Canal RSS

¿Se celebra la Navidad en el hinduismo?

Publicado en

Cuando se acerca la época navideña es normal que amigos o conocidos me pregunten si mi familia y yo celebramos la Navidad, ya que se trata de una festividad cristiana y mis costumbres religiosas son más bien hindúes. Entiendo la pregunta, a la vez que muchas veces yo quisiera hacer la misma interrogación a las personas no religiosas que también celebran Navidad.

Todos sabemos que en la Navidad se recuerda y celebra el nacimiento de Jesucristo, por lo tanto en origen es una festividad limitada a la religión cristiana. A pesar de ello, muchísimas personas que no tienen una religión determinada o, incluso, son ateas, celebran la Navidad como un evento social y familiar de carácter secular.

Esto es verdad en occidente y también en varios sitios de oriente donde, en los últimos años, el estilo de vida moderno ha calado en culturas que, a priori, no estaban influidas por el cristianismo. La India misma es un ejemplo de esto, incluso cuando la gran mayoría de la población es hindú y sólo el 2% de los habitantes son cristianos.

El fenómeno de reunión social secular que representa la Navidad podría explicarse, según algunos, por la difusión de los valores consumistas que representa Estados Unidos (con las publicidades de la Coca-Cola como principal agente promotor); mientras que otras personas explican que la época del solsticio de invierno en el hemisferio norte (y de verano en el hemisferio sur) ha sido siempre un tiempo festivo, más allá de la religión y el país.

Para dejarlo bien claro, el maestro hindú Sivaya Subramuniyaswami explica que “el 25 de Diciembre y los días que lo preceden y que lo siguen se han vuelto realmente una época muy especial del año para personas de muchas religiones y también para los no-religiosos. De hecho, esta época se ha vuelto tan universalmente popular que virtualmente se ha convertido en una festividad secular cultural, además de su observancia especial para ciertas religiones”.

Pañcha Ganapati

De todos modos, lo que está claro es que los hindúes no celebran la Navidad, al menos no de forma religiosa (aunque sí entiendan a Jesucristo como un representante de Dios). Esto no quita que muchos hindúes practicantes puedan hacerse regalos o, incluso, lleguen a poner un árbol de Navidad o un Santa Claus en su casa. Puede que un escenario así suene raro o contradictorio, pero sería igual de “anómalo” que un ateo colgando símbolos navideños en la puerta de su hogar.

Ante estas situaciones que algunos hindúes ven paradójica, y viendo que la estación navideña es cada vez más popular, ciertas tradiciones ortodoxas, como la Shaiva Siddhanta de Subramuniyaswami, han creado una festividad hindú moderna para celebrar en esa época. Su nombre es Pañcha Ganapati y honra al Señor Ganesha en su aspecto con cinco rostros durante cinco días, del 21 al 25 de diciembre (más detalles aquí).

En palabras de Subramuniyaswami: “Como los hindúes no celebran Navidad, a ellos les resulta difícil relacionarse de una manera significativa con aquellos que lo hacen. Sus hijos a menudo se avergüenzan cuando se les pregunta por qué no reciben regalos el 25 de diciembre. Los adultos sienten la necesidad de dar regalos y enviar tarjetas al igual que recibirlas de sus familiares, vecinos, amigos y socios de negocios. Pañcha Ganapati es una expresión hindú de esta estación natural de culto, regalos y celebración”.

Celebraciones alternativas

Un caso paradigmático de hindúes celebrando la Navidad sería el de la Self-Realization Fellowship, la organización creada por Paramahansa Yogananda en occidente, en la que se considera al Señor Jesucristo, junto a Krishna, como parte del linaje espiritual de la ciencia del Kriyā yoga. Si bien algunos miembros de la organización nunca se definirían como hindúes, su santo fundador lo era, al igual que toda la filosofía y metodología que la subyace, aunque siempre equiparada a las enseñanzas de Cristo.

En esta línea, la meditación colectiva de todo un día, realizada en la víspera de Navidad por los miembros de SRF, es altamente conocida como uno de los eventos espirituales más importantes del año para la organización. De esta forma, la celebración de la Navidad se convierte en un evento netamente espiritual, con Jesucristo como figura central y con reparto de regalos incluido, si corresponde.

Por otro lado, el Centro Cultural de la India en Valencia, muy fiel a la tradición hindú y a cargo del monje Swami Omkarananda, también promociona una meditación de Navidad con el evocador título Merry Krishna’s.

Como el mismo Centro explica en su página web, la Navidad no es una festividad hindú, pero no obstante ello, el Centro “se suma a la celebración de tan importante fecha, dispensadora de luz, paz y espiritualidad en medio del crudo invierno boreal”, ya que “la Navidad es una fecha de celebración, no sólo para los cristianos, felices por la llegada del Buen Pastor, sino para todo aquel de buena voluntad en su corazón”.

En casa

Por si quieren saber, en mi casa sí se celebra la Navidad (por si a alguien le interesa, hace tres años escribí un post similar a este). Desde hace algunos años hacemos un ritual hindú y una meditación al atardecer, luego cenamos y más tarde nos damos los regalos. Supongo que por ser occidentales, esta combinación de elementos no nos genera ninguna contradicción y es un día que disfrutamos mucho.

No digo que lo hacemos en casa sea lo mejor, sino que es la tradición familiar. Mi opinión es que cualquier festividad espiritual, sin importar el envase religioso que tenga, es digna de celebrarse si se hace de forma sincera y siguiendo el objetivo esencial, que suele ser alcanzar un elevado estado espiritual.

Anuncios

»

  1. La navidad es un invento de la iglesia para ajustarse a las celebraciones paganas de la época, ya que Jesucristo no nació el 25 de diciembre. Y después el marketing occidental lo ha aprovechado como hace con cualquier cosa para vender más.

    Responder
    • Hola Juan,

      Gracias por tu comentario. Es verdad, algunas fuentes explican que la Navidad tal como la conocemos nació en Estados Unidos recién a principios del siglo XX y desde allí se difundió. De la misma forma se dice que la razón principal de que esa época sea especial es el solsticio de invierno (al menos en el hemisferio norte) que marca el inicio de días más largos y, por tanto, de una época más “luminosa”.

      En cualquier caso coincido en que el marketing del mundo moderno ha desvirtuado en gran parte la base espiritual (pagana o no) que podría haber tenido la Navidad.

      Un saludo.

      Responder
  2. Interesantísimo artículo sobre la celebración de la Navidad en un país de espiritualidad milenaria como la India, de cuyos maestros aprendieron no sólo técnicas de relajación, sino formas de oración meditativa y contemplativa algunos sacerdotes jesuitas de mente abierta teóricamente pertenecientes a la llamada “cultura occidental”. Recomiendo su lectura íntegra, por lo que lo voy a rebloguear a mi blog sobre “Victimizaciones, blaming e hipocresías de la sociedad actual”, en http://pabloguerez.com, donde podéis ver lo que significa para mí, y para los creyentes en Jesucristo, la Navidad, en mi post “Merry Christmas to the World”, publicado el 25 de diciembre (fecha peninsular española). En mi felicitación también describo la “paganización” y la “mercantilización” que han criticado los dos comentaristas anteriores. Como cristiano y residente en un país occidental, donde la celebración de la Navidad nos viene, en algún sentido propuesta secularmente (nunca me atrevería a decir impuesta, al menos hablando de países democráticos), y donde algunos aspectos de la misma parecen “socialmente ordenados” por el calendario civil (celebraciones y cenas de empresa, etc.), reivindico el sentido auténtico de la Navidad como Fiesta en la que celebramos el encuentro con Dios hecho hombre. Sin perjuicio de mi fe, y en relación con la dimensión socioantropológica de la religión, adopto a este respecto un planteamiento ecuménico, que tiene la ventaja, a mi juicio, de incorporar la actitud más sensata que cabe adoptar socialmente ante el fenómeno religioso. Por ello me alegra saber, por la lectura del artículo, que encontramos planteamientos ecuménicos basados en la celebración de valores a los que socialmente damos importancia -por poner un ejemplo, en Navidad, la ayuda al prójimo y al necesitado-, tanto en Occidente, donde hay mucha gente cristiana no practicante, agnóstica o incluso atea que reivindica el llamado “espíritu navideño”, es decir, el ambiente -posible, si queremos-, de paz y fraternidad que envuelve esta época del año, como en Oriente, donde el artículo nos explica al final cómo hay planteamientos de comunidades no cristianas que acogen estos valores -por cierto, no tan alejados de las religiones y de las filosofías orientales- como válidos para orientar nuestra conducta y poder conmemorarlos como se merecen precisamente en Navidad. Pablo Guérez Tricarico, Phd.

    Responder
    • Me parece que buscaste darle un toque de gongorismo a tu comentario usando palabras de cierto modo rebuscadas y en su mayoría innecesarias , de todas formas me pasare por tu blog , pero intenta ser más suelto al expresarte para que todos tengan un buen entendimiento , basta ser ordenado y una buena ortografía para dar a conocer una buena cultura.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: