El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Dīpavali, el festival de la luz y la renovación

Dīpavali, el festival de la luz y la renovación

Dīpavali, el festival de la luz y la renovación

Dīpavali, el festival de la luz y la renovación

Dīpavali, el festival de la luz y la renovación

Este martes 13 de Noviembre 2012 se celebra la festividad hindú de Dīpavali. La palabra Dīpavali se suele traducir como ‘hilera de luces’ y también es posible verla contraída como Dīvali o en sus versiones fonéticas anglosajonas: Deevali o Diwali.
La fecha de celebración varía cada año pues depende del calendario lunar. Dīpavali se celebra en la luna nueva (o negra) del mes hindú de Kārtikka, que es el octavo del calendario hindú y corresponde a Octubre-Noviembre del calendario occidental.
En la filosofía de la India, la luna nueva se relaciona con dejar atrás antiguas ideas, pues se comienza a pasar de la oscuridad hacia la luz, simbolizada en la luna llena. Obviamente, este proceso sucede de forma recurrente cada mes, pero el mes de Kārtikka es considerado el mes más oscuro del año y, por tanto, su luna nueva es la noche más oscura del año.
Por ello, para contrarrestar esa noche tan oscura se celebra en la India el festival de la luz, que no es otra cosa que una metáfora del eterno predominio de la sabiduría espiritual sobre la ignorancia material.
Regreso a Ayodhyā

Este simbolismo tiene su correlato histórico-mitológico en el hecho (bien explicado por la Casa de la India en Valladolid) que Dīpavali conmemora el retorno del Señor Rāma, después de 14 años de exilio, a la ciudad de Ayodhyā, capital de su reino. Rāma acababa de derrotar al demonio Rāvana y de rescatar de sus garras a su amada esposa Sītā, en la lejana isla de Lanka. Durante el regreso de la Divina pareja al reino, en plena noche, su camino fue iluminado por el gozoso pueblo con lámparas y velas, como ayuda para que encontraran el camino y como símbolo lumínico de que su guía exterior e interior volvía a casa.
Es por ello que, tradicionalmente, Dīvali se celebra encendiendo lamparillas de aceite hechas de barro, de forma que todas las casas y tiendas queden adornadas e iluminadas. En la actualidad se usan también luces y lamparillas eléctricas, como así también muchos fuegos artificiales y petardos. En un antiguo post cuento mi experiencia con estos artilugios en la ciudad de Chennai.

El famoso Festival de la Luz ha dado lugar a imágenes como esta circulando en las redes sociales, en que un supuesto satélite de la NASA ha captado como luce India (y Sri Lanka) de noche, durante las celebraciones de Dīvali. He investigado un poco y no puedo asegurar que el dato sea fiable, aunque si lo fuera da una idea de la importancia de las celebraciones.

Asimismo, Dīpavali es la festividad en que se adora a la Madre Lakshmī, la diosa de la riqueza y la prosperidad. Para esta ocasión las casas se limpian e incluso se pintan, como preparación para que Lakshmī las visite y dispense su abundancia en cada familia y hogar.

Año Nuevo

El hecho de que Dīpavali ocurra en la noche más oscura del año hace que, extraoficialmente, también se la considere la noche de ‘año nuevo’. Si uno debe buscar un paralelo occidental para explicar Dīvali se puede decir que sería Año Nuevo por su significancia simbólica de ‘renovación’. Todas las personas llevan ropas nuevas, a la vez que se realizan regalos, se envían tarjetas de felicitación, se tiran fuegos artificiales, se realizan reuniones familiares y hay una palpable atmósfera de alegría colectiva (efectivamente, es una combinación de lo que en Occidente sería Navidad y Año Nuevo).
Por tanto, ni el calendario hindú ni el occidental marcan que sea la fecha de ‘año nuevo’, sin embargo por la cuestión lunar es considerada una época de renovación. Es esta idea la que lleva a limpiar las casas y a encender las lámparas, cuya luz, como explica Swami Chidanand Saraswati, «quema la oscuridad de aquello que es viejo, pasado y que impide nuestro progreso, abriendo camino para un nuevo nacimiento».
Este nuevo nacimiento es, explica Swami Chidanand, el de «nuevos pensamientos, nuevas visiones, ideas e ideales».

Por tanto, saludo cariñosamente a todos los lectores en este Dīpavali y deseo que todos los seres logremos abandonar y renovar nuestras visiones erradas, para así encender nuestra lámpara espiritual interior, de forma que ilumine nuestro camino hacia la felicidad permanente.
——————————————————————————————————————————————————————
Si te gusta este blog, es muy probable que estés interesado en apoyarme en mi nuevo proyecto de crowdfunding para ir a la India en Febrero 2013 a investigar la gran festividad espiritual de la Kumbha Melā y escribir un libro sobre el tema. Para más detalles, clicar aquí. Para apoyar el proyecto en Lánzanos, clicar aquí.

3 comentarios

  1. Sí, que vengan ideas nuevas que nos llenen de gozo y felicidad y que nos den fuerzas para que recordemos la verdadera naturaleza de este mundo y actuemos en consecuencia.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Dīpavali, el festival de la luz y la renovación