El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Chūdākarana, el sacramento de cortar el cabello

Chūdākarana, el sacramento de cortar el cabello

Chūdākarana, el sacramento de cortar el cabello

Chūdākarana, el sacramento de cortar el cabello

Chūdākarana, el sacramento de cortar el cabello

En la semana más vacacional del verano europeo esta bitácora no descuida sus obligaciones, por el simple hecho de que la espiritualidad nunca se toma recreos. De todos modos, teniendo en cuenta que muchos lectores están con tesitura playera, he optado por no ponerme filosófico ni ser demasiado extenso con el post de hoy. Se trata, más bien, de un breve post cultural, con implicancia personal.
La palabra sánscrita samskāra es bastante amplia en sus posibles significados, de los cuales hoy sólo destacaré el que se traduce comúnmente como ‘sacramento’, en el sentido de ceremonia religiosa «para celebrar y santificar las coyunturas cruciales de la vida, para informar a la familia y a la comunidad, y para asegurar la bendición de los mundos internos».
Así como en la religión católica existen siete sacramentos (bautismo, comunión, etc.), todas las religiones y culturas tienen establecidos sus ritos de pasaje. En el caso del hinduismo se habla tradicionalmente de 12 samskāras (aunque según la fuente también se citan 16 y hasta 40) que incluyen, por ejemplo, la ceremonia de dar nombre al/la niño/a (nāmakarana), la ingesta de su primera comida sólida (annaprāsana), o, ya como último, el rito del matrimonio (vivāha).
Haciendo el mechón

La octava de estas ceremonias rituales, siguiendo el listado tradicional, es llamada chūdākarana, y consiste en el primer corte de pelo que se realiza a los niños, generalmente cuando tienen entre 1 y 3 años de edad (aunque sobre esto también hay diversas versiones que hablan de los 4 o hasta los 7 años). La cabeza del/la niño/a es rapada y untada con pasta de sándalo.

La palabra sánscrita chūdā refiere al ‘mechón de pelo que queda en el tope de la cabeza’ después de cortar el cabello. Chūdākarana, por su parte, es literalmente «hacer el mechón». Es decir, que no se trata de un rapado completo sino que se deja un mechón de cabello, sobre todo en el tope o parte posterior de la cabeza.
Este primer corte de pelo es entendido simbólicamente como dejar atrás las impurezas y cargas de otras vidas, pero siempre se deja un mechón que, por un lado, se dice que sirve para que el Señor Krishna agarre al devoto y lo lleve consigo a los planos superiores, o sea lo libere de la rueda de reencarnaciones. Este mechón se llama chūdā o también shikhā.
Este mechón de pelo es un símbolo de pertenencia religiosa, aunque no lo utilizan todos los hindúes, ni mucho menos. De hecho, actualmente es visto sobre todo en renunciantes y estudiantes espirituales, como también en los miembros de ISKCON, que es la sigla del movimiento llamado ‘Hare Krishna’.

Puede que esta tradición hindú suene exótica, pero lo curioso es que, por ejemplo, en el catolicismo, una religión que a primera vista nos parece tan diferente a las religiones orientales, también existe un rito muy similar. De hecho en español existe la palabra ‘tonsurar‘ que significa «cortar el pelo» y tiene un origen religioso ya que refiere a cuando alguien se convertía en clérigo, «lo que se realizaba mediante el corte ritual de cierta porción de cabello». Este corte, llamado ‘tonsura’ era «ordinariamente de forma circular» y también un «rito preparatorio que precedía a la recepción de las antiguas órdenes menores».

Kung Fu

Mi hermano Rakhal siempre tuvo tendencia artística y, además, una atracción especial para las películas de artes marciales. Si después de ver la mítica Karate Kid pidió a mi madre un kimono de karate, que fue apropiadamente decorado con un dragón ígneo, el efecto de ver cada semana la serie Kung Fu protagonizada por David Carradine no podía ser menos.
Antes de ser un invencible monje shaolin en el lejano Oeste norteamericano, Kwai Chang Caine fue un «pequeño saltamontes» que practicó durante años en un monasterio de China. Durante esa etapa de entrenamiento llevaba la cabeza rapada.

Mi hermano, al ver al pequeño saltamontes sintió algún tipo de inspiración y, entonces, solicitó a mis padres que le raparan la cabeza. Corría el año 1985. Él tenía 4 años.
Desde antes de mi nacimiento (y el de mi hermano) en mi familia ya estaban muy involucrados con la filosofía espiritual de la India, pero no somos hindúes ni en religión ni en comportamiento cultural. Mis padres, sin sospechar que cumplían con un ‘sacramento’ hindú, raparon la cabeza de Rakhal.
Si bien no le dejaron el mechón de pelo, a mi hermano no pareció importarle. Él estaba muy contento. Se había convertido en un pequeño monje shaolin.

Rakhal con su look shaolin

——————————————————————————————————————————————————————
Si te gusta este blog, es muy probable que te guste el libro Diario de viaje espiritual de un hijo de vecino que resume mis seis viajes a la India, mi búsqueda espiritual y los conocimientos básicos sobre la cultura y religión de ese gran país. Para más detalles del libro, clicar aquí. Para comprarlo en formato digital, clicar aquí.

3 comentarios

  1. Muy bueno!!, creo recordar haber visto en el Ashram de Amma algunas madres llevando a sus hijos para que Amma les diera su primera comida.-

  2. Querido Naren: ¡¡Mirá de las cosas que me entero sobre mi querido amigo Rakal!! Y la foto del Rakal niño es hermosa. Gracias por compartir algo tan bonito.
    Abrazo desde córdoba

  3. Haré Krishna Naren, ya hace un tiempo que había visto este artículo tuyo, si no mal recuerdo había un vídeo donde Krishna Dasa llevaba acabo el Chudakarana con un pequeño. En dónde está ese post, podrías mandarlo a mi correo 🙏🙏🙏. Hari bol

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Chūdākarana, el sacramento de cortar el cabello