Canal RSS

Visita al templo de Thanjavur

Publicado en

Aprovechando el viaje al Sri Premananda Ashram que hicimos con Hansika en febrero/marzo de este año 2011, decidimos también hacer una visita con tintes turísticos, lo cual es ideal para una crónica al viejo estilo de esta bitácora, nacida de periplos indios.

Junto a mis padres y mi hermano, que también estaban en la India, montamos en un mítico Hindustan Ambassador blanco, el coche tradicional utilizado como taxi indio. De esta forma, cinco pasajeros más el chofer nos aprestamos a recorrer los 80km que separan el ashram de la ciudad Thanjavur (desde Trichy ciudad son unos 60km.).

Imperio Chola

Si bien para estándares occidentales dos horas es mucho tiempo para recorrer 80 km., en la India es una velocidad normal y teniendo en cuenta las grandes distancias del país se puede decir que lo nuestro era un mero paseo matinal. Sin sobresaltos llegamos a la ciudad de Thanjavur, también conocida como Tanjore, que al igual que Trichy se encuentra en el estado de Tamil Nadu, al sureste de la India.

Thanjavur es una ciudad pequeña para los parámetros indios (unos 300.000 habitantes), que se caracteriza por haber sido la capital del Imperio Chola, el cual es el nombre de una dinastía de reyes que fueron los más poderosos del sur de la India desde el siglo IX al siglo XIII. La razón por la que la fama de ese poderoso reinado ha llegado a nuestros días es debido a su gran interés en cultivar las artes (la escultura en especial) y en construir templos.

La más afamada de estas construcciones es el templo de Brihadishvara, también llamado ‘el Gran Templo’, que fue construido por el rey Raja Raja Chola I en el siglo X. Este monarca era además llamado, como es de esperar, Raja Raja ‘el Grande’. A este respecto, la palabra sánscrita ‘raja‘ significa simplemente ‘rey’, por lo que el nombre del soberano era, además de repetitivo, bien obvio.

A punto de montar el mítico Ambassador indio

Patrimonio de la humanidad

El templo de Brihadishvara es tan especial en su arquitectura que fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y en el año 2010 cumplió 1000 años de vida. Según explica el sitio web oficial de la ciudad de Thanjavur, lo que distingue este templo de otros es la variación en el estilo de construcción.

Trataré de explicar lo mínimo que sé de arquitectura: en general, los templos del sur de la India se distinguen por sus gopurams, que son una especie de torres altas y decoradas con motivos religiosos, usualmente ubicadas sobre las puertas de entrada al templo (que son por lo general cuatro, una por cada punto cardinal).

En el caso del Gran Templo de Thanjavur, los gopurams son bajos y no destacan particularmente. En cambio, lo que sobresale es la vimana, la torre que tradicionalmente se erige sobre el sanctum sanctorum, es decir el altar donde se encuentra la deidad principal. La vimana del templo de Brihadishvara tiene 65mt de altura y, por tanto, se destaca ya a lo lejos (sumado a que las gopurams son bajas y no la tapan).

Otro motivo que distingue este templo es que está construido íntegramente con granito, lo cual redunda en que su color sea amarronado, a diferencia de la mayoría de los famosos templos de India del sur, que tienden a ser muy coloridos, como el de Madurai. Por tanto, es verdad que se produce un efecto particular con esta mezcla entre el color más sobrio típico del norte del país y el estilo de construcción sureño.

La vimana del templo en primer plano, los bajos gopurams al fondo.

Mahalinga

Ya que el rey Raja Raja Chola I era muy devoto del Señor Shiva, el magnífico templo fue construido en honor de esta deidad. Por tanto, en el altar principal se encuentra un Mahalinga (‘maha’ es grande y ‘linga‘ es el símbolo por excelencia de Shiva) que mide cuatro metros de alto.

Habiendo comprado nuestra bandeja de ofrendas, lo cual, como dije otras veces, es un acto indispensable si uno quiere visitar un templo en la India de manera correcta, incluso aunque no crea en el hinduismo o sus deidades, nos introducimos en el oscuro corredor que lleva al altar principal. Como en todo templo indio, al llegar al sanctum sanctorum hay bastante cola y, para mantenerla medianamente contenida, comúnmente hay vallas a los costados.

Si el desfile de fieles va rápido, la desventaja es que al llegar al altar nos empujarán hacia afuera sin remedio. Si, en cambio, la procesión va lenta, la espera valdrá la pena. En nuestro caso, el hecho de tener ofrenda no sólo fue una cualidad pía sino que también ayudó a fines prácticos, pues los sacerdotes brahmines las llevaron hasta la imagen y dijeron los mantras correspondientes, permitiéndonos así observar con tranquilidad el shivalingam gigante.

El mahalingam en cuestión es de roca negra y para poder realizarle los rituales adecuados tienen una especie de tarima de metal a la que se accede por escalera, similar las estructuras que hay en algunas fábricas. Esta infraestructura se entiende, ya que para realizar el ritual de abishekam, que consiste en bañar a la imagen con ciertos líquidos como agua y leche, necesitan estar a esos cuatro metros de altura al menos. Personalmente, ver un lingam tan grande y tan cerca me gustó mucho.

El puesto del vendedor de ofrendas en la entrada al templo.

Nandi

Siempre que hay un templo de Shiva hay una estatua de Nandi. Nandi es el toro sagrado de color blanco, el vehículo (vahana en sánscrito) del Señor Shiva y también su gran devoto, por lo que es tradición que el toro esté siempre mirando hacia su Señor.

Las estatuas de Nandi en los templos se encuentran, por lo general, fuera del altar principal, a una distancia mayor de lo que uno esperaría. En el caso del Gran Templo de Thanjavur, el Nandi está en la explanada principal, sobre una tarima y rodeado de algunas pero a la vista de todos. De hecho, su parte trasera es la primera visión que uno tiene, al menos a la altura de los ojos, al entrar al recinto. El sitio oficial de la ciudad informa que esta estatua es el segundo Nandi más grande la India. Sus medidas, nacidas de una sola roca, son: 6mt de largo (de cola a cuernos, digamos), 2,5mt de ancho y 3,6mt de alto.

No puedo saber si el puesto en el ranking es correcto, aunque de todos modos se trata de una estatua grande pero, sobre todo, muy hermosa. No es que tenga nada en particular, sino que me gusta mucho la figura de Nandi. A este respecto, en la cultura védica se considera al toro como el símbolo del dharma, es decir la ley universal que implica la conducta correcta de todos los seres. Al parecer, los antiguos sabios entendieron que la firmeza que tiene el dharma se podía simbolizar con la fuerza de un toro.

Mis padres junto a la estatua de Nandi.

De hecho, las Escrituras dicen que las cuatro patas del toro representan los cuatro pilares del dharma. Ellos son: Daya (‘Compasión’), Tapas (‘Austeridad o prácticas ascéticas’), Satyam (‘Verdad’) y Saucam (‘Pureza o limpieza física y mental’).

No voy a entrar en detalles hoy sobre estos pilares, sólo decir que, también según las Escrituras, en los tiempos actuales el pobre toro está apenas sostenido por una pata, ya que el dharma está venido muy a menos y sus pilares no son tenidos en cuenta.

Elefante

Como en todo templo que se precie, en Thanjavur había un elefante santo y allí fuimos a recibir sus bendiciones. Cuando quisimos sacarle fotos, como es natural y hemos hecho en cada templo y con cada elefante, uno de los cuidadores comenzó a gritarnos que ‘No’, que costaba ’10 rupias’. Esto me sorprendió, pues en general uno ya le da monedas al elefante para que éste de su bendición (apoye su trompa en la cabeza del bendecido), por lo que yo considero que el derecho a la foto ya está incluido. O, al menos, así había sido siempre en todas mis otras experiencias con elefantes de templo.

Para sumarle a mi indignación, cuando Hansika fue a recibir su bendición, tocó la trompa del elefante (como había hecho en otras ocasiones) y los cuidadores la retaron diciendo ‘No touching’ y haciendo aspavientos como si ella estuviera haciendo algo muy malo. Como habían arruinado el momento, insté a Hansika a que volviera a recibir otra bendición (dando otra moneda, claro) y entonces los cuidadores parecieron más molestos y empezaron a hacernos gestos de que nos fuéramos. Obviamente, yo me molesté bastante y les respondí que en ningún lado funcionaba así, blablablá…

Luego, como intento de revancha, tratamos con mi hermano de hacernos fotos gratis con el elefante, pero disimulando, es decir colocándonos más o menos cerca pero poniendo cara de circunstancia, como que todo era de casualidad. A los cuidadores no les hacía gracia.

Mi análisis sobre este malgenio de los cuidadores (que bien podría ser casualidad o un caso aislado) es que al tratarse de un sitio tan turístico (tanto local como internacional), han modificado los hábitos de un templo común y buscan sacar máximo provecho a los visitantes.

Cara de circunstancia con el elefante santo al fondo.

De hecho, el templo de Thanjavur está muy bien cuidado y conservado por lo que se nota que es un patrimonio de la humanidad oficial. Esta cara de la moneda que es positiva y hace que el recinto sea muy visitable y disfrutable, tiene su contracara con la banalización del templo para su conversión en una mera atracción. Este me parece es el motivo del maltrato y la exigencia monetaria de los cuidadores de elefante.

Más allá de este detalle anecdótico, la visita al templo es recomendable, sobre todo si uno entra hasta el altar principal para observar el gran lingam, ya que, a fin de cuentas, lo que motivó esta magnífica construcción fue la devoción por el Señor Shiva y algo de esa milenaria fe se puede aún percibir en el ambiente.

Anuncios

Un comentario »

  1. Después de leer esta entrega tengo un conocimiento mucho mas detallado del templo y su historia. Sí,realmente está muy bien cuidado y es una visita muy agradable.
    Jai Prema Shanti

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: