Canal RSS

Inauguración de Mandiram Yoga en Gràcia

Publicado en

La que ha sido mi escuela de yoga desde hace tres años, ubicada en el centro de Barcelona, ahora abrió un nuevo espacio en el barrio de Gràcia. Más allá de alegrarme porque haya otra buena sala donde ir a practicar yoga, me sentí especialmente involucrado con esta apertura de puertas debido a que las creadoras de la escuela me invitaron a realizar un ritual de inauguración.

La idea era que hiciéramos una pequeña puja al estilo hindú, por lo que recurrimos, cómo no, al Señor Ganesha, la deidad que remueve obstáculos y abre caminos, fuente ineludible de adoración ante cualquier nuevo inicio de acuerdo a la tradición de la India. Para eso, preparamos un kumbham tradicional, que es una vasija de bronce llena de agua y decorada con hojas, pasta de sándalo, polvo de kumkum y un coco. Este objeto es de tradición védica y representa la auspiciosidad y, en este caso particular, al mismo Ganesha.

Oportunamente, dos de las personas que asistieron a la inauguración trajeron como regalo estatuillas de Ganesha, por lo que el altar de la entrada se vio decorado de manera ideal.

La puja se inició con un arati, es decir mostrando una lámpara con fuego al altar y a Ganesha. El fuego, como sinónimo de la luz, es lo que da inicio.

La ruptura de cocos es muy tradicional en los rituales indios como símbolo de auspiciosidad. De hecho, una forma típica de romperlos es simplemente lanzándolos con fuerza contra el suelo, por lo que cuanto más se rompa el coco, mejor; es decir, a mayor cantidad de trozos más auspiciosidad. El flamante suelo de parquet de la nueva sala de Mandiram no parecía el sitio adecuado para probar esta técnica, así que rompimos un coco con el machete traído de la India.

Luego, aprovechando el agua que había traído una amiga y profesora de la escuela desde la misma fuente del sagrado río Ganges, se salpicaron las instalaciones de la nueva escuela, incluyendo a los presentes que recibieron sus gotas de agua bendita.

De esta forma, con el ritual consumado, todos entramos de forma oficial a la sala principal para tener una charla sobre ‘nuevos comienzos’ y sobre cómo ‘regresar siempre a nuestro centro/equilibrio’. Luego hubo canto grupal de mantras al Señor Ganesha, por su rol destacado en ayudarnos a manejar los obstáculos, a la madre Sarasvati, diosa de la sabiduría y las artes, al Guru, el maestro que siempre nos guía en cualquiera de sus manifestaciones, y al Señor Shiva, el más grande de los yoguis.

Como broche de oro todos los presentes repetimos 108 veces el mantra ‘Om Gam Ganapataye Namaha’ en honor a Ganesha, protagonista absoluto de la tarde.

Personalmente creo que el evento fue, en consonancia con el estilo de Mandiram, muy espiritual, por lo que más allá de alegrarme por encontrar personas amigas y por pasar un buen rato, me encantó que tuviéramos un tiempo de práctica interior.

Además, me gustó mucho realizar el ritual de inauguración, lo cual fue un honor para mí.

Con el material amateur que filmamos el sábado, más las virtudes de edición de Hansika, hemos preparado un vídeo-resumen de lo que fue el evento, para que todos se puedan dar una idea.

Aquí está y ‘Om Vinayaka Devaya Namaha’:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: