Canal RSS

La Śakti por Swami Premananda

Publicado en

Tengo pendiente un post para concluir el relato de mi estadía en Mumbai pero estoy inmerso en la energía del festival de Navarātri (que acaba el 22 de Octubre) y no puedo hacer otra cosa que escribir sobre la Madre Divina. En realidad, hoy quiero compartir fragmentos de charlas dadas por Swami Premananda acerca de la Śakti (Shakti), la fuerza universal, madre de todos y todo, pues me han parecido inspiradores para estos días de celebración, y por supuesto, para todo el año.

Swamiji explica: “Śakti es la antigua palabra sánscrita que significa fuerza o energía divina. Śakti es fuerza. Los átomos fueron creados por medio de esa fuerza. Las piedras, la tierra, el agua, las plantas y los animales, todos fueron creados por la fuerza divina. Fue esta misma fuerza la que creó este mundo y los seres que en él viven. La humanidad fue creada por Śakti.

El hombre, por tanto, puede usar la fuerza divina para experimentar su propia naturaleza espiritual sutil aparte de su naturaleza material densa. Limpiando la mente de pensamientos innecesarios y abriéndola a la Śakti divina, uno puede tener experiencia de esta Śakti (…) Esta experiencia le lleva a uno a conocer su propio Yo superior, ¡que también es Śakti!”

En la misma línea, dice Swami: “Aquello de lo cual emana toda vida es llamado Madre por todos los hindúes. A medida que los primeros pueblos se desarrollaron rindieron culto a la tierra, a los ríos, a los mares y al fuego y se referían a éstos como Diosa Madre. Si vais más allá del nombre y de la forma, la fuerza pura que queda es Śakti (…) Debes entrenarte para comprender y percibir a Śakti, la fuerza divina. La mayoría de las personas no percibe nada porque no puede pensar más allá del nombre y de la forma”.

Imagen de la Madre Divina cubierta de flores después de un ritual.

Imagen de la Madre Divina cubierta de flores después de un ritual.

Swami también dice: “A las características o las cualidades de la Śakti, a menudo se las compara con el gran amor de una madre. El amor de madre es desinteresado, puro y sin fin. Y no obstante, ¿cómo podemos describir adecuadamente la Madre infinita de todo el universo? Es mejor contemplar su grandeza y majestuosidad. Ella es todopoderosa. Ella es inteligencia, conciencia, conocimiento, belleza suprema, absoluta compasión, gloria divina, magnificencia… una lista de infinito esplendor”.

Y agrega: “Recuerda que todo concepto en la existencia está contenido en la fuerza primordial de Śakti. Ella es todo y puede hacerlo todo por ti. No tienes nada que temer ni nada por lo cual preocuparte si adoras a la fuerza Madre. La Madre siempre realiza su trabajo maternal, incluso mucho más que una madre humana”.

Swami Premananda, sin barba y con cabello corto, en el año 1987, haciendo un ritual a la Madre Divina.

“La Madre es total felicidad, pureza, compasión extrema y gracia suprema. Ni siquiera un átomo del universo puede moverse sin su conocimiento. La gracia de la Madre Divina es realmente la energía de lo Supremo, la energía de Dios que da sostén para vuestro progreso hacia la libertad y la felicidad. Más le pides a la Madre y más te acercas a ella, más fácilmente te da su gracia. Para recibirla debes tratar de llenar tu corazón con pensamientos de lo Divino, con luz y verdad.

Necesitas desterrar los sentimientos negativos y permitir a la Madre que more en tu corazón. No des sitio en tu corazón para pensamientos o acciones oscuras. Dedica tu mente y corazón a la plegaria y al servicio espiritual lo mejor que puedas”.

Sobre la plegaria, Swami da un bello ejemplo:

“Oh Madre Divina, eres la única que puede mantenerme verdaderamente feliz de todos estos problemas y preocupaciones. Tú has creado este cuerpo y mi vida. Estoy sufriendo de ansiedad y eso significa que me estás poniendo a prueba. Cuando me siento pacífico y feliz significa que he recibido tu gracia divina… Por favor, acéptame totalmente; por favor elimina mi miedo   y dame sabiduría y paz verdaderas”.

En el Ashram Sri Premananda del sur de la India, todo los atardeceres se realiza una ceremonia de abhiṣekam a la Madre Divina  (en su aspecto de Bhuvaneśvarī) y, al final, se canta el Amman Maṅgala ārati al tiempo que se muestra una lámpara de fuego a la imagen de la deidad. El canto me parece muy bello y sus versos inspiradores, especialmente los finales:

Ādi-Śakti Para-Śakti Om Śakti Om

O sea:

“La energía primordial, la energía suprema, OM es Śakti ”.

Para terminar, comparto entonces una grabación clásica (con quizás 20 años de antigüedad y hecha en el Sri Premananda Ashram), de ese canto que en estos días de Navarātri cobra especial sentido:

¡Om Śakti Om!

Anuncios

Un comentario »

  1. La Sakti es Mi Poder y ella conmigo formamos uno, sin ninguna dualidad, igual que el fuego y su poder de quemar.
    No hay Creación ni Evolución, todo es una expresión o expansión de mi amada Sakti, que por otra parte, no se separa ni un milímetro nunca de Mí.
    De ella viene Mi Gracia, al igual que de ella viene el velar mi auténtica naturaleza.
    🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: