El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

La Auto-Realización, un problema de traducción

La Auto-Realización, un problema de traducción

La Auto-Realización, un problema de traducción

La Auto-Realización, un problema de traducción

La Auto-Realización, un problema de traducción

Cualquier persona, que sepa algo de inglés y prefiera ver películas o series de televisión en versión original, sabe lo terrible que pueden ser los títulos de estas obras en sus forzadas traducciones al español. De hecho, con Hansika nos divertimos (e incluso discutimos) comparando los títulos que reciben las películas en Argentina y en España; títulos en ocasiones muy diversos entre sí y, por lo general, sideralmente diferentes del original.
Algo similar sucede con las palabras sánscritas relacionadas con espiritualidad e hinduismo (por ejemplo, yantra o hatha), que por lo general necesitan de cinco o seis vocablos en español o inglés para expresar su significado original. Esta dificultad en la traducción se basa en que la lengua sánscrita está embebida de sabiduría milenaria, y en que ciertas palabras sirven para describir procesos o situaciones que sólo se entienden conociendo al menos lo básico de filosofía hindú.
Existe una palabra que se ve con mucha frecuencia en textos sobre espiritualidad y filosofía y que, según creo, está malentendida por fallas de traducción. Me refiero a ‘AutoRealización‘. Lo paradójico del caso es que esta palabra no está traducida del sánscrito, con su sutileza filosófica, sino que proviene directamente del inglés ‘Self-Realization’.

Definiciones e interpretaciones

En inglés, la palabra realization significa dos cosas:
1 –Llevar a cabo un acción
2 – Comprensión.
Por tanto, el verbo inglés realize (o realise) puede significar ‘realizar’ o ‘llevar cabo’, por un lado, o ‘darse cuenta’ o ‘comprender’, por el otro.
Evidentemente, es en la segunda acepción la que se aplica al compuesto ‘self-realization’, que en español se traduce literalmente como ‘auto-realización’. Si uno está habituado a leer textos espirituales en español, probablemente ya sepa (o intuya) a que se refieren los maestros espirituales cuando hablan de ‘auto-realización’. Si uno tiene este entendimiento es debido a la lectura de varios textos y al uso del pensamiento deductivo, pero no gracias a la traducción, que no deja de ser un misterio para los principiantes.
En español, según la RAE, la palabra ‘realización’ tiene cuatro acepciones, tres de las cuales son variantes de ‘llevar a cabo’, mientras que la última refiere al verbo pronominal ‘realizarse’ y dice: «Sentirse satisfecho por haber logrado cumplir aquello a lo que se aspiraba». De aquí nace, por ejemplo, la popular expresión ‘sentirse realizado’.

A la confusión de términos debe haber contribuido la traducción al español de la jerarquía de necesidades humanas creada por el psicólogo Abraham Maslow, en que el último estadio se denomina ‘self-actualization’ y es traducido como ‘auto-realización’, en este caso con más acierto, pues la idea de fondo es llegar a materializar todo el potencial del individuo, aunque no en términos propiamente espirituales.
Ahora bien, en ningún caso la palabra ‘realizar’ tiene en español el sentido de ‘comprender’, que es en realidad el significado que nos interesa quedarnos del vocablo realize inglés. En inglés, self-realization significaría ‘auto-comprensión’ o ‘auto-entendimiento’, y la mejor traducción posible, creo, es ‘auto-conocimiento’.
Verdadero sentido

Insisto en que si uno ha leído varios textos sobre espiritualidad y ha tenido la fortuna de que le expliquen detalles filosóficos, este fallo de traducción no es un obstáculo. Cuando yo leo ‘auto-realización’ sé a qué se refiere el texto, porque ya conozco el sentido original, además de porque sé lengua inglesa.
De todos modos, he notado que este no es siempre el caso. La no-completitud de sentido de la palabra ‘realización’ en español lleva, por lo general, a interpretaciones más cercanas a ‘sentirse realizado’ que a ‘auto-conocimiento’. Por tanto, el buscador espiritual desprevenido puede confundir ‘auto-realización’ con tener el trabajo de sus sueños, una casa con jardín o una familia unida, aspectos más relacionados con la ‘realización personal’ que con conocer la propia y verdadera esencia interior (que la filosofía espiritual dice es Divina).
De hecho, self-realization es utilizado como sinónimo de God-realization, es decir ‘conocimiento de Dios’; a la vez que puede ser sinónimo de ‘iluminación’ o ‘liberación’.
El gran santo Paramahansa Yogananda fundó en 1920 la conocida organización Self-Realization Fellowship y quien mejor que él, entonces, para definir este complejo término:

«Es el conocimiento, en cuerpo, mente y alma, de que somos uno con la omnipresencia de Dios; de que no tenemos que orar para que venga a nosotros, de que no estamos meramente cerca de ella todo el tiempo, sino que la omnipresencia de Dios es nuestra omnipresencia; de que nosotros somos tan parte de Él ahora, como lo seremos siempre. Todo lo que tenemos que hacer es perfeccionar nuestro conocimiento».

Paramahansa Yogananda

Como siempre pasa con el conocimiento libresco, saber a qué se refieren los textos o maestros cuando hablan de ‘auto-realización’ no me va a transportar a este estado de dicha sin límite. Se trata, por supuesto, de un mero conocimiento intelectual, pero que es útil para discernir entre lo que realmente explican y resaltan las enseñanzas espirituales y lo que ‘uno cree entender’.
Una diferencia que puede ser fundamental.
——————————————————————————————————————————————————————
Si te gusta este blog, es muy probable que te guste el libro Diario de viaje espiritual de un hijo de vecino que resume mis seis viajes a la India, mi búsqueda espiritual y los conocimientos básicos sobre la cultura y religión de ese gran país. Para más detalles del libro, clicar aquí. Para comprarlo en papel, clicar aquí. Para comprarlo en formato digital, clicar aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

La Auto-Realización, un problema de traducción