Canal RSS

Mahāśivarātri 2016 y la Conciencia pura

Publicado en

Aguanté hasta donde pude pero el virus que trajo nuestra hija de su grupo de crianza terminó volteándome a mí también como hacía mucho tiempo que no me pasaba, dejándome sin fuerzas para dar clases, comer, abrir los ojos y mucho menos escribir largos posts. Tan fuerte fue la caída que tuvimos que posponer la reunión espiritual que teníamos planeada para celebrar Mahāśivarātri 2016. Sacando energías de la infusión de jengibre y probablemente impulsado por la vibración del mismo Señor Śiva (Shiva), me arrastro hasta el ordenador para dejar constancia, como cada año, de esta festividad tan importante para los hindúes del mundo.

Mahāśivarātri significa literalmente “la gran noche de Śiva”, se celebra una vez al año, en febrero/marzo dependiendo de los ciclos lunares. Este año 2016 la fecha india es la noche del Lunes 7 de Marzo al Martes 8 Marzo. Tradicionalmente durante la noche los devotos se mantienen despiertos y en ayunas mientras meditan, hacen rituales o cantan mantras a Śiva, especialmente el venerado Om namaḥ śivāya.

El Señor Śiva tiene muchas formas, aunque en esta noche su culto está muy enfocado al Śivalinga, que significa “símbolo de Śiva” y que es una imagen “anicónica”, ya que es un objeto (muchas veces de piedra pero también de otros materiales) de forma cilíndrica o elíptica que representa lo eterno y absoluto sin forma.

lingam1

Shivalinga del templo Sri Premeshvarar

Esta antigua forma tan básica, a priori sin frente ni dorso, sin atributos humanos, semejante a un huevo según algunos, a un falo según otros, a una forma geométrica de la Naturaleza según otros tantos, algo que sube y que baja a la vez, de variables tamaños, en apariencia vacía de contenido pero al mismo tiempo tan llena, es todavía motivo de debate entre los académicos.

Pero lo que nos importa hoy son las palabras de Swami Premananda:

“El ātman, el alma divina individual, tiene la forma sutil de un lingam. Paramātman, el alma suprema que todo lo impregna, también existe en la forma de un lingam. La realidad es que lo divino no posee ni nombre ni forma, pero la manera más cercana de describir esta forma de energía es la forma del lingam”.

En el intento de experimentar lo Supremo, uno se ve obligado a poner algún nombre y alguna forma, aunque sea lo más minimalista posible, para que la mente tenga algo de que agarrarse, al menos al principio.

En la tradición del Advaita Vedānta, por ejemplo, cuando se dice “Śiva” no se hace referencia al gran yogui meditando en los Himalayas, sino al Absoluto, y así también se habla de Śiva para indicar un estado de silencio, de quietud, de interiorización.

lingam

El indólogo David Frawley dice que “Śiva mora en la siempre despierta conciencia pura que es nuestro propio ser… Al movernos hacia lo profundo de nuestra naturaleza de Śiva, vamos más allá de cuerpo y mente, de tiempo y espacio, hacia la luz pura e inmortal de conciencia sin límite”.

A este respecto, me gustó mucho cómo describen estos conceptos unos devotos amigos, en su invitación de Mahāśivarātri:

“Śiva es la representación del espíritu como conciencia pura. Su naturaleza es gozo y amor perfectos, eternos e inmutables. Es nuestra más profunda esencia. Nuestro verdadero Yo”.

Uno puede cambiar las palabras (los nombres) y las formas, pero el mensaje está bien claro y a la vista y, según dicen los sabios, es en esta noche cuando toca intentar descubrirlo con mayor ahínco.

¡Om namaḥ śivāya!

Anuncios

»

  1. A nosortos nos pilló el año pasado en Varanasi, y el dueño de la guesthouse (al que llamaré Prakesh para ocultar su identidad), que es un brahmín majísimo, nos invitó a su templo habitual.. Cuando llegamos ellos ya llevaban un rato sentados en el suelo (detalle redundante tratándose de la India) cantando a todo volumen e in-crescendo.. Después de un rato que consideramos suficiente para que ni el más devoto pudiera sentirse ofendido, hicimos ademan de irnos, y Prakesh nos sentó de nuevo con un delicado gesto de mano (de esos que solo los indios hacen) suplicándonos paciencia, haciéndonos saber que lo mejor (para el criterio occidental -según sus cálculos, claro-) estaba por llegar.

    Terminaron los cánticos, a los que ya les había cogido el gustillo-mantra y aparecieron por arte de magia dulces variados y chai muy amarillo, junto con un boloncho de Bang (opcional). Luego se pusieron en pie, quitaron las telas sobre las que todo había sucedido y.. empezó la disco party.. El templo entero lleno de feligreses masculinos bailando todo el abanico desde Bolliwood hasta nuzé.. Algunos hacían el rol de mujeres, con miradas coquetonas y caderas insinuantes, y otros de varones, bailando con varones, bailando con doncellas.. un gran lio.. Yo, que por fortuna kármica pertenezco al clan de los paradetes (y que tanto me hizo sufrir en la adolescencia pero que tan enormes beneficios me ha traido en la madurez), me dediqué más a la observación exterior (en aquellos momentos la introspección..como que no) pero mi colega se desmelenó, coqueteando con tod@s, cosa que alegró mucho a nuestro anfitrión.. Al final concluimos que Siva se complace más cuanto más bailan y mejor se lo pasan sus feligreses..

    !om namah shivaya¡

    Responder
    • Jaja, me has hecho reír mucho y no es la primera vez que escucho una historia similar, pero nunca ¡en la mismísima gran noche de Shiva! La conclusión final parece acertada, a Shiva le gusta bailar y, todos, nos guste o no, tenemos que bailar a su ritmo… Muchas gracias por el deleitante relato.

      ¡Om Namah Shivaya!

      Responder
  2. Manuel Salvador

    Muchas gracias _()_

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: