El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga.

Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.  

 

Literalmente, hiraṇyagarbha significa «embrión» (garbha) «dorado» (hiraṇya), aunque también podemos encontrar traducciones válidas como «huevo dorado» o «semilla dorada» que, en todos los casos, nos remiten a la idea de gestación o de origen.

  

Por si había dudas, el adjetivo «dorado» nos habla del Sol y su proverbial cualidad de luminosidad, la cual es indispensable para la vida.  

 

El concepto de «embrión», por su parte, refiere al primer ser del universo manifestado que, en textos védicos, se denominó Prajāpati o «Señor de las criaturas» y que sería el creador o progenitor. Se considera otro nombre de quien, en textos posteriores, se denominará Brahmā, es decir el dios de cuatro cabezas encargado de la creación. Otra forma de nombrar, tanto a Prajāpati como a Brahmā, es Hiraṇyagarbha.

 

Como aclaración antes de seguir, el dios Brahmā/Prajāpati/Hiraṇyagarbha/Sol no es el Ser Supremo que está más allá de toda descripción, sino justamente una manifestación dependiente de ese Absoluto, pero en el plano material sería, desde la perspectiva que abordamos hoy, su representante primero.

 

Entonces, en la cosmovisión hindú, el Sol, con su luminosidad tanto física como espiritual, es entendido como quien da vida al mundo manifiesto. Y de forma más específica, al Yoga.

 

¿Cómo es esto? Especialmente en el gran texto épico Mahābhārata encontramos referencias a este origen solar del Yoga. Allí se dice, por ejemplo:

 

«Nada menos que el primigenio Hiraṇyagarbha es el fundador del sistema Yoga» (Mahābhārata, 12.50, Śānti parva)

Estamos hablando del origen divino del Yoga, que en relación con el haṭha yoga suele atribuirse al dios Śiva. En el caso de Hiraṇyagarbha, estamos refiriéndonos a un Yoga más amplio, que tiene más que ver con la ecuanimidad mental que con el control físico-energético del cuerpo.

 

Si estudiamos la Bhavagad Gītā, vemos que Śrī Krishna, refiriéndose al Yoga del control de los sentidos y de la acción sin deseo, dice a Arjuna en el conocido verso que abre el capítulo cuarto:

«Yo le enseñé este yoga imperecedero a Vivasvat»

En este contexto, Krishna es el Ser Supremo trascendente y Vivasvat, que significa «brillante», es otro nombre del dios Sol, que se convertiría así en el primer transmisor material del Yoga.

 

De esta forma, cuando como practicantes de yoga honramos al Sol estamos reverenciado al primer maestro manifestado y, con ello, a todo un antiquísimo linaje solar de sabios y sabias que han transmitido las enseñanzas del Yoga.

 

Asimismo, cuando adoramos al Sol, estamos rindiendo homenaje a la fuente de vida material (por eso es «embrión/huevo/semilla») y también al símbolo por excelencia de la luz del conocimiento espiritual, pues se entiende que el Sol todo lo ve y conoce desde su elevada posición, al igual que pasa con la omnisciencia de Brahmā gracias sus cuatro caras.

 

Quizá estas explicaciones sirvan para comprender con más profundidad porqué los yoguis honran al Sol y puedan inspirarnos a intensificar nuestra relación con Hiraṇyagarbha.

 

En este Día internacional del Yoga y en cada día, claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Los significados de la palabra kriyā

Con los términos sánscritos, sobre todo si son muy genéricos, nos encontramos con frecuentes malentendidos de traducción, justamente por falta de información contextual.
La ubicua palabra kriyā es uno de esos ejemplos paradigmáticos, que hoy venimos a diseccionar, analizar y, ojalá, comprender mejor.

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga