El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Enlighten UP!, un documental sobre yoga

Enlighten UP!, un documental sobre yoga

Enlighten UP!, un documental sobre yoga

Enlighten UP!, un documental sobre yoga

Enlighten UP!, un documental sobre yoga

Hace unas pocas semanas hablé de Sadhana, de regreso a la fuente, un docudrama de los años ’80 sobre la búsqueda espiritual de un muchacho canadiense en la India. Esta semana he pensado en reseñar brevemente otro documental ‘espiritual’, mucho más moderno. Se trata de Enlighten Up!, y tiene el subtítulo de «Un viaje escéptico al mundo del yoga».
Después de practicar yoga por siete años la directora del documental, la norteamericana Kate Churchill, decidió hacer un proyecto para «probar que el yoga puede transformar a cualquiera física y espiritualmente». Para ello, ella y su equipo seleccionaron a un principiante en el mundo del yoga, un periodista neoyorkino de 29 años, con una actitud abierta pero escéptica a la vez, y lo sumergen en el mundo del yoga por seis meses.
Efectivamente, no tendría gracia elegir a alguien que crea ciegamente en las bondades del yoga, sino que es mejor buscar a cualquier hijo de vecino, un novato, alguien con el que todos podamos identificarnos y que sea capaz de mostrarnos un camino por el que, probablemente, todos pasaríamos si estuviéramos en su lugar.
A su vez, como siempre dicen los maestros espirituales, para aprender y avanzar en cualquier ámbito es mejor tener la actitud de un principiante que la de un experto. Cuando crees que lo sabes todo y que tienes dominada la situación es cuando quedas estancado. De esta forma, que sea un principiante el que nos lleva en este viaje yóguico tiene sus ventajas.

Apariciones

La producción que tiene este documental lanzado en 2008 es muy loable ya que las filmaciones tienen lugar en diferentes partes de Estados Unidos (Hawai incluida) y luego en la India. Además de la calidad cinematográfica y guionística, se ve que hay un gran trabajo detrás para lograr ciertas tomas y, sobre todo, ciertas entrevistas. Si uno no está metido en el ‘mundo del yoga’ puede que no lo note demasiado, pero si uno mínimamente conoce del tema verá que en el documental aparecen muchas de las principales figuras del yoga tal como lo conocemos hoy en día.
Entre ellas está mi querido Dharma Mittra, el gran maestro de Ashtanga yoga Sri Pattabhi Jois que abandonó su cuerpo en 2009, el famoso maestro B.K.S. Iyengar creador del yoga homónimo, Sharon Gannon y David Life, creadores de Jivamukti Yoga, cuyo inspirador libro acabo de terminar de leer, por cierto.
Hay que aprovechar el documental porque no es común poder ver a tantos maestros juntos, y de forma tan íntima, dando sus enseñanzas espirituales de forma simple y humilde. Asimismo, si bien el punto de partida es la práctica de yoga desde un punto de vista físico, cuando el protagonista del documental viaja a la India empieza a investigar en profundidad sobre la posible ‘transformación’ que ofrecen las prácticas espirituales que van más allá del ejercicio físico.
En este segmento, el maestro más notable que aparece es, seguramente, Gurusharananda, un entrañable Swami del norte de la India que responde al escepticismo religioso y espiritual del periodista protagonista, y que es un gusto de ver y oír.

Si bien la directora del documental tiene un sesgo claro y definido sobre el tema, sigue las reglas periodísticas de mostrar diferentes versiones de un mismo hecho, confrontando visiones y ofreciendo al espectador la opción de decidir por sí mismo. Aunque también creo que la directora usa un truco a favor de su tesis al incluir la presentación de algunos personajes semi-absurdos que ven al yoga sólo como un tonificador para los senos o que consideran a los yoguis como el ‘hombre de la bolsa’ o el ‘coco’, de manera que uno se alinea naturalmente con las visiones más espirituales, incluso aunque no quiera.
Iluminación

El mismo título del documental juega con la idea de ‘iluminación’ que es, para la mayoría de maestros de yoga, el objetivo final de la práctica física (asana), la cual no es más que un medio que nos ayuda con diversas cuestiones, que pueden ser, entre otras: preparar al cuerpo para sentarse quieto en meditación durante varias horas; mantener el cuerpo saludable para así poder dedicarse sin obstáculos a capas más sutiles de uno mismo; una forma de identificar y superar las propias tendencias y hábitos que se hacen evidentes con la práctica de asanas; una forma de poner la mente en el momento presente (dharana) durante el tiempo que dura la práctica; una manera de sentir el contacto con la Tierra y de ofrecerle reverencia.
El protagonista, conejillo de indias en este proceso, descree bastante de la posible iluminación y, él mismo lo dice, «seis meses no son suficientes para cambiar la visión de mundo de alguien». No necesariamente. De todos modos, las experiencias que vive el protagonista son fuertes e, inevitablemente, provocan algún tipo de modificación en su percepción, incluso cuando esta no sea exactamente la que esperaba la directora o el mismo periodista. Para saber el resultado hay que ver el documental.
Personalmente, me gusta mucho la película y su enfoque que, además de mucho humor, tiene un toque de irreverencia hacia el tema, incluso a pesar de que la directora tiene una posición muy clara a favor del yoga como método de transformación positiva para la vida. Si bien se ve una tensión intencional entre la directora y el protagonista porque ella busca empujarle hacia donde ella quiere, a la vez la presentación del tema me parece muy honesta en cuanto a las posibles contradicciones e interpretaciones que conllevan asuntos tan profundos como religión, espiritualidad y transformación personal.
La versión completa del documental está ahora en YouTube, aunque nunca se sabe cuánto durara online. Además, dicha versión tiene subtítulos en español que, si bien no son impecables, ayudan mucho a quienes no entienden inglés. Aquí abajo dejo la peli, dura 1h20′ y ¡recomiendo verla!

https://www.youtube.com/watch?v=Jv3SujSIWd8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Enlighten UP!, un documental sobre yoga