Canal RSS

Rameswaram

Publicado en

Una vez que Hanuman, el dios mono, llegó con la noticia de que Sita estaba cautiva en la isla de Lanka, en manos del rey Ravana, los ejércitos se alistaron para la batalla final, con Rama al mando, en lo que hoy se conoce como Rameswaram.

 

Puente

 

La distancia que hay desde Rameswaram a la isla de Sri Lanka es de aproximadamente cuarenta kilómetros.

Según el poema épico Ramayana, para cruzar el Golfo de Mannar, los vanaras, hombres-monos, construyeron un puente con piedras que permitió al príncipe Rama y su ejército llegar hasta el reino de Ravana, donde después de una larga batalla Rama lo mató, y la rectitud prevaleció.

 

Dicho puente aún existe y se conoce actualmente como Adam’s bridge (el puente de Adán). El puente, al parecer, está formado por bancos de arena y si bien la mayoría del tiempo está bajo el agua, la profundidad que tiene es muy poca. De hecho, el puente se puede ver desde el aire uniendo las dos costas.

Hay análisis geológicos y de todo tipo, que explican este puente natural como el resto de una antigua unión territorial entre la isla y el continente, lo cual es muy probable.

De todos modos, yo estoy convencido de que el puente lo hizo Hanuman y su ejercito, por supuesto.

 

 

Adam's Bridge visto desde el aire

Adam's Bridge visto desde el aire

 

 

Isla

 

Paradójicamente, Rameswaram también es una isla en sí misma.

Yo, como tantos otros, creía que era una península, pero estaba equivocado o mal informado. Se trata de una islita de sesenta kilómetros cuadrados que está separada del continente por unos dos kilómetros.

No sé si en la época de Rama está isla estaba unida al continente o si todo el ejército cruzó nadando o en barco, pero aquí no hizo falta construir un puente de piedras.

 

Lo que sí hizo falta construir fue un puente ferroviario, aunque esto fue hecho por los ingleses hace cien años. Luego, hace treinta años, se construyó el puente de carretera de manera que los autobuses y automóviles también estén comunicados. Ambas versiones se llaman Pamban bridge.

 

La llegada a Rameswaram es muy linda, al menos en tren. Por un lado, se ve el puente carretero, que está más elevado y cuyas columnas de cemento se hunden en el mar. Por otro lado, el tren va muy cerca del agua y como en todo tren indio, uno puede asomarse por las puertas abiertas y observar todo el entorno con mucha cercanía.

Además, a la entrada de la isla hay algunos barquitos y ya se vislumbra la arena. Pero no hay que engañarse, estamos en la India y es difícil ver idílicos paisajes de playas tropicales, sin al mismo tiempo, ver todo perturbado por una montaña de basura o por las chabolas que también nos dan la bienvenida a la isla.

 

 

Pamban Bridge visto desde el tren

Pamban Bridge visto desde el tren

 

 

Peregrinaje

 

A esto se suma el hecho de que Rameswaram no es un sitio turístico, sino un sitio de peregrinaje religioso. De peregrinaje religioso hindú, agrego.

 

Como ya he dicho, Rama venció y mató a Ravana. Ravana, además de ser un demonio y un rey, era un brahmín (perteneciente a la casta de los sacerdotes) y un gran devoto del señor Shiva, merced a lo cual había adquirido sus poderes, que luego mal usó como hemos visto.

Según las antiguas escrituras védicas del Hinduismo, matar un bhramín es uno de los peores pecados que se pueden cometer, pues se trata de la casta más elevada, justamente porque está dedicada a la vida espiritual.

 

Aquí, más de uno argüirá, no sin razón, que no importa si era un brahmín o el presidente de la nación, pero que su muerte era justificada debido a que había raptado a Sita, y además había ofendido y desafiado a los dioses.

Una vez más, para demostrar su total adherencia al dharma, es decir, a las leyes universales que regulan la forma correcta de actuar, Rama decidió expiar su falta por haber matado a Ravana, lo cual no quiere decir que no haya sido un acto justificado.

Es decir, el deber de Rama como guerrero, esposo y defensor del bien era matar a Ravana; a la vez, que su deber como devoto, respetuoso de la tradición y las escrituras, era el de hacer un acto de expiación.

 

Ramanathaswamy

 

Se trataba, en realidad, de un acto de expiación piadoso, nada grave.  Debido a que Ravana era un gran devoto del Señor Shiva, Rama se dispuso a hacer una puja (ritual) a un Shivalingam, el símbolo oval del Absoluto, relacionado con el dios Shiva (detallado justamente en el post “Shivalingam”).

Ante la ausencia de un verdadero lingam, Sita construyó uno de arena, que Rama adoró como símbolo de respeto y devoción a Shiva.

 

Se dice que el sitio donde Rama realizó esta puja, es donde está construido el templo de Ramanathaswamy, principal atracción del pueblo de Rameswaram.

Como sabemos, en la India hay infinidad de sitios sagrados. Sin embargo, el templo de Ramanathaswamy, está entre los templos más importantes del país. Rameswaram es una de las cuatro moradas sagradas del Hinduismo, de hecho.

 

A este respecto, en la tradición hinduista hay una gran separación que se cataliza en dos vertientes religiosas: Shaivitas (o Shivaitas) y Vaishnavas.

Los primeros son quienes consideran a Shiva como Ser Supremo y se identifican con su imagen, que está más relacionada con la vida ascética y desapegada.

Los Vaishnavas, en cambio, consideran a Vishnu como el Señor de Todo y sus encarnaciones (Rama y Krishna principalmente) son las imágenes más reverenciadas. Esta corriente está más relacionada a conceptos como el amor universal, ya que Vishnu es considerado originariamente como el preservador del Universo, al contrario de Shiva, que es el destructor.

 

Evidentemente, está distinción es una cuestión de gustos. Como en cualquier religión, los seguidores pueden tener más atracción o afección hacia un dios o un santo particular. De todos modos, en la India, esta diferenciación es importante e incluso puede ser motivo de polémica y luchas.

El Hinduismo puede ser una religión poco dogmática en algunos sentidos, pero siempre habrá seres humanos que son capaces de argumentar que Vishnu es mejor que Shiva, o por el contrario, que Shiva es un mero súbdito de Narayana. 

Aquí es donde se olvida que ponerle un nombre y una forma a la Divinidad tiene solamente un fin práctico, y no es una competencia para ver quien es el más poderoso.

 

Dicho esto, vuelvo al templo de Ramanathaswamy, que ostenta una condición especial:

El hecho de que el templo haya sido creado merced a un acto de Rama (parte del Vaishnavismo) pero en adoración a un Shivalingam (parte del Shaivismo), convierte a Ramanathaswamy en un lugar obligado de peregrinaje para las dos vertientes. Demostrando, así, que aunque los caminos sean diferentes, llegan siempre al mismo lugar.

 

 

Una de las entradas al templo de Ramanathaswamy

Una de las entradas al templo de Ramanathaswamy

 

 

Arquitectura

 

El templo, como la mayoría de los templos de la India, es muy grande y muy diferente a lo que uno está acostumbrado, que quizás sería, una iglesia o una catedral católica.

Por un lado, la estructura no es tan lineal; cuando uno entra, apenas ve un décimo de la totalidad del templo. Solamente después de recorrer, dar vueltas, pasar por el mismo sitio tres veces, uno comienza a ubicarse. Este templo, sobre todo, tiene algo de laberíntico.

 

Otro de los detalles destacables del templo son los thirtams (aguas sagradas) que posee.

Se trata de veintidós thirtams diferentes, que pueden ser en forma de aljibe, pozo o piscina. El peregrinaje tradicional consiste en bañarse con las veintidós aguas, que se dice son todas distintas. De esta forma, los peregrinos van acompañados de un “aguatero” que porta un balde (o cubo), ya que en muchos casos, el pozo con agua es tan estrecho que hace falta, justamente, sacar el agua con el balde, para luego verterlo sobre la cabeza de los devotos.

 

Por ende, la mayoría de los suelos del templo están mojados y el hecho de ir descalzo, obviamente, hace que al principio uno tarde en habituarse.

 

Una más de las características de Ramanathaswamy son sus corredores. La zona que sería de adoración está rodeada de corredores con columnas. Hay corredores interiores y exteriores todo alrededor del recinto.

Según parece, estos corredores son los más largos del mundo y uno puede tener una perspectiva ininterrumpida de hasta doscientos metros a través de ellos. Parece una tontería, pero un largo corredor puede ser muy lindo.

 

De todos modos, lo más importante está dentro del templo.

 

P1010460

 

Ofrendas

 

Esta visita a Rameswaram fue hecha hace poco tiempo, en febrero 2009. Y por primera vez iba a la India en pareja, o sea, con Nuria, mi novia.

A ella le gusta particularmente la historia de Sita y Ram porque es una historia de amor, y a mí porque es la historia de un guerrero que defiende el dharma, porque hay un demonio de diez cabezas y porque hay hombres-mono…

 

Por fortuna, los viajes a la India ya me han enseñado algunas cosas correctas que se han de hacer al visitar un templo. Un paso esencial es comprar una ofrenda en la entrada, para tener algo que ofrecer a la deidad. No está bien llegar con las manos vacías ante la Divinidad.

Incluso si uno no cree en esa deidad, yo diría que puede estar bien hacerlo como forma de respeto.

 

P1010469 

 

La cuestión es que llegamos hasta un altar de Shiva y, después de la cola de rutina, hicimos nuestra ofrenda, que consistió en dar nuestras guirnaldas de flores a los sacerdotes que ofician el ritual, para que ellos las lleven hasta el altar (hay una especie de valla que separa el altar de los devotos) y nos las devuelvan bendecidas.

Uno si quiere le deja una moneda de donativo a los sacerdotes, pero de todos modos, ellos nos pusieron una gran marca de kum-kum (polvo rojo ritual) en las frentes y nos colocaron las guirnaldas al cuello.

 

La verdad es que estábamos un poco ridículos, parecíamos dos hawaianos en carnaval, y a pesar de mi supuesta experiencia en templos indios me sentí un turista total por unos minutos, al menos hasta que me quité la guirnalda y reduje la marca de la frente a menos de la mitad.

Ya está bien con tener cara y ropas de occidental, no hace falta destacar todavía más. Además, la verdadera devoción se supone que va por dentro.

 

Paréntesis

 

Esto de dejar para la próxima semana parte de la hisoria me está gustando (aparte de ser una necesidad por falta de tiempo), así que lo que queda de la estancia en Rameswaram, junto a mi Sita personal, lo reservo para entonces, con vuestro permiso.

Anuncios

»

  1. rameswaram d.d.

    No cabe duda que usted es un occidental, ojala estos viajes que usted hace lo ayuden a profundizar y no solo memorizar nombres…lo de occidental lo digo no por el lugar de nacimiento, si no por la mentalidad materialista eurocentrista y positivista que caracteriza la educación profundamente ignorante de los valores espirituales. Occidente está en pañales en el campo espiritual y por lo tanto no sabe distinguir con claridad una cosa de la otra, tú pretendes ser imparcial llamando “un lucha entre dos formas de la divinidad” y no es así, pues de hecho es una lucha entre el personalismo y el impersonalismo y tu comentario es claramente impersonal, nada imparcial.
    Te aclaro, el impersonalismo se llama mayavadi que es una corriente creada por Sankaracarya el más grande de los mayavadis, esta corriente dice que libres de la influencia material, el alma es perfecta y pura, regresando a la unidad Brhaman, la otra es personalista y explica que hay tres niveles de comprensión de la divinidad, Brhaman, Paramadma y Bagavan, la primera te la explique, la segunda es una relación de reverencia y respeto a Dios y la tercera es la más elevada de las tres, es una relación de amor incondicional con Dios. En 5 diferentes rasas o sabores.
    ¿Qué tiene que ver esto con tu realidad? Que precisamente, al occidente no tener una herencia espiritual profunda, no tiene herramientas para comprender todas estas esferas y entonces dice que todo es igual, haciendo siempre alusión a la Trimurti Hindú, relacionándole con su vago concepto de la trinidad cristiana, el cual prácticamente no tiene nada que ver.
    El mayor reto del occidental en la actualidad, al ser tan evidente su carencia espiritual, es volverse mas honesto y profundo en la búsqueda del conocimiento perfecto y allí tiene que cerrar la boca y abrir los oídos, para no cometer errores u ofensas, como han sido las reiteradas desde hace siglos.

    Responder
    • Hola rameswaram d.d.,

      Gracias por tu comentario.
      Como dices, sí tengo, inevitablemente, una mentalidad occidental y es justamente desde ese punto que trato de entender la filosofía espiritual de la India en su complejidad.
      Me considero un buscador espiritual y cada día descubro nuevos aspectos de la filosofía de la India. Este post de hace casi 3 años tiene como foco la ciudad de Rameswaran más que una explicación entre las diferentes formas de la Divinidad. Sin duda, en este último punto el post no está completo.

      De todos modos, yo entiendo que si bien puede existir un acercamiento personalista o impersonalista a la Divinidad, lo que subyace (llámese como se llame) es siempre la misma energía universal y dichosa.
      Entiendo que cualquiera sea nuestra relación con la Divinidad en sus diferentes manifestaciones, el resultado final de felicidad incondicionada y liberación es idéntico para todos los seres. De ahí la idea de “la Verdad es una, los sabios la llaman diversamente”.

      Espero con gusto tus reflexiones al respecto.

      Un saludo cordial.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: