El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

El mantra “tvam eva mātā ca pitā tvam eva…”

El mantra “tvam eva mātā ca pitā tvam eva…”

El mantra “tvam eva mātā ca pitā tvam eva…”

El mantra “tvam eva mātā ca pitā tvam eva…”

El mantra “tvam eva mātā ca pitā tvam eva…”

Cuando hace unos días preparaba la celebración de Guru Pūrnimā me vino a la mente un tradicional mantra que dice, básicamente, que Dios es todo. Y yo pensé que esa idea también se podía aplicar al maestro espiritual. El mantra en cuestión es el famoso:

tvam eva mātā ca pitā tvam eva /

tvam eva bandhuś ca sakhā tvam eva /

tvam eva vidyā dravinam tvam eva /

tvam eva sarvaṁ mama deva deva //

En cuanto a la pronunciación, en sánscrito, la ‘v’ después de consonante (como en tvam) tiene un sonido entre una ‘v’ y una ‘u’ corta. Por otro lado, la ‘c’ se pronuncia siempre como ‘ch’. Las rayitas arriba de las vocales implican que éstas son el doble de largas que las sin rayita. La traducción (casi) literal del mantra sería:

«Tú eres ciertamente madre y tú eres ciertamente padre /
Tú eres ciertamente pariente y tú eres ciertamente amigo /
Tú eres ciertamente sabiduría y tú eres ciertamente riqueza /
Tú eres ciertamente mi todo, Oh Dios de dioses» //

Añadiendo una nota a la traducción, la palabra bandhu, que traduzco en su más usual acepción de «pariente» también podría significar «hermano», sobre todo en traducciones más poéticas.

Como ocurre con muchos mantras de tradición popular hay dificultades para determinar el origen de esta oración tan conocida y repetida. Tradicionalmente se dice que se trata de una oración que aparece en el gran texto épico del Mahābhārata, específicamente en el Strī parva, el libro 11, en que las mujeres lloran a los numerosos caídos de la gran guerra entre Pāndavas y Kauravas, estos últimos los grandes derrotados. El mantra se atribuye a la reina Gāndhārī, esposa del rey ciego Dhritarāshtra, patriarca de los Kauravas, que debe soportar la muerte de sus cien hijos.

Ante tal pérdida, Gāndhārī maldice al Señor Krishna por no haber evitado la fatal guerra, aunque previamente, según la tradición popular, le dirige con devoción la oración que nos compete. En mi investigación personal no pude encontrar el fragmento con el mantra en las ediciones del Mahābhārata consultadas, mientras sí que está la maldición de Gāndhārī.

tvam eva mata

Como la fuente no era clara seguí la investigación y por lo que encuentro el mantra aparece en un texto aparentemente compilado en el siglo XX llamado Pāndava Gītā (también Prapanna Gītā), que es una «colección de hermosos versos de diferentes fuentes» o «una antología de delicadas citas llenas de devoción, en la que muchos personajes del Mahābhārata figuran como autores». Sin embargo, según se explica, la mayoría de esos mantras «no aparecen en el Mahābhārata«.

La conexión Rāmānuja

Sri Rāmānuja fue un gran santo y filósofo váishnava del sur de la India, que vivió en el siglo XI-XII d.C. Es muy conocido por sus filosóficos comentarios de las escrituras y por ser el precursor de lo que se conoce como la escuela del ‘no dualismo cualificado’ o Viśiṣṭādvaita. Al mismo tiempo, Rāmānuja era un ferviente devoto y promulgador del camino del corazón, por lo que también escribió inspirados versos a su amado Señor Vishnu.

tvam eva mata

Específicamente nos interesa su śaraṇāgati gadyam, una plegaria de entrega total al Señor Nārāyaṇa en que aparece un mantra familiar con una ligera modificación en el segundo verso:

tvam eva bandhuś ca gurus tvam eva /

La única diferencia es que la palabra sakhā es reemplazada por guru («tú eres ciertamente maestro espiritual»). Teniendo en cuenta que esta última versión está documentada uno podría creer que es más fiable que la que se atribuye a la reina Gāndhārī en el Mahābhārata (de todos modos, la versión más difundida es la que dice sakhā).  

A la vez, el mismo Rāmānuja podría haber tomado un mantra clásico como inspiración para su poema devocional. Por otro lado, la tradición oral popular siempre se supone más antigua, aunque también más proclive a las variaciones.

En cualquier caso, mi inacabada investigación académica fue sólo una consecuencia aleatoria de mi intención primigenia de recordar un mantra muy hermoso, que creo es aplicable tanto a Dios como al maestro. Las divergencias de uno o dos términos sólo reafirman que lo Divino y sus roles nunca pueden ser limitados por las palabras, apenas indicios de un Todo inefable.

Para cerrar comparto una versión del mantra que me parece bonita:

Suscríbete al boletín para recibir las novedades y accede gratis a la serie de video-sesiones:

Suscríbete a mi newsletter y accede gratis a la clase online:

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

El mantra “tvam eva mātā ca pitā tvam eva…”