El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura

Aguanté hasta donde pude pero el virus que trajo nuestra hija de su grupo de crianza terminó volteándome a mí también como hacía mucho tiempo que no me pasaba, dejándome sin fuerzas para dar clases, comer, abrir los ojos y mucho menos escribir largos posts. Tan fuerte fue la caída que tuvimos que posponer la reunión espiritual que teníamos planeada para celebrar Mahāśivarātri 2016. Sacando energías de la infusión de jengibre y probablemente impulsado por la vibración del mismo Señor Śiva (Shiva), me arrastro hasta el ordenador para dejar constancia, como cada año, de esta festividad tan importante para los hindúes del mundo.
Mahāśivarātri significa literalmente “la gran noche de Śiva”, se celebra una vez al año, en febrero/marzo dependiendo de los ciclos lunares. Este año 2016 la fecha india es la noche del Lunes 7 de Marzo al Martes 8 Marzo. Tradicionalmente durante la noche los devotos se mantienen despiertos y en ayunas mientras meditan, hacen rituales o cantan mantras a Śiva, especialmente el venerado Om namaḥ śivāya.
El Señor Śiva tiene muchas formas, aunque en esta noche su culto está muy enfocado al Śivalinga, que significa “símbolo de Śiva” y que es una imagen “anicónica”, ya que es un objeto (muchas veces de piedra pero también de otros materiales) de forma cilíndrica o elíptica que representa lo eterno y absoluto sin forma.

lingam1
Shivalinga del templo Sri Premeshvarar

Esta antigua forma tan básica, a priori sin frente ni dorso, sin atributos humanos, semejante a un huevo según algunos, a un falo según otros, a una forma geométrica de la Naturaleza según otros tantos, algo que sube y que baja a la vez, de variables tamaños, en apariencia vacía de contenido pero al mismo tiempo tan llena, es todavía motivo de debate entre los académicos.
Pero lo que nos importa hoy son las palabras de Swami Premananda:

“El ātman, el alma divina individual, tiene la forma sutil de un lingam. Paramātman, el alma suprema que todo lo impregna, también existe en la forma de un lingam. La realidad es que lo divino no posee ni nombre ni forma, pero la manera más cercana de describir esta forma de energía es la forma del lingam”.

En el intento de experimentar lo Supremo, uno se ve obligado a poner algún nombre y alguna forma, aunque sea lo más minimalista posible, para que la mente tenga algo de que agarrarse, al menos al principio.
En la tradición del Advaita Vedānta, por ejemplo, cuando se dice “Śiva” no se hace referencia al gran yogui meditando en los Himalayas, sino al Absoluto, y así también se habla de Śiva para indicar un estado de silencio, de quietud, de interiorización.
lingam
El indólogo David Frawley dice que “Śiva mora en la siempre despierta conciencia pura que es nuestro propio ser… Al movernos hacia lo profundo de nuestra naturaleza de Śiva, vamos más allá de cuerpo y mente, de tiempo y espacio, hacia la luz pura e inmortal de conciencia sin límite”.
A este respecto, me gustó mucho cómo describen estos conceptos unos devotos amigos, en su invitación de Mahāśivarātri:

“Śiva es la representación del espíritu como conciencia pura. Su naturaleza es gozo y amor perfectos, eternos e inmutables. Es nuestra más profunda esencia. Nuestro verdadero Yo”.

Uno puede cambiar las palabras (los nombres) y las formas, pero el mensaje está bien claro y a la vista y, según dicen los sabios, es en esta noche cuando toca intentar descubrirlo con mayor ahínco.

¡Om namaḥ śivāya!

4 comentarios

  1. A nosortos nos pilló el año pasado en Varanasi, y el dueño de la guesthouse (al que llamaré Prakesh para ocultar su identidad), que es un brahmín majísimo, nos invitó a su templo habitual.. Cuando llegamos ellos ya llevaban un rato sentados en el suelo (detalle redundante tratándose de la India) cantando a todo volumen e in-crescendo.. Después de un rato que consideramos suficiente para que ni el más devoto pudiera sentirse ofendido, hicimos ademan de irnos, y Prakesh nos sentó de nuevo con un delicado gesto de mano (de esos que solo los indios hacen) suplicándonos paciencia, haciéndonos saber que lo mejor (para el criterio occidental -según sus cálculos, claro-) estaba por llegar.
    Terminaron los cánticos, a los que ya les había cogido el gustillo-mantra y aparecieron por arte de magia dulces variados y chai muy amarillo, junto con un boloncho de Bang (opcional). Luego se pusieron en pie, quitaron las telas sobre las que todo había sucedido y.. empezó la disco party.. El templo entero lleno de feligreses masculinos bailando todo el abanico desde Bolliwood hasta nuzé.. Algunos hacían el rol de mujeres, con miradas coquetonas y caderas insinuantes, y otros de varones, bailando con varones, bailando con doncellas.. un gran lio.. Yo, que por fortuna kármica pertenezco al clan de los paradetes (y que tanto me hizo sufrir en la adolescencia pero que tan enormes beneficios me ha traido en la madurez), me dediqué más a la observación exterior (en aquellos momentos la introspección..como que no) pero mi colega se desmelenó, coqueteando con tod@s, cosa que alegró mucho a nuestro anfitrión.. Al final concluimos que Siva se complace más cuanto más bailan y mejor se lo pasan sus feligreses..
    !om namah shivaya¡

    1. Jaja, me has hecho reír mucho y no es la primera vez que escucho una historia similar, pero nunca ¡en la mismísima gran noche de Shiva! La conclusión final parece acertada, a Shiva le gusta bailar y, todos, nos guste o no, tenemos que bailar a su ritmo… Muchas gracias por el deleitante relato.
      ¡Om Namah Shivaya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura