Canal RSS

¿Por qué Kṛṣṇa es azul?

Publicado en

He leído y escuchado más de una vez que los dioses hindúes “tienen muchos brazos y son de color azul”, y aunque el tema de los brazos no está desencaminado, la cuestión cromática es muy debatible ya que, dando una mirada amplia al panteón hindú, es patente que la mayoría de deidades no son azuladas. De hecho, los dos dioses que sin dudas tienen este color son Viṣṇu (Vishnu) y Kṛṣṇa (Krishna), lo cual es natural si se tiene en cuenta que el segundo es considerado tradicionalmente como un avatāra, es decir un “descenso” a la Tierra, del primero.

El hecho de que Kṛṣṇa sea, según algunos autores, “la deidad más querida y popular en la India” y su consiguiente amplia difusión iconográfica es quizás un factor determinante para que el público no-iniciado infiera que todos los demás dioses hindúes son azules. También es verdad que esta creencia no rigurosa genera imágenes modernas con deidades azules que refuerzan el imaginario colectivo.

Si bien es cierto, por ejemplo, que el Señor Rāma es también un avatāra de Viṣṇu y se lo suele representar en tono azul, hay escuelas teológicas que argumentan que el famoso príncipe podría tener color verdoso, basándose en que en el clásico Rāmāyaṇa de Valmiki la única referencia a la complexión de Rāma es que es de color “aceitoso”, quizás “aceitunado”.

De la misma forma, al Señor Śiva (Shiva) se le representa en general de color azul, pero en realidad su color original, que podría ser el negro, debería estar, al menos en su aspecto de mahāyogin, cubierto de las cenizas con que se untan los ascetas hindúes. Por tanto, el color de Śiva como ermitaño sería más bien el gris o blanquecino.

A la vez, Śiva es también conocido por el epíteto Nīlakaṇṭha, “el de garganta azul”, ya que se tragó el veneno que surgió en la creación del universo, el cual dejó una marca azulada (quizás un “moretón”) en su cuello. En cualquier caso, si Śiva fuera totalmente azul, ¿qué sentido habría en llamarle “el del cuello azul” como signo de distinción?

Muchas deidades y pocas azuladas.

De regreso a Kṛṣṇa, pues ser útil saber que el significado tradicional de su nombre es “el negro” o “el oscuro”, aunque existe también una popular interpretación váishnava como “el atractivo” (de la raíz verbal √kṛṣ, “arrastrar o tirar”). Sin tomar partido por una u otra, elijo la primera versión para el beneficio de mi análisis, pues lo que me interesa es el color. De hecho, en lenguaje astronómico la quincena “oscura” de la Luna, es decir la fase menguante, se denomina kṛṣṇa.

Por tanto, está claro que la tradición considera a Kṛṣṇa de color negro u oscuro ¿Por qué? Quizás simplemente porque era de piel oscura y, a este respecto, algunas interpretaciones ven en el color de Kṛṣṇa un símbolo de los pobladores dravídicos de la India, de tez más oscura, habitantes actuales del sur del país.

En mi casa, desde pequeño, siempre escuché que Kṛṣṇa era tan pero tan negro de piel que se volvía azulado o incluso violáceo. Este fenómeno es plausible y se puede comprobar si uno ve a una persona de raza negra o marrón (“brown”, como dicen los indios de sí mismos) con su color de piel bien acentuado.

En este sentido, algunas tradiciones krishnaítas definen el color de Kṛṣṇa, de forma algo ambigua pero muy hermosa, como “oscuro como una nube de tormenta”, haciendo referencia a la tonalidad casi negra, más bien violácea, que adquiere una nube cargada de lluvia.

Por su parte, otras interpretaciones modernas no hablan del color de la piel, sino de un aura azul que expresa su energía en ese color. En cualquier caso, ¿qué simboliza el azul en este contexto?

Nubes de tormenta

Entre los estudiosos y maestros hinduistas hay acuerdo en que el color azul representa “el infinito, lo sin forma, que lo incluye todo” y, por tanto, también se relaciona con el cielo (o incluso con el mar, que es más finito). En el caso de Kṛṣṇa, esta cualidad de infinitud parece venirle “heredada” directamente de Viṣṇu, que en realidad es él mismo, pues se suele decir que de todos los avatāras de Viṣṇu, Kṛṣṇa es pūrṇāvatāra, es decir “el descenso completo” de la Divinidad.

De hecho, una historia tradicional cuenta que Viṣṇu se arrancó dos pelos de la cabeza, uno moreno y otro rubio, y de ellos nacieron respectivamente Kṛṣṇa, de tez oscura, y Bālarāma, el hermano de Kṛṣṇa, que tenía la piel clara. Con este ejemplo se ve que no necesariamente por ser encarnación de Viṣṇu, se tiene color azulado, lo que refuerza la idea de que Kṛṣṇa está más cercano a Viṣṇu (o es una mayor expresión de Viṣṇu) que las demás encarnaciones.

Bālarāma y Kṛṣṇa

Para los desprevenidos, es bueno saber que Viṣṇu es el dios encargado de la preservación/mantenimiento del universo en la llamada Trimūrti, la trinidad hindú que crea, sostiene y destruye el cosmos de forma cíclica. Por tanto, teniendo un importante rol de equilibrio y preservación, suena natural que Viṣṇu posea un color que es sinónimo de “tranquilidad”. En un artículo reciente leí que “entre el 60% y el 70% de los logos tienen colores azules, porque evocan relajación y confianza”.

A este respecto, no deja de tener gracia que los actuales diseñadores y especialistas en mercadotecnia tengan una percepción similar a la de los antiguos ṛṣi (rishis, “sabios”) de la antigüedad, que vieron en Kṛṣṇa (y en Viṣṇu) un símbolo de la infinitud y plenitud Divina, representada, entre otras cosas, por el color azul.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: