El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Swamini Pramananda y el satsang

Swamini Pramananda y el satsang

Swamini Pramananda y el satsang

Swamini Pramananda y el satsang

Swamini Pramananda y el satsang

En julio 2019 Swamini Pramananda – conocida cariñosamente como Ammaji – visita otra vez Barcelona para exponer las enseñanzas del Vedānta según la tradición hindú, con un enfoque simple y también científico. 

Una de mis profesoras de yoga fue a la India con la intención de visitar Gangotri, el pueblo donde nace el río Ganges, en los Himalayas. En el camino se detuvo en Uttarkashi, un pequeño pueblo de montaña, en donde conoció a una maestra espiritual india que la cautivó. En lugar de seguir el itinerario trazado, mi profesora se quedó el resto de sus días de viaje en el ashram de la maestra, sintiendo que había encontrado algo importante.

 

Unos pocos meses después mi profe pudo organizar la primera visita de dicha maestra a Barcelona. Para organizar tan velozmente y con éxito un evento así, la disposición del maestro es fundamental, claro, aunque también es necesaria la dedicación completa del discípulo. Ambas condiciones se conjuntaron y Swamini Pramananda dio su primera charla en tierras catalanas en 2011.

 

Pramāṇa

 

Swamini es un título monástico (el femenino de Swami) que, a veces, se traduce como ‘monja’, aunque una interpretación más acertada tiene que ver con el concepto sánscrito de sannyas, que refiere a la «renunciación de la vida mundana». Por tanto, se trata de una persona que ha renunciado a los asuntos mundanos para dedicarse a la búsqueda espiritual, es decir un/una sannyasin. A su vez, un swami o swamini es aquel que tiene capacidad de enseñar a los demás porque ya ha recorrido y, por tanto conoce, el camino que lleva al conocimiento interior.

 

La palabra pramāṇa, de hecho, que viene de la raíz sánscrita (‘medir’) significa ‘medida correcta’, lo cual aplicado a filosofía védica se traduce como ‘conocimiento verdadero’, ya que refiere a que la sabiduría espiritual se hace ‘mensurable’, es decir ‘cognoscible’.

 

A este respecto, Swamini Pramananda es una maestra de Vedānta, la elevada filosofía que explican los Vedas y especialmente las Upaniṣads, las escrituras sagradas y originales de lo que hoy conocemos como hinduismo. Si bien su enseñanza, e incluso su ‘look’ (vestida con ropas anaranjadas), son fieles a la tradición y el linaje hindú, la maestra tiene también una licenciatura superior en microbiología conseguida en los Estados Unidos, donde trabajó por diez años como investigadora.

 

Es verdad que la espiritualidad trasciende lo material, pero para algunos oídos occidentales da mayor tranquilidad recibir las enseñanzas espirituales a través de una maestra que sabe conjugar el conocimiento científico con la sabiduría mística.

 

Reunión con la verdad

La charla o el discurso de un maestro espiritual se denomina, en sánscrito, satsang. La palabra Sat se suele traducir como «verdad», mientras que sanga hace referencia a «reunión, compañía» (de hecho, en budismo sangha es «la comunidad de monjes»). De esta forma, satsang se traduce como «estar en compañía de la Verdad», lo que puede implicar estar físicamente cerca de un maestro espiritual o también de las enseñanzas espirituales, a través de su escucha o debate.

 

En el caso de Swamini Pramananda, todos los que asistimos a su primer satsang en Barcelona queríamos estar en «compañía de la Verdad», que en mi caso se traducía, en gran parte, en estar en su compañía física. Las enseñanzas filosófico-espirituales me interesan mucho, aunque a veces siento que tanta teoría me sobrepasa y el solo (pero no trivial) hecho de ver a un maestro espiritual me parece lo único que necesito.

 

En todo caso, vestida de color azafranado, con un pie en el suelo y otro sobre su sillón, como las diosas hindúes, con su sonrisa contagiosa y sus ojos bondadosos, Ammaji también había traído sabiduría espiritual para compartir y yo estuve contento de que así fuera.

 

De hecho, lo primero que nos dijo fue que, en realidad, nosotros no habíamos asistido a la charla para encontrarnos con ella, sino para «encontrarnos a nosotros mismos». Lo único que ella hace, dijo, es sostener un espejito frente a nosotros para que podamos reflejarnos y así encontrarnos.
¿Y eso para qué sirve?, podría preguntar alguien. Pues para ser felices, contestaría otro. Aah, la Felicidad, el tema de siempre…

 

Felicidad

Al parecer todos estamos de acuerdo en que todas las acciones que realizamos en esta vida son para ser (más) felices. Sobre este punto, Swamini Pramananda nos recordó, acorde con la filosofía védica, que esa felicidad que todos buscamos no está en las cosas materiales, en las relaciones, en el progreso ni en los avances tecnológicos, es decir no está en el exterior. ¿Por qué? Porque inevitablemente esa es una felicidad con fecha de caducidad y la felicidad que deseamos es, por el contrario, una que sea permanente.

 

¿Dónde está esa felicidad, entonces? «Dentro, no fuera», dijo Ammaji, ya que «nosotros somos la misma fuente de la felicidad, nosotros somos lo que buscamos, nosotros somos la respuesta a lo que preguntamos».

 

Y en un giro más filosófico agregó: «¿Por qué, entonces, si la felicidad está en mí estoy buscando?». «Porque somos ignorantes de nuestro verdadero ser, de nuestra verdadera naturaleza», respondió. Esta respuesta no es casual, ya que la palabra sánscrita avidya significa «ignorancia» y es citada en la tradición de la India como el principal obstáculo para el progreso espiritual.

 

Siempre me maravilla comprobar que miles de años después de que los rishis (sabios) de la India recibieran el conocimiento revelado compilado en los Vedas y otros textos espirituales, dichas enseñanzas esenciales sigan siendo válidas y tan actuales. Será por eso que cuando Swamini Pramananda, como muchos otros maestros espirituales, hacen referencia a dichas enseñanzas, con unas palabras u otras, me da una gran alegría, una confianza profunda que va más allá de lo intelectual, en que todo el entramado de la sabiduría espiritual védica tiene absoluta coherencia y utilidad para el ser humano.

 

A este respecto, Ammaji explicó que la Verdad no tiene una base mental y subjetiva; es decir que aquello que es cierto no depende de si uno está de acuerdo o no. «Si decimos que esto es una flor», dijo agarrando una flor, «se trata de un hecho empírico y seguirá siendo una flor aunque digas que no». De la misma forma, la Verdad «se sostiene por su propia fuerza, quieras aceptarlo o no, aunque», agregó la maestra, «es conveniente aceptarlo para el propio crecimiento».

 

Ser

Hubo momento de preguntas y, después de la timidez inicial, como es normal, muchas personas quisieron aclarar dudas. Un asistente preguntó, por ejemplo, si «buscar la felicidad es la meta»; es decir, si el propósito de la vida es simplemente ir hacia la felicidad y ya está. Me pareció entender que la pregunta también se refería a que la ‘infelicidad’ es la que, muchas veces, nos lleva a actuar y si, en cambio, estamos felices podría haber algún tipo de estancamiento.

 

Lo primero que respondió Swamini Premananda fue «¿Es acaso la infelicidad la meta?». Luego, haciendo foco en la cuestión de la acción y la felicidad, ella dijo «yo describo lo que veo que está sucediendo en el ser humano, que es que todos buscan felicidad en el exterior. No digo que haya que caminar hacia la felicidad, que haya que esforzarse por alcanzar la felicidad. Si puedes no hacer esfuerzo y ser feliz, entonces perfecto».

 

«No se trata de hacer sino de ser«, continuó la maestra, «hacer cosas no es incorrecto, la pregunta es ¿para qué las haces? Si tu satisfacción y paz no varían dependiendo de si haces o no cierta acción, entonces está bien, pero si realizas acciones porque estás desasosegado y si no las haces no tienes paz, entonces no estás siendo«.

 

 

La enseñanza filosófica espiritual puede ser compleja, aunque adquiere mucha luz cuando es dictada por un maestro genuino, como el caso de Swamini Pramananda. Mis transcripciones (bastante de memoria) del satsang y mis interpretaciones son limitadas y, por tanto, es lógico que no logre transmitir de forma completa las enseñanzas de la maestra.

 

Para aquellos que están cerca geográficamente y quieren aprovechar la inusual oportunidad de ver, escuchar y hablar con una maestra espiritual de la India, y recibir de su mano «la llave para encontrarse a uno mismo», les cuento que Swamini Pramananda regresa a Cataluña en julio de 2019. Durante su estadía tiene programadas algunas actividades públicas.

 

Es importante destacar que todo el dinero que se recaude va directamente a las labores sociales que Ammaji lleva a cabo en la India.

 

Para los que están lejos geográficamente ya llegará (si es que aún no ha llegado) el momento de entrar en contacto directo con esta sabiduría universal, pues como la maestra misma dijo, «cuando uno está preparado para estas enseñanzas, éstas aparecen». E inmediatamente aclaró, «Ni un día antes».

 

Suscríbete al boletín para recibir las novedades y accede gratis a la serie de video-sesiones:

0 comentarios

  1. Fue una experiencia muy bonita tener la oportunidad de conocer a una maestra de la India ¡al lado de casa!
    Muchas gracias a Mariona por la organización!

  2. a mi me «encantó»
    todo me sonrie y estoy mucho mas liviana desde este último taller con Swamini….
    Me ayudó a conectar con la energía del Alma,y ahora me siento un canal fresco.
    Gracias Swamini,y gracias Mariona!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Swamini Pramananda y el satsang