El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Krishna y el Papa

Krishna y el Papa

Krishna y el Papa

Krishna y el Papa

Krishna y el Papa

Hace un par de meses, yo visitaba un mercadillo de segunda mano en Barcelona, no tanto por voluntad propia sino más bien acompañando a Hansika, cuando vimos a tres muchachos hindúes que se detenían en un puesto a leer un típico pañuelo indio con escritura devanagari. Uno de los muchachos leyó en voz alta la palabra «Krishna» (ya que el chal en cuestión tenía escrito el famoso mahamantra ‘Hare Krishna’), y entonces la chica dueña de la parada, viendo que alguien podía develarle detalles de su propio producto, le preguntó con avidez, «¿Qué significa?». El joven hindú, arrastrado por el ritmo de sus compañeros, dudó un momento, y mientras se alejaba dijo con tono simplificador: «Es como el Papa…». Yo, a pesar de haber estudiado en un colegio secundario católico, no sé mucho del Papa, y quizás por eso nunca se me habría ocurrido hacer una analogía de ese tipo. Sin embargo, analizando el concepto me vino a la cabeza una definición típica del Papa que yo (y por lo que sé, no sólo yo) había escuchado durante mi infancia y (primera) juventud, a saber: «El Papa es el representante de Dios en la Tierra». Por su parte, Krishna es considerado por el hinduismo como un avatāra. La palabra ‘avatāra‘ pertenece a la lengua sánscrita y se forma con el prefijo ava, que significa ‘de arriba hacia abajo’ y con la raíz verbal tri que es ‘atravesar’. Por lo tanto, en la filosofía de la India un avatara es la Divinidad (o una expansión de la misma) que desciende a la Tierra, es decir una encarnación de Dios en la Tierra. Según la tradición espiritual de la India, a lo largo de los tiempos ha habido muchas de estas encarnaciones, y continúa habiéndolas, en la medida que la humanidad cae en la ignorancia y el mundo vive períodos de oscuridad, lo cual no es poco frecuente. Se trata de una forma que tiene la Divinidad de guiar a la humanidad por el camino correcto, el llamado dharma. De hecho, en muchos casos se considera a algunos maestros espirituales (Guru) como avatares, de ahí que se les llame Gurudeva, ‘Guru Divino’. Asimismo, en el hinduismo hay un grupo de avatares principales conocidos como dasāvatāra, que son las diez encarnaciones más famosas del Señor Vishnu, la deidad que representa el aspecto de la conservación en la Trimūrti, la elemental y cíclica Trinidad hindú, donde Brahmā es el Creador, Vishnu el Preservador, y Shiva el Destructor/Regenerador. Vishnu, al cumplir la función de mantenimiento del Universo ha sido siempre relacionado con el amor y la devoción, y por tanto los dasāvatāra descienden de él.

En el caso específico de Krishna, se le considera el octavo avatar de Vishnu, además de una persona histórica protagonista del poema épico del Mahābhārata, obra que contiene la Bhagavad Gītā (el diálogo trascendental entre Krishna y su amigo y discípulo Arjuna) y donde aparece su famosa afirmación sobre la encarnación en la Tierra:

Yadā yadā hi dharmasya glānir bhavati bhārata / abhyuttahānam adharmasya tadātmānam srjāmy aham (Bg. G. 4.7)
Es decir:
«Cuando quiera que haya una disminución del dharma (justicia), Oh Arjuna, y un aumento del adharma (injusticia), entonces yo me encarno».
A lo que luego agrega: “Para la protección de los buenos, la destrucción de los perversos y la restauración del dharma, yo nazco en cada era” (Bg. G. 4.8).

Volviendo al mercadillo, y después de este análisis, yo puedo ver cierta coherencia en la explicación que dio el joven indio sobre la similitud entre Krishna y el Papa católico. Si el muchacho, como yo, escuchó la definición papal de «representante de Dios en la Tierra», puede que haya inferido que el octavo avatar de Vishnu y el Papa pertenecen a la misma categoría de ‘representantes Divinos’. En este sentido, y desde mi punto de vista (y no sólo el mío), hay más paralelismos entre Krishna y Jesucristo que entre Krishna y el Papa. En todo caso, la diferencia radica en que para el hinduismo estas encarnaciones Divinas no suceden una única vez y existen varios ‘Hijos de Dios en la Tierra’ durante la historia. Puede que por este carácter exclusivo de Jesucristo, el indio prefiera elegir al Papa como punto de comparación con los avatares hindúes, ya que Papas ha habido muchos y habrá más, igual que avatares. De todos modos, me parece que hay una diferencia evidente en la categoría de representante Divino entre un avatāra y un Papa. El primero es una expansión Divina que se encarna en un cuerpo; el segundo es un hombre ordinario que se ve investido con facultades Divinas, incluida la infalibilidad pontificia. No puedo saber si las razones que llevaron a ese muchacho indio a hacer la comparación que nos compete fueron guiadas por los mismos hilos que he trazado aquí, o quizás fue una simplificación o un malentendido. Quizás el indio escuchó esa idea de alguien más y la copió; quizás no sabe nada de religiones y dijo lo primero que le vino a la mente… Más allá del debate posible, lo que yo quería destacar con este post, además de similitudes y diferencias, es la cualidad que tiene en general la filosofía de la India de aceptar dos culturas y dos visiones de mundo en apariencia divergentes. En lugar de horrorizarse por una posible analogía, o decir «es difícil de explicar», el indio transmitió la idea lo mejor que supo. En tiempos en que el Papa católico no tiene la mejor prensa, incluso para algunos de sus feligreses, el muchacho indio realizó una comparación que puede sonar simplificadora, pero que, vista desde un ángulo positivo-espiritual, también puede considerarse muy poco dogmática.

Si te ha gustado este post, te gustará esta clase online:

En esta clase especial exploramos las deidades fundamentales del hinduismo popular, remontándonos al menos dos mil años en la antigüedad. Con nuestro entendimiento actual, pero sin descuidar la tradición y sus historias sagradas, analizamos el ciclo de creación, mantenimiento y destrucción del cosmos junto a los dioses y diosas que lo hacen posible.

Asimismo, buceamos en el origen de la “mitología” y en las razones por las que el ser humano se relaciona con estas fuerzas superiores.

Incluye material en video, audio y textos descargables.

0 comentarios

  1. El comentario del niño me parece genial en su simplicidad; como tu dices, la filosofía indú no tiende a rechazar otras culturas o religiones. Lo que no me atrevería a decir, es si el Papa estaría de acuerdo con tal comparacion…

  2. Siempre me ha atraido mucho la filosofia indu por decirlo de algun modo, tienen una vision mas global ( no se concideran los unicos elegidos por Dios) Con respecto al comentario del joven indu, me parece que no estaba haciendo una comparacion entre el papa y Krishna, sino mas bien entre el pata y el mantra, Hare krishna,Hare Krishna, Krishna Krishna Hare Hare, Hare Rama Hare Rama ……., el mantra es de naturaleza divina, evoca, convoca o representa a Dios que es Krishna, Al igual que el Papa representa a Dios, tambien hay referencia en el Cristianismo a la importancia de cantar los santos nombres del señor.El Papa creo, seria comparable a un Guru, Jesus es visto como un Guru aquel que representa al señor en la tierra, Un avatar Krishna, no representa a Dios en la tierra sino que es Dios mismo.

  3. Hace poco coincidí con un maestro de los Hare Krisna y a partir de ahí empecé a buscar información, muy bueno tu post! Estoy de acuerdo con el comentario anterior en que el papa seria más bien un guru y por lo poco que se, Krisna es la bondad, la sencillez y el amor y el maestro en cuestión, lo tiene en el punto del corazón igual que cada uno de nosotros podemos ser Dios, pues el nos hizo a su imagen y semejanza cómo dice la biblia aunque esté tan manipulada. Sobre Jesucristo de lo que sé a parte de las enseñanzas del colegio católico es que significa cristal, se cristalizo y he leido que viajó a la India y allí aprendió los metodos espirituales de meditación, en muchas fotos tambien sale en la posición de flor de loto.Respecto a Dios cómo alguien superior a nosotros creo que eso será siempre un misterio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Krishna y el Papa