El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Ātma Vidyā, conocimiento del Ser

Ātma Vidyā, conocimiento del Ser

Ātma Vidyā, conocimiento del Ser

Ātma Vidyā, conocimiento del Ser

Ātma Vidyā, conocimiento del Ser

La semana pasada publiqué un post promocionado mis talleres de Filosofía Espiritual de la India en Barcelona y, coincidentemente, a los dos días leí un discurso espiritual de Swami Premananda que me hizo pensar en la poca importancia del saber intelectual para el sendero espiritual.
El discurso en cuestión aparece en la edición de Septiembre 2012 de Prema Ananda Vahini, la revista oficial del Sri Premananda Ashram, y se titula Conocimiento Verdadero (la revista está en inglés y se puede leer completa aquí).
A continuación cito un fragmento de las palabras de Swami:
«La mayoría de las personas desean tener conocimiento de algún tipo, pero en última instancia el único conocimiento que tiene valor verdadero y duradero durante todo el ciclo de nacimientos y muertes es ātma vidyā, el conocimiento del Ser. Nuestro verdadero Ser es la Divinidad. Por tanto, el verdadero conocimiento es la sabiduría eterna que llega sólo cuando uno está cerca de Dios. ¿Cómo podemos acercarnos a Dios? ¿A través de libros, tomando un curso especial, memorizando escrituras? No. La forma más fácil de acercarse a Dios es a través del amor. Verdadero y puro amor por Dios.
¿Dónde está Dios? Tú me dirás, ‘Ah, Dios está en todas partes y en todos los seres vivientes’. Entonces, si realmente crees esa teoría, ¿por qué no vives de acuerdo a ella? Si la humanidad viera lo Divino en toda vida, los terribles problemas de violencia, guerra y hambruna no existirían hoy en día, ya que los seres humanos estarían concentrados en servir y ayudarse mutuamente.
La forma más elevada de estudio es entenderte a ti mismo. Habiendo entendido tu naturaleza y conocido tus faltas, debes esforzarte por la perfección. ¿Qué es perfección espiritual? ¿Es acaso tener nombre y fama por tu conocimiento y poder espiritual? ¡Es lo opuesto! Aspira a ser desconocido, humilde y simple. Entonces seguramente estás yendo por el camino correcto. Los corazones puros e infantiles están preparados para que la luz espiritual entre en ellos.
Una forma de hacer esto es, efectivamente, tratar y ver a lo Divino en los demás. Nunca te creas más grande que otra persona por ninguna razón. Si no tienes una buena opinión de ti mismo pero siempre piensas muy bien de los demás, estás en el camino de tener una mente inegoísta llena de amor por lo Divino, que existe en todos los seres.
No te estoy pidiendo que te consideres inferior a los demás. Te estoy pidiendo que tengas confianza en tu propio Ser Divino y no en tu ser-egoico. Cuando tratas de entender que la Divinidad está dentro de ti, tienes confianza en esa Divinidad».

Swami Premananda

Anti-Marketing

Swami dice claramente que no nos conoceremos a nosotros mismos ni nos acercaremos a Dios leyendo libros o tomando «un curso especial». Esta enseñanza puede ser obvia para algunas personas, pero me hizo mucha gracia ‘encontrarla’ justo después de promocionar los talleres de filosofía, pues me pareció un puntual recordatorio de que por más que uno aprenda muchas palabras en sánscrito y sepa cosmogonía hindú, lo importante de verdad reside en una capa más profunda e íntima.
Es teniendo en cuenta esta enseñanza aquí explicada por Swami, que mi planteamiento del taller tiene también un enfoque práctico. Asimismo, me parece evidente que conocer filosofía y, sobre todo, simples conceptos relacionados con las enseñanzas espirituales que todos los maestros genuinos han dado a la humanidad, puede ser útil a la hora de embarcarse en el estudio de uno mismo.
De todos modos, nunca está de más que el maestro nos recuerde verdades obvias (de hecho, es fundamental), para que así uno no se deje cegar por el ego y se crea que está en una posición de enseñar.
Como consecuencia, empiezo a entrever que en estos talleres seré un estudiante más, en este vital intento de conocerse a uno mismo.


——————————————————————————————————————————————————————
Si te gusta este blog, es muy probable que te guste el libro Diario de viaje espiritual de un hijo de vecino que resume mis seis viajes a la India, mi búsqueda espiritual y los conocimientos básicos sobre la cultura y religión de ese gran país. Para más detalles del libro, clicar aquí. Para comprarlo en papel, clicar aquí. Para comprarlo en formato digital, clicar aquí.

0 comentarios

  1. Esta muy bien su blog y así como dice acerca del amor es perfecto yo se que sus conocimientos le han costado pero si cuando menos compartiera cuando menos lo mas básico del sánscrito ese también seria un acto de amor se lo dejo a su respetable criterio ! Paz y tranquilidad en su corazón hermano ! Desde un hermoso país llamado MEXICO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Ātma Vidyā, conocimiento del Ser