Canal RSS

Karma en el Rock & Pop

Publicado en

Como seguidor de la filosofía espiritual de la India es inevitable que yo crea en la ley del karma, tema que ha surgido en variadas ocasiones dentro de esta bitácora, y entre las que principalmente recuerdo el post sobre la dicotomía muerte o reencarnación, y también la crónica acerca de la influencia familiar de este ley universal.

No estoy seguro, pero puede que sean algunos de esos hechos los que expliquen de manera completa el porqué de mi atracción hacia el concepto de karma. Específicamente, mi atracción hacia la relación entre karma y música.

Vamos, tampoco quiero ser tan exagerado, pues no se trata de una relación tan sistemática ni estrecha, sino más bien de un natural interés hacia las canciones que utilizan la palabra karma.

En realidad, si bien se trata de un interés general, hilando más fino se podría decir que mi atracción se limita a canciones que me gustan, y particularmente pertenecientes, de manera amplia, a los géneros rock & pop.

Con estas bases, es que me adentro en el análisis.

Idioma

Tratándose de un término tan particular, karma, por su posibles connotaciones espirituales, filosóficas y religiosas; sumado a que se trata de una palabra originariamente ajena a Occidente, y por lo tanto exótica, es normal que aparezca en nombres y letras de canciones.

Por otro lado, la difusión de las filosofías orientales en Occidente, hace que dicho uso generalizado no se deba siempre a una mera atracción por lo raro, sino a un entendimiento más profundo del sentido. Como siempre, hay para todos los gustos.

En mi caso, durante años apunté canciones que incluían la idea de karma, sobre todo en su título. Como quizás es natural, las canciones recogidas son generalmente de mi agrado, por lo que mi análisis es sesgado por este gusto musical. Lo curioso es que la mayoría de estas canciones son en inglés, cuando también escuché (y escucho) música en castellano.

De hecho, me cuesta encontrar en mi mente canciones en castellano con la palabra karma. La única excepción es, con la ayuda de Google, una canción del mito argentino Charly García, llamada “El karma de vivir al sur”, publicada casualmente en el álbum “Parte de la religión”, de 1987 (donde también estaba la famosa “No voy en tren”).

Mis conocimientos de la música de los ’80 no son profundos, y no es debido a un tema de edad, pues de la música de los ’60 y ’70 sí que conozco algo más. Es más bien una cuestión estilística, en una época rayana con la manía, que hizo que me alejara un poco de esa etapa de la historia musical. Puede que sea por ello que la canción de Charly no me suena conocida. Aunque, de todos modos, con escucharla o leer la letra (el estribillo dice “Sentir hasta resistir /el karma de vivir al sur / sentir hasta resistir / el karma de vivir sin luz”) se puede ver que el significado de karma al que apela García, está relacionado con el aspecto negativo.

Es decir, con el concepto más difundido, al menos de manera popular, de que karma es algo parecido a una carga. Por eso se dice, “Fulano es mi karma, o matemáticas es mi karma”. En este caso, el karma de ser un país, Argentina, del tercer mundo.

Policía

Sin embargo, viendo los diferentes ejemplos, hay muchas otras concepciones para el karma. Una muy famosa es la del grupo inglés Radiohead, con su canción Karma Police, en la que, como el nombre indica, se habla de una “Policía del karma”.

Consultado al respecto, el cantante de la banda dijo, “El karma es importante. La idea de que algo como el karma existe me hace feliz. Me hace sonreír. Karma Police está dedicada a todos los que trabajan para una gran empresa. Es una canción contra los jefes”.

Más allá de esta variante laboral, la idea principal es que el karma ejerce una especie de función policíaca, castigando a quienes se desvían de la norma (sea cual sea la norma) En este sentido, hay cierta aproximación al concepto original de que “toda acción tiene una reacción equivalente”. Aunque, una vez más, se hace hincapié en el aspecto negativo del karma, en este caso, la punición a las malas acciones.

Volviendo al tema de los idiomas, encontré una versión de Karma Police del músico argentino Palo Pandolfo, con traducción libre al castellano. Cuando puse la canción por los parlantes, Nuria me preguntó si era una grabación mía cantando, lo cual es muy grave para el mítico Palo Pandolfo, un gran artista under. Ustedes mismos pueden juzgarlo aquí.

Acertijos

Continuando con los significados que cada artista da a la palabra karma, me interesa la canción “Karma Chameleon” (Karma Camaleón) de la ya desaparecida banda inglesa Culture Club, liderada por el trasgresor cantante Boy George, icono de la androginia y el movimientos gay de los ’80. De hecho, la canción data del año 1983, y al parecer relata la relación homosexual entre Boy George y el baterista del grupo, que no tenía muy definida su identidad sexual.

A esto se debe que George lo tilde de “camaleón”, pues como dice la canción en su estribillo, “tú vas y vienes / vas y vienes”. De todos modos, lo que me intriga es el porqué del uso de la palabra karma. Según el autor, “La canción es sobre el terrible miedo que tienen las personas, el miedo a plantarse por una cosa… Básicamente si no eres verdadero, si no actúas como sientes, entonces recibes justicia kármica, que es la manera que la naturaleza tiene para cobrarte”.

Con esta explicación queda bastante claro lo que Boy George entendía por karma, más allá de la extraña mezcla con el camaleón. No quiero ser pesado, pero una vez más el foco se pone en el castigo que produce el karma al no actuar de manera correcta.

Siguiendo con las bandas inglesas, siempre tengo en mente la canción “Karmacoma”, de Massive Attack, porque además de pegadiza, me intriga el uso del neologismo que da título a la canción. La verdad, me cuesta encontrarle sentido en la letra y después de investigar en algunos foros relativamente especializados, me encontré con la versión creíble que sostiene que karmacoma es justamente que lo que se entiende por karma está en coma. Es decir, que queda anulada la ley de causa/efecto.

La clave, en realidad, estaría en la frase “¿Estás segura de que querés estar conmigo? / No tengo nada para dar”. Se entiende que la del karma es una ley de ida y vuelta (como el “vas y vienes” de Karma Chameleon), pero en este caso, al no tener nada para ofrecer, dicha ley queda paralizada, en coma. Al menos esta es la interpretación que más me convence.

Instantáneo

Mi ya conocido amor por The Beatles hace natural que en la lista esté una canción de John Lennon. En este caso, “Instant Karma”, de su época solista.

Más allá de todas las contradicciones de la vida y la carrera de Lennon, entre las cuales quizás la máxima sería ser un referente del pacifismo y morir asesinado, me da la sensación de que en la letra de esta canción hay un entendimiento más profundo del concepto de karma. Lo cual sería lógico teniendo en cuenta su atracción, aunque no duradera, por la filosofía espiritual de la India, a fines de los ’60. Una atracción que, de hecho, llegó a toda la banda pero que sólo George Harrison mantuvo toda la vida.

En las letras, John advierte, “El Karma Instantáneo va a atraparte / va a golpearte directo en la cabeza” (con las variantes “Te va a mirar directo a la cara” o  “Te va a tirar al suelo”) Para evitar estos ataques, su consejo es “Únete a la raza humana” y “Reconoce a tus hermanos”.

Es verdad, una vez más se habla de un tal karma que va a venir a cobrarse revancha de nuestros errores o faltas. Sobre todo, de aquellos en contra de nuestro verdadero propósito en la vida (“¿Para qué estamos aquí? / Seguro que no para vivir con dolor y miedo”)

Lennon, fiel al discurso hermanador de sus últimos años, hace hincapié en que para escaparle al karma hace falta pensar en términos universales, no individuales. En este punto, es bueno repetir que, según la filosofía espiritual, la ley del karma es aplicable tanto para las acciones correctas como para las incorrectas. Por ende su visión como carga, vigilante, o vengador está parcializada. El karma, siendo una ley de causa/efecto, también recompensa las buenas acciones, libera obstáculos o abre puertas inesperadas.

A este respecto, no se trata de una ley “instantánea”, como canta Lennon, sino que puede ser aplicada en retrospectiva, e incluso por adelantado. De ahí que la teoría de la reencarnación y la del karma vayan de la mano.

Universal

De todos modos, por más equitativa y justa que sea la ley del karma, el objetivo que propone la filosofía espiritual es el de salir de esa rueda, dejando en blanco las columnas del “debe” y el “haber”. Lo que sería sinónimo de liberación o iluminación.

Al parecer, es a esto lo que apunta la canción de Lennon cuando, en el estribillo, dice, “Todos nosotros brillamos / como la luna, las estrellas y el sol”. Dando así a entender que todos somos parte de una misma fuente, aunque en el caso del ex-Beatle esto no tenga implicancias religiosas.

Justamente, lo fundamental para entender la ley kármica es aceptar que todos los seres del universo estamos unidos por la misma energía esencial, poniéndole a ésta el nombre que cada uno prefiera. Siendo esto así, el provocar daño (de manera conciente o no) a un tercero es también provocarnos daño a nosotros mismos. Y como, en general, uno no quiere hacerse daño a sí mismo, lo correcto para la propia felicidad, y la ajena claro, es hacer el bien a terceros, y también a uno mismo. A todos, bah!

De ahí que la canción de John Lennon me parezca la más cercana y acertada en lo referente a la idea original del karma. Evidentemente, en cuestiones artísticas, a las que se suma mi personal interpretación, hay lugar para la polémica y el debate. Lo acepto y no lo discuto.

En realidad, con esta breve crónica no pretendía dictar cátedra, sino compartir estas elucubraciones músico-espirituales que me acosan desde hace muchos años, por el imán de la palabra karma y sus implicancias.

Aunque es verdad que éste no es un post de tema estrictamente “espiritual”, no dudo que los lectores sabrán entender mis razones y, hasta en algunos casos espero, también disfrutarlas.

Imágenes:

mateway.net

cinismoilustrado.blogspot.com

biogeocarlos.blogspot.com

acdcvan.ning.com

Anuncios

»

  1. Ya mandé un comentario y por mi falta de experiencia, por no haber puesto la dirección mail requerida, creo que se borró. Digo esto porque quizás lo podés encontrar por ahí dando vueltas, lo que decía era que se debería tomar a la ley de karma, a la ley de causa y efecto, como una maravillosa, inteligente e imparcial regla cósmica que tarde o temprano nos unifica y nos iguala a todos, sin importar la apariencia superficial.
    Y terminaba diciendo ” karma existe!!”

    Responder
  2. Nuria es una irrespetuosa ja ja, Na en mi último cumple sonó esa versión “superlativa del Palo” a la madrugada por Dj Pampeano y fué el momento nostalgico. Perdón pero me tenté con este comentario de color. Saludos

    Responder
  3. hola, te soy sincero no leí toda la nota por cuestiones de tiempo, pero me resultó interesante así que lo haré mas adelante.. la verdad ingresé por la cuestión de buscar el significado del tema de Charly.. te tiro como dato que el tema esta escrito para su hijo Migue García.. y creo que la cuestión de hablar del karma es por las situaciones que vivía cuando nació su hijo.. El dice que es algo que no buscó, que pasó y que no le agradaban los labores de padre, como por ejemplo cuando estaba solo y Migue lloraba sin parar.. sin embargo lo ama con todo su corazón.. por eso lo de “Me vas a hacer feliz, vas a matarme con tu forma de ser”, también referido a actitudes medio descabelladas de Migue.
    Che espero tener tiempo de sentarme a leer todo el post, un abrazo y buenas vibras!

    Responder
    • Hola Edgardo,

      Gracias por tu comentario y gracias por aportar nuevos datos al significado de la letra de Charly García.
      Según lo que explicás, entiendo que Charly usaba la palabra ‘karma’ con cierto sentido negativo porque le costaba llevar adelante su rol de padre y lo veía una carga. Mi análisis es pura especulación, pero reafirmaría mi idea de que, en general, cuando se habla del karma se hace hincapié en su aspecto negativo.
      Cuando leas todo el post espero tu conclusión.

      Abrazo

      Responder
      • me pasó algo similar a lo que le ocurrió más arriba a Kanagavalli (y ahora ya ni recuerdo lo que había puesto). Y como Edgardo también, entré buscando información sobre el tema de Charly García, así como espero asimismo aportar algún dato. En mi caso descubrí la canción a través de su versión en inglés, la que a su vez, forma parte de una serie de demos cuya existencia se desconocía hasta hace tan sólo unos años. Y al parecer el tema en sí no goza de la fama que tienen otras obras de Charly. De hecho, Parte de la religión, el album al que pertenece este tema, pasa bastante desapercibido en relación con otras producciones, no sólo por que se alejan del estilo por el cual es más conocido este artista (más alocado y estridente), sino por que, como bien decís; son canciones esas, en las que se ve a un Charly García más íntimo e introspectivo (¿más espiritual acaso?). Por alguna razón, siento que esa canción resume un poco el espíritu de esa época, y conecta sin duda con las demás canciones que citás, de mediados de los 80 y los 90. En cuanto al karma en concreto, nunca dejo de pensar (sobre todo cuando escucho esta canción en particular, así como algunas del otro ídolo del rock argentino: Fito Paez), que si Charly hubiese nacido en Estados Unidos, Bob Dylan hubiese vendido bastante menos discos de los que vendió…, sin ninguna exageración. Bonito blog. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: