El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

‘Little Krishna’, una serie animada no solo para niños

‘Little Krishna’, una serie animada no solo para niños

‘Little Krishna’, una serie animada no solo para niños

‘Little Krishna’, una serie animada no solo para niños

‘Little Krishna’, una serie animada no solo para niños

Nuestra hija es fanática de Kṛṣṇa (Krishna). Pero no de cualquier Kṛṣṇa, sino de sus aspectos infantil o juvenil, es decir Bālakṛṣṇa, “el niño Kṛṣṇa”, o Govinda/Gopāla, “el cuidador de vacas”. Todo empezó porque, desde su nacimiento, en casa tenemos dos coloridas imágenes de Kṛṣṇa vaquero siguiendo el estilo del animador de Pixar Sanjay Patel. Un regalo de mi madre para su nieta que resultó ser muy utilizado porque, más allá del aspecto decorativo, en sus pequeñas manos las figuras se han convertido en incesantes bailarines de canciones devocionales dedicadas a, obviamente, Kṛṣṇa. Por tanto, de todos los cantos devocionales del repertorio familiar, los que más le gustan a nuestra hija tienen que tener incluidas las palabras Govinda, Gopāla y, sobre todo, Bāla.
Krishna          ~Sanjay Patel
Govinda de Sanjay Patel
Este afecto natural por Kṛṣṇa se vio grandemente acicateado en ella después de que, en una de las no cotidianas veces que la ponemos frente a una pantalla, le mostráramos los dibujos animados de Little Krishna (“El pequeño Krishna”). Se trata de una serie animada creada en la India en 2009 que cuenta, en varios episodios, las aventuras y “pasatiempos” (līlās en sánscrito) de la infancia de Kṛṣṇa, cuando vivía en la aldea de pastorcitos de Vṛndāvana (Vrindávana). La sutil gracia del tema es que Kṛṣṇa nació en un palacio y es un príncipe por derecho, pero por las circunstancias y para proteger su vida, fue llevado de incógnito a la aldea de vaqueros del otro lado del río, donde crece como un pastor más, viviendo una vida simple. Por ende, su relación con los otros pastores y pastoras es muy íntima y cercana, algo que no sería posible con un príncipe, y menos aún con el Señor del Universo, pues al final eso es Kṛṣṇa para esta tradición. La cuestión es que Kṛṣṇa se pasa el día tocando la flauta en el bosque, jugando con sus amiguitos pastores e ideando planes para robar mantequilla y yogurt a las vecinas de la aldea. Es la Divinidad en su estado de inocencia total, el ejemplo de la pureza infantil y del estado que todos los sabios espirituales recomiendan: “Sé como un niño”. A la vez, las fuerzas demoníacas quieren matar a Kṛṣṇa, cuyo destino es restituir la rectitud en la Tierra en su vida adulta, ya como rey, y en un aspecto más solemne y venerable que genera todavía más contraste con su ternura pueril. Con esta trama, tan evocativa para cualquier hindú, la serie Little Krishna tiene buen material y lo bueno es que, además, tiene una buena ejecución, tanto visual como de guión (más allá de pequeñas licencias que se aceptan sin reproches). Fieles a la tradición estética del teatro indio (que habla de ocho o nueve emociones básicas), las historias provocan emociones contrastantes en el espectador, ya que se combinan las bucólicas escenas de los pastorcitos y sus juegos, con las recurrentes batallas del pequeño Kṛṣṇa contra los horrendos demonios que intentan matarlo. Estas escenas de lucha son bastante violentas, sobre todo en contraposición a la ternura e inocencia de los amigos de Kṛṣṇa y también de su familia y vecinos, todos muy ingenuos acerca de la verdadera naturaleza del pequeño pastorcillo azul. Como nuestra hija tiene 2 años, y ella misma dice que “no le gusta” cuando aparece algún demonio, nosotros adelantamos hasta la próxima escena pastoril y feliz. De hecho, y cualquiera sea la situación, tenemos que adelantar hasta que vuelva a aparecer Kṛṣṇa en pantalla, de lo contrario surge ipso facto el reclamo (repiqueteante) que durante milenios han expresado los grandes devotos: “¿Dónde está Krishna?”. Al parecer, la serie fue concebida especialmente para niños de 7-9 años, y supongo que a esa edad las escenas de lucha y muerte de los demonios por parte de Kṛṣṇa no son tan impresionantes como lo pueden ser para nuestra hija. En todo caso, la serie es recomendable para casi cualquier edad pues relata muchas historias de la infancia de Kṛṣṇa y es muy entretenida, incluyendo algunas enseñanzas espirituales y una ambientación basada en años de investigación y conocimiento de la historia védica. littlekrishna Todo esto lo cuento porque esta semana se celebra Kṛṣṇa janmāṣṭamī (Krishna Janmáshtami), o Kṛṣṇa Jayanti, es decir el cumpleaños de Kṛṣṇa. Como cada año, en la octava noche de luna menguante del mes hindú de Bhādrapada se festeja el nacimiento de esta encarnación del Señor Viṣṇu (Vishnu). Este año 2015, el día exacto es el Sábado 5 de Septiembre, con el punto apoteósico a medianoche, hora en que nació el bebé Kṛṣṇa. Sin duda habrá muchas celebraciones en la India y alrededor del mundo, con España incluida, pero si quieres aprovechar tu noche del sábado de una manera clásicamente moderna, sentado en tu sofá, al menos puedes hacerlo viendo unos cuantos episodios inspiradores de Little Krishna. A continuación comparto un vídeo en el que se puede ver la primera parte (titulada “El amado de Vrindavan”) dividida en cuatro secciones y luego la segunda parte (titulada “El guerrero legendario”) al completo. En todos los casos los subtítulos están en español (y el texto original en hindi, para hacerlo más “indio”): Después de verlo puede que les pase como a nuestra hija que en el momento de bendecir las comidas, por ejemplo, ahora exige que la tradicional oración familiar contenga (además de “Padre Celestial” y “Madre Divina”), el nombre de Kṛṣṇa, pero eso sí, ella aclara, “el pequeño”.

¡Om Klīm Kṛṣṇāya Namaha!

Si te ha gustado este post, te gustará esta clase online:

En esta clase especial exploramos las deidades fundamentales del hinduismo popular, remontándonos al menos dos mil años en la antigüedad. Con nuestro entendimiento actual, pero sin descuidar la tradición y sus historias sagradas, analizamos el ciclo de creación, mantenimiento y destrucción del cosmos junto a los dioses y diosas que lo hacen posible.

Asimismo, buceamos en el origen de la “mitología” y en las razones por las que el ser humano se relaciona con estas fuerzas superiores.

Incluye material en video, audio y textos descargables.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

‘Little Krishna’, una serie animada no solo para niños