla:

Anuncios

»

  1. Una peli muy recomendable para quien haya estado o tenga planeado ir a la India, o para l*s interesad*s en el mundo del yoga y su filosofía!!
    Se reconocen en ella muchas enseñanzas de la Bhagavad Gita o de los Yoga Sutras de Patanjali!

    Responder
  2. me ha gustado mucho, por la historia en sí, la música, las vistas. El trasfondo místico.

    Responder
  3. Alguien puede decirme donde la puedo descargar con subtitulos en Español? Gracias!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: