El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

El águila y su enemistad con la serpiente

El águila y su enemistad con la serpiente

El águila y su enemistad con la serpiente

El águila y su enemistad con la serpiente

El águila y su enemistad con la serpiente

En la tradición hindú casi todas las deidades tienen un vāhana, es decir una montura o vehículo, que en general es un animal y que cumple la doble función de ser símbolo de alguna cualidad y también, a nivel práctico, un medio de transporte, sostén o fiel ayudante. A este respecto, el dios Viṣṇu (Vishnu) destaca por tener dos vāhana: una serpiente llamada Ananta o Ādiśeṣa (Adishesha) y un águila conocida como Garuḍa.  De todos modos, lo curioso no es tanto que Viṣṇu tenga dos vehículos sino que éstos sean enemigos entre sí…
Cuando el mundo se “reabsorbe”, es decir se destruye, significa que Viṣṇu deja – temporalmente – de hacer su trabajo de sustentador del universo y se reclina a descansar sobre la gran serpiente, que es “infinita” (ananta) y que es el “vestigio” (śeṣa) que queda cuando todo desaparece; es el germen que, flotando sobre las aguas primordiales, sostiene la esencia del universo durante el sueño cósmico.

Mientras el mundo está en activo, en cambio, Viṣṇu no descansa y vigila que la creación no se corrompa y que el dharma, o sea el orden universal, se mantenga de buena forma. Para ello, a veces es ayudado por Garuḍa, una fabulosa águila (algunos dicen buitre) dorada y brillante como el fuego, que es invencible y que, según el texto, aparece descrito con cuerpo o brazos humanos y cabeza de ave.
Un detalle llamativo es que Garuḍa y Ādiśeṣa son hermanos, pues comparten el mismo padre, el sabio Kaśyapa, que los engendró de dos esposas diferentes: Vinatā, la madre de Garuḍa, y Kadru, la madre primigenia de las serpientes de las cuales procreó mil, entre ellas Ādiśeṣa.
La cuestión es que las dos esposas eran rivales y por una apuesta Vinatā tuvo que someterse a Kadru y ser su sirvienta. Con la intención de rescatar a su madre, Garuḍa preguntó a las serpientes qué querían a cambio de su libertad y ellas pidieron el amṛta (amrita), el codiciado néctar de la inmortalidad que está bajo la custodia de Indra, el rey de los dioses.
A pesar de la dificultad de la misión, la fuerza y la velocidad de Garuḍa le permitieron conseguir el elixir y entonces las serpientes liberaron a Vinatā. Eso sí, Garuḍa fue lo suficientemente astuto para no entregar del todo el amṛta a las serpientes, dejándolas sin inmortalidad, un atributo que él mismo sí había adquirido durante todas sus peripecias. A partir de entonces, la enemistad entre Garuḍa y las serpientes fue máxima y perenne, al punto de que Garuḍa se alimenta de serpientes e incluso las usa como ornamentos. Por ello, en las representaciones iconográficas tradicionales, Garuḍa siempre lleva al menos una serpiente en sus manos-garras o en alguna parte de su cuerpo.

Esta historia de hermanos enemistados se aprecia un poco mejor si uno conoce algunos antiguos simbolismos que hay detrás. En la tradición india todos los animales son sagrados, con la vaca en el podio por supuesto, y por tanto, matarlos o dañarlos se considera una ruptura de la regla de ahiṁsā. La serpiente, sin embargo, por su ambigua condición benevolente-malevolente es uno de los pocos animales que se puede aceptar que sea matado, si el caso lo justifica.
La serpiente en general, llamada nāga en sánscrito, y que significa “moviente”, representa justamente “los ciclos del tiempo”, explicitados en su periódico cambio de piel, por ejemplo. Asimismo, por su relación con el elemento acuoso las serpientes representan “el elemento fertilizante, dador de vida, de las aguas terrenales” y por ello no extraña que exista un culto a ellas en forma de nāgakalas, es decir tablillas de piedra con formas serpentinas talladas en ellas y que están situadas bajo banianos o higueras sagradas.
Temprano por la mañana las mujeres realizan ofrendas a estos nāgakalas, vertiendo leche en agujeros en el húmedo suelo donde se supone que moran las serpientes y circunvalando los árboles sagrados, con el fin de propiciar sus bendiciones de fertilidad, buenos partos o longevidad. Este rol auspicioso de la serpiente se contrapone a su aspecto temido y terrible de animal de sangre fría, escurridizo, vengativo cuando es atacado, letal con una sola mordida.

En el plano esotérico la serpiente simboliza la kuṇḍalinī, la energía adormecida en la base de la columna que hay que despertar para acceder a la iluminación y en ese sentido representa otra vez el germen de fuerza vital, aunque dirigida hacia la trascendencia espiritual. Desde este punto de vista la serpiente se convierte en símbolo de inmortalidad, aunque como vimos su simbolismo principal es el de los ciclos del tiempo que están relacionados con lo mortal y, por tanto, con lo terreno.
El simbolismo del águila es, como es de esperar, opuesto al del ofidio; es decir, representa el ámbito celestial, el reino superior. El mitólogo Heinrich Zimmer dice que el águila “representa el principio espiritual, libre de las ataduras de la materia” en contraposición a la serpiente que se circunscribe “a la esfera de la materia de la vida”.
Las águilas pertenecen al firmamento y tal como lo ha decidido la naturaleza ellas pueden, desde su privilegiada posición, cazar serpientes y devorarlas. Este hecho biológico y natural es reconvertido en la tradición mitológica hindú en la invulnerabilidad e inmortalidad de Garuḍa.
Águila, Serpiente, Matar, Ave, Alas, Garras, Capturados
Ahora que hemos visto un poco de simbolismos, y volviendo al inicio, mi pregunta es ¿por qué Viṣṇu posee dos vehículos que son antagonistas entre sí? Zimmer dice que se trata de “una paradoja razonable” ya que Viṣṇu “es la esencia divina contenedora de todo y comprende todas las dicotomías”. Es decir que tomando a Viṣṇu como un sinónimo de lo Absoluto abarca tanto lo terreno como lo celeste y como consecuencia tiene relación con la fuente de vida terrena y acuosa y también con la majestuosidad y la libertad del espíritu ilimitado.
Sobre esto, Zimmer agrega que en la tradición occidental este antagonismo no se resuelve ya que el héroe o principio celestial es siempre considerado superior al terrenal y animal. En cambio en la India, continúa Zimmer, la serpiente y el habitante del cielo son dos “manifestaciones básicas de una sustancia divina única y omnicomprensiva”.
La tradición hindú siempre destaca, de una u otra forma, que el universo está compuesto de dos principios igual de importantes: el femenino (llámese prakṛti, śakti, māyā…), relacionado con la manifestación material, y el masculino (llámese puruṣa, śiva, viṣṇu), ligado a la conciencia espiritual. A nivel individual o micro-cósmico puede que sean “enemigos”, pero están obligados a convivir y cada uno de nosotros lo experimenta a su manera.
Hacer prevalecer el águila sobre la serpiente parece ser el objetivo del camino espiritual, pero ya vimos que la serpiente también tiene aspectos positivos y que, además, representa ni más ni menos que la energía mística kuṇḍalinī que una vez despierta nos lleva también a la trascendencia.

Yo, personalmente, tengo fobia a las serpientes y me inclino naturalmente por el ave, pero no quiero dar nada por sentado y quizás me convenga familiarizarme con mi lado más vital y terreno antes de alcanzar lo etéreo.
Supongo que cada uno hace su camino y espero que estas reflexiones nos inspiren para ello.

3 comentarios

  1. Me gustó mucho la publicación. Hace un par de días soñé con 2 serpientes que se subían a mi cuerpo, no me hacían daño, pero si me causaban mucho miedo. Yo Padezco una enfermedad que me discapacita y me a ido dejando poco a poco sin fuerza ni movilidad. No sé si mi sueño tenga que ver con la Salud tal vez Espiritual o no se porque habré soñado así!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

El águila y su enemistad con la serpiente