El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Yoga con Dharma Mittra

Yoga con Dharma Mittra

Yoga con Dharma Mittra

Yoga con Dharma Mittra

Yoga con Dharma Mittra

La principal razón por la que el blog no ha sido actualizado en un par de semanas es que me encuentro de visita, junto a Nuria, en la ciudad de New York. Más allá de ser una de las urbes más famosas del planeta y que yo hacía un tiempo quería conocer, el motivo principal de la visita es espiritual.
Ya lo sé, en teoría no hay ningún lugar más alejado de la espiritualidad que la megalópolis erigida en el corazón del capitalismo y el individualismo. Paradójicamente, en NYC se encuentran algunas de las escuelas de yoga más reconocidas del mundo, cuyos fundadores y profesores son grandes difusores de la filosofía espiritual y, en algunos casos, son considerados maestros espirituales auto-realizados.
Ya se sabe que con la globalización no hace falta, necesariamente, subir hasta las montañas himaláyicas para obtener la visión de un yogui iluminado. También se sabe que en NYC, ciudad cosmopolita por excelencia, todo se puede encontrar, tanto lo mejor como lo peor.
Sin embargo, sigue siendo algo chocante que en el corazón del midtwon de Manhattan uno pueda recibir las milenarias enseñanzas yóguicas por parte de un verdadero maestro, como Sri Dharma Mittra.
De esta forma, honrando la diversidad neoyorkina (y norteamericana), a la vez que marcando la vigencia de la tradición, la historia de Dharma Mittra es un ejemplo para contar.

Sri Dharma Mittra nació en Brasil en 1939 y ya de adolescente se interesó por el Yoga a través de libros, aunque por aquel entonces se dedicaba a practicar físico-culturismo, lucha y jiu-jitsu. Entre 1958 y 1964 estuvo en las Fuerzas Aéreas de Brasil hasta que su hermano menor, que ya residía en Nueva York y estudiaba con un gurú indio, le escribió para invitarle a ir a NYC y unirse en la búsqueda espiritual.
El gurú en cuestión era Swami Kailashananda, también conocido como Yogi Gupta (1913-2011), que viajó a Estados Unidos por primera vez en 1954 y se encargó de difundir las enseñanzas del yoga.
El joven brasileño se entregó completamente a las enseñanzas del maestro y se convirtió en su discípulo, al punto de ser iniciado como sannyasin, aquel que renuncia al mundo para dedicarse por completo al camino espiritual. Entre 1967 y 1975 Dharma Mittra vivió en el ashram de su maestro en New York, que era a la vez una escuela de yoga. Allí, Dharma Mittra llegó a dominar el arte del yoga y todas sus posturas, siendo el modelo elegido para las clases de su gurú. En 1975, Dharma Mittra dejó el ashram de su maestro para fundar el Centro Yoga Asana, que actualmente se conoce como Centro Dharma Yoga de New York.
La fama mundial de Dharma Mittra como profesor de yoga viene, entre otras cosas, de un póster creado por él que incluye 908 posturas de yoga, todas realizadas por él. Unas 300 de estas posturas fueron creadas por Sri Dharma Mittra y el poster en cuestión se puede ver en muchas escuelas de yoga de alrededor del mundo.
Durante estos treinta cinco años, Dharma Mittra personalmente ha impartido clases de yoga y lo sigue haciendo cinco o seis veces por semana. Su enseñanza no se limita al aspecto físico del yoga con sus posturas, sino que se refiere sobre todo al aspecto interno del individuo, haciendo hincapié en la naturaleza Divina de cada ser. Las posturas, en este caso, son una ayuda para mantener sano el cuerpo y simplificar el camino hacia el conocimiento interior. En sus clases también hay pranayama (técnicas de respiración), kirtan (cantos devocionales) y satsang (discurso espiritual).
Nuestro plan es asistir a varias clases de Dharma Mittra en NYC durante estos días. Ya contaré más detalles. Por ahora dejo un vídeo de Dharma Mittra en acción, con sus 70 años a cuestas:
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Sdm7j3dsHCI&feature=related]

2 comentarios

  1. Estoy interesada en un curso de yoga con el gran Maestro Sri Dharma Mittra. Me pidría dar información las fechas y el costo? Muchas gracias,
    Norma González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Yoga con Dharma Mittra