El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Vídeo de cómo hacer velitas de ghī (mantequilla clarificada)

Vídeo de cómo hacer velitas de ghī (mantequilla clarificada)

Vídeo de cómo hacer velitas de ghī (mantequilla clarificada)

Vídeo de cómo hacer velitas de ghī (mantequilla clarificada)

Vídeo de cómo hacer velitas de ghī (mantequilla clarificada)

En casa estamos enfocados en las celebraciones de Navarātri y con tanto ritual se nos acabaron las velitas de ghī, por lo que hemos tenido que hacer nuevas. Entonces, cumpliendo con la promesa que hice en un reciente post, hemos aprovechado para grabar el proceso y publicarlo para todos, esperando que sirva de guía para las personas interesadas. Para quienes no lo saben, las velitas sirven para mostrar ārati a la deidad, altar o imagen adorada en un ritual. En este contexto, ārati refiere a una lámpara encendida que se mueve en círculos delante del objeto adorado y con la que se muestra fuego y luz a la vez. Dichas lámparas tienen una forma muy específica en la liturgia hindú y pueden tener una sola llama, 5 o hasta 54 o 108. Para uso hogareño una sola llama es suficiente y no es obligatorio contar con la lámpara de bronce tradicional para el ritual.
Lámpara para ārati de 5 llamas
Por su parte, ghī (pronúnciese ‘gui’) es la palabra hindi para referirse a la mantequilla clarificada, que en sánscrito se conoce como ghṛta (ghrita). Este producto goza de gran reputación en la tradición védica, lo cual incluye el ayurveda en su faceta alimenticia y terapéutica. La gracia del ghī es que, hirviendo a fuego lento la mantequilla, se evapora el agua, se separan los sólidos lácteos y las toxinas, dejando sólo la grasa que, aunque pueda sonar mal, es considerada muy sana por la medicina ayurvédica. En el caso de las velitas, la utilización de ghī se debe a que es un buen reemplazo del polvo o las pastillas de alcanfor, un químico de origen vegetal que es muy usado en la India porque agarra fuego fácilmente y porque es purificador, pero que genera mucho humo, mancha las paredes y, además, en los últimos años en Occidente se ha desaconsejado su uso – antes muy difundido – por considerarlo tóxico. Que el reemplazo del alcanfor sea el ghī está relacionado también con el carácter «sagrado» de este ingrediente, que deriva de la leche de vaca, otro elemento muy valorado en la cultura védica. En honor a la verdad, en casa somos casi 100% veganos, sobre todo por respeto al maltrato al que están sometidos los animales en la industria láctea actual (ni hablar de la industria cárnica, que es una obviedad). Los pocos productos de origen animal que consumimos ocasionalmente (yogur o queso básicamente) intentamos que sean de procedencia «bio» u «orgánica», para minimizar el impacto en el sufrimiento animal. Cuento esto para aclarar dos puntos importantes en relación al proceso de elaboración de las velitas:
  1. El ghī que nosotros preparamos no es para consumo alimenticio sino únicamente para hacer las velas y, por tanto, el proceso de hervor y cocción no es tan cuidadoso ni lento. Si te interesa el aspecto alimenticio debes mirar otro vídeo.
  2. Hemos probado hacer velitas de ghī con margarina vegetal y no funciona, pues no prenden. Por tanto, si te preocupa el maltrato animal, la opción menos mala sería usar mantequilla «bio». Si eso no va con tus valores, entonces puedes volver al alcanfor o usar una vela normal o incluso una lámpara de aceite con una mecha de algodón.
Antes de pasar al vídeo un par de aclaraciones más:
  • Cuando las velitas de algodón se sumergen en el ghī es conveniente dejarlas un buen rato ahí, para que se impregnen bien del líquido.
  • Una vez congeladas y listas para utilizar, lo que hay que hacer para asegurarse de que las velitas no se apaguen en medio del ritual es encenderlas y dejar que quemen un rato (hasta llegar al algodón) antes de, efectivamente, hacer el primer ārati.
El vídeo, que dura 3′ que pasan rápido, es de creación totalmente casera, por lo que todo lo que se ve es bastante «natural», incluido cualquier error o temblor del camarógrafo (ese sería yo). En cualquier caso, el vídeo ha quedado bien y eso es mérito de Hansika, mi esposa, agente de relaciones públicas y productora audiovisual personal, que ha elegido los encuadres, ha hecho el guión, ha editado y montado todo el vídeo, ha puesto sus dulces manos en cámara y, sobre todo, ha hecho las velitas en la vida real. Así es fácil hacer un post (y estar casado). Disfruten el vídeo:

Suscríbete al boletín para recibir las novedades y accede gratis a la serie de video-sesiones:

4 comentarios

  1. Mil gracias por tus artículos, enseñanzas, etc. me han servido muchísimo y te pienso seguir de ahora en más… soy Argentina como vos pero ahora vivo en Roma… y claro, ambién transitando por esta religión maravillosa que es la hindú… día a día aprendiendo y profundizando en ella. Gracias a los dos por su aporte.

  2. muchas gracias por el aporte! queda todo muy claro y con mucho detalle, sin dar lugar a dudas. Gracias por echarnos un cable a los novatillos como yo!

  3. Muchas, muchas gracias por el texto y el video sobre las velas de ghee. Información que valoro mucho y agradezco la hayan compartido con quien este interesado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Vídeo de cómo hacer velitas de ghī (mantequilla clarificada)