El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Sadhana, de regreso a la fuente

Sadhana, de regreso a la fuente

Sadhana, de regreso a la fuente

Sadhana, de regreso a la fuente

Sadhana, de regreso a la fuente

Muy raramente hago reseñas cinematográficas en esta bitácora digital, un poco porque no sé mucho de cine, un poco porque no miro demasiadas películas y otro poco porque el género ‘espiritual’ no es tan prolífico como los típicos films que generalmente llenan las salas. Sin discutir que hay un circuito alternativo en que sí es posible ver películas de género espiritual y que, incluso películas consideradas comerciales pueden llegar a tener algún mensaje o idea espiritual, me parece que, por lo general, los films espirituales no nos llegan tan fácilmente a las manos.
Hace unos años, durante una estadía en el Sri Premananda Ashram de la India, supe acerca de una película llamada Sadhana, un viaje de regreso a la fuente, cuya historia se resumía, esencialmente, en la búsqueda interior de un joven canadiense (francoparlante) por la tierra de la India. Esta «odisea» de un muchacho que «sigue la llamada de su alma», como dice la presentación de su director, consiste no sólo en recorrer la sagrada tierra india sino, además, en encontrarse con diferentes maestros y santos que puedan guiarle en su viaje.
Uno de esos encuentros ocurre con Swami Premananda, razón por la cual en el Ashram tenían una copia de la película.

Docudrama

Por lo que explica el director, la película es un docudrama, un género que yo desconocía y que según Wikipedia muestra hechos reales propios del género documental pero utilizando técnicas dramáticas; es decir, lo que está sucediendo se presenta como real y espontáneo, aunque a la vez está siendo actuado. Esta aparente artificialidad artística no quita que, tanto el actor protagonista como el director del film, estuvieran dedicados al tema y realmente lo consideraran una propia búsqueda espiritual.
A este respecto, las charlas con los maestros espirituales son las partes que menos ruido hacen, pues se recurre al estilo de entrevistas en que ellos responden preguntas (incluso si las preguntas no salen al aire, como sucede muchas veces) sin ningún tipo de actuación.
En el caso de Swami Premananda la entrevista dura sólo cuatro minutos, aunque son minutos muy valiosos como documento histórico pues se puede ver como era el Ashram en su fase de construcción inicial, prácticamente sin casas. Además, Swami está muy joven y, por supuesto, sin barba.
En ningún lado se especifica la fecha exacta en que fue filmado el documental, pero por datos que fui compilando llegué a la conclusión de que fue en el año 1986. Del Sri Premananda Ashram apenas se ve una casa y lo demás es campo, lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que su inauguración oficial no ocurrió hasta 1989.

Auto-confianza

En su búsqueda espiritual el muchacho canadiense empieza por el sur del país, en el estado de Tamil Nadu, donde se encuentra con el monje benedictino Bede Griffiths (también conocido como Swami Dayananda), famoso por armonizar la cultura hindú con el pensamiento cristiano.
De ahí se dirige a ver a Swami Premananda, a quien pregunta «¿Cómo encuentro el camino para el auto-conocimiento y la liberación?». La respuesta de Swami Premananda es lo que se conoce como satsang, es decir un discurso espiritual, y es el principal motivo del post de esta semana.
Swami responde algo que, con los años, escuché muchas veces de su boca, pero no por eso es menos cierto:

«Para buscar esa libertad, para buscar esa verdad dentro de tu mente, inicialmente, lo que necesitas dentro tuyo es auto-confianza, creer en ti. Si no tienes fe en ti mismo, no puedes buscar la verdad, no puedes encontrar la verdad».

En su viaje, el muchacho canadiense buscaba un guía exterior y entonces la charla también se dirige a los falsos maestros y a cómo identificarlos:

«A veces, cuando encuentras personas así puede que te quieran engañar; algunas veces puede que tomes el camino equivocado. Por estas dos cosas no puedes culpar a nadie más. Finalmente, la persona que es responsable por ti eres tú mismo».

Y, una vez más, Swami hace hincapié en lo de siempre:

«Puede que vayas por el camino equivocado porque cuando te falta auto-confianza, hay una gran posibilidad de tomar el camino errado. Si tienes auto-confianza no irás por el camino equivocado y serás capaz de encontrar verdad en esa otra persona y descubrir verdad en ella».

Sinopsis

Todos estos consejos vienen muy bien al guión cuando el muchacho conoce un saddhu (un hombre santo que renunció al mundo y se dedica sólo a la búsqueda espiritual), que ya por definición es extravagante, sobre todo para los hábitos occidentales, y se convierte en su seguidor, lo cual le trae muchas contradicciones y dudas. Luego de una serie de experiencias intensas, el joven sigue su ruta hacia el norte donde encuentra otro maestro, Swami Shyam, quien se convierte en su guía final.
Finalmente, el canadiense sigue hasta los Himalayas para regresar «a la fuente» que, en este caso, se hace coincidir con la fuente de los ríos, que nacen en las montañas. De hecho, la localidad que aparece en el final del film es Badrinath, un pequeño pueblo a más de 3000 metros de altura considerado como una de las cuatro moradas sagradas para el hinduismo y, por tanto, lugar de peregrinaje por excelencia.
Hay varios detalles de la historia que podría detenerme a analizar y ampliar, pero esa no era la idea para hoy. No descarto hacerlo en siguientes entregas. Para los interesados en la película, que yo sepa no puede verse en Internet, sino que hay que comprar una copia del DVD, lo cual se hace directamente en la página oficial del film. En mi caso, tengo una copia porque mi hermano pidió una a Canadá para mí, como regalo.
Quizás gracias a esa compra, el otro día recibí una solicitud de amistad en Facebook de Jean-Pierre Piché, el director del documental y, por esas cosas de las nuevas tecnologías, ahora somos amigos.
Para los que estén interesados en el film les dejo al menos el tráiler (en inglés):
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=FD42X87aRP4]

0 comentarios

  1. Buen dato. Veremos si hay otra manera de dar con la película desde aquí. Luego te contaré en qué devino la búsqueda.
    Gracias por compartirlo.

  2. Me encantaría ver esta película por completo!!. Dónde la puedo encontrar? Justo me voy a la India durante un buen tiempo.
    Muchas gracias de corazón por este blog.
    Abrazos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Sadhana, de regreso a la fuente