El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

La ceremonia del nāmakarana

La ceremonia del nāmakarana

La ceremonia del nāmakarana

La ceremonia del nāmakarana

La ceremonia del nāmakarana

En el hinduismo existen diez sacramentos principales (según la fuente se habla también de 12, 16 y hasta 40), conocidos como samskāras. Se trata de rituales de purificación y preparación para la vida de una persona, los cuales existen en todas las culturas, y cuyo objetivo último en este caso es siempre impulsar el auto-conocimiento espiritual (o, como dirán otros, conocer a Dios).
La mayoría de estos samskāras se realizan cuando la persona es todavía un niño (utilizo ‘niño’ en sentido neutro, que incluye ‘niña’); algunos se realizan incluso antes de que nazca o sea concebido. Hace un tiempo hablé de la ceremonia de cūdākarana, que consiste en afeitar la cabeza del infante por primera vez. Antes de eso existe un samskāra muy importante llamado nāmakarana, que consiste en ‘dar el nombre’ al niño; un ritual que se podría corresponder con el bautismo cristiano.
En la tradición hindú, al niño no se le llama por el nombre oficial hasta que esta ceremonia de nāmakarana tiene lugar. En este ritual, que debe ser realizado por un sacerdote cualificado, el oficiante y los padres repiten, en el momento indicado, el nombre elegido en el oído derecho del niño, para que éste lo conozca. La elección de dicho nombre puede ser hecha basándose en cuestiones astrológicas, o delegada en el guru de la familia o simplemente por propia decisión de los padres.

El sacerdote invocando a los Maestros al comenzar la ceremonia

Para que este ritual cobre efecto tradicionalmente se acompaña de una ceremonia de fuego (homa o yajña), en que el sacerdote recita una serie de mantras y en que los padres y asistentes a la ceremonia invocan buenas energías y protección para el niño recién ‘nombrado’.
Krishna Kripa Dasa en pleno ritual del fuego.

Este pasado fin de semana mi esposa Hansika y yo celebramos el nāmakarana de nuestra recientemente nacida hija. Gracias a la ayuda y consejo del sacerdote hindú Juan Carlos Ramchandani (cuyo nombre de iniciación espiritual es Krishna Kripa Dasa) pudimos organizar una ceremonia doméstica muy propicia y amena.
Tuvimos la suerte de que Krishna Kripa Dasa viniera a Barcelona para presentar su nuevo libro titulado Entre la materia y el espíritu, que explica lo eterno y útil de la sabiduría védica para estos tiempos de crisis actual, y se hiciera un hueco en su agenda para oficiar el nāmakarana.
Portada del nuevo libro de Juan Carlos Ramchandani (www.entrelamateriayelespiritu.blogspot.com.es).

Ramchandani es Doctor en filosofía tradicional hindú y además un gran conocedor de la India, tierra donde se formó como sacerdote. Escucharle explicar cualquier aspecto de la tradición hindú es atrapante, pero es aún mejor verle en acción realizando un ritual, con recitación de mantras incluido.
Un ejemplo del ritual con fuego, llamado homa, se puede ver en este completo reportaje de la televisión de Ceuta, donde reside Ramchandani:

Volviendo al nāmakarana de nuestra hija, nos hubiera gustado que nuestro maestro espiritual, Swami Premananda, eligiera el nombre, pero como él abandonó el cuerpo hace ya más de dos años fuimos nosotros quienes elegimos un nombre indio que nos gusta y refiere a un aspecto de la diosa del conocimiento, a la vez que a un sagrado mantra védico.
Swami Premananda, con su foto, su silla y sus pies simbólicos, presidió la reunión.

Gracias a las bendiciones de Swami Premananda, el buen hacer de Krishna Kripa Dasa y la buena disposición de los asistentes, el nāmakarana fue una ceremonia intima y muy satisfactoria, en la que todos los participantes quedamos muy conformes y felices, incluida la pequeña Gáyatri, que ni siquiera lloró ni se quejó durante todo el proceso, ya fuera con agua rociándola o con el fuego purificatorio ardiendo en el salón.
Gáyatri, con su madre y padre, orgullosos, luego del ritual.

Para terminar y profundizar, les dejo una buena explicación del sacramento del nāmakarana dada por el mismo Juan Carlos Ramchandani, en esta grabación en el salón de nuestra casa (perdón por los gritos/llantos infantiles de fondo). Gracias Hansika por la edición express:

6 comentarios

  1. Muchas gracias a Krishna Kripa Dasa por oficiar la ceremonia y por explicarnos a todos los asistentes, el simbolismo de todo lo que hacía.
    Fue una experiencia inolvidable.
    Om Shanti

  2. Nosotros que lo vivimos a través de la pantalla también lo disfrutamos mucho!.- También le damos las gracias a Krishna Kripa Dasa.- Jai Prema Shanti – Kanagavalli

  3. Hola Naren:   Desde América, en México, envío mis oraciones, mis mejores deseos y felicitaciones a Gáyatri y a sus papás.   ¡Que Dios les bendiga abundantemente, Amén!
    Luis Fernando.
    ________________________________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

La ceremonia del nāmakarana