El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

La música clásica de la India

La música clásica de la India

La música clásica de la India

La música clásica de la India

La música clásica de la India

Para escribir este post debo hacer una confesión inicial: soy un ignorante musical. No solo de música clásica (occidental y oriental) sino en general, más allá de poder tocar cinco acordes en mi armonio como una práctica devocional personal. Para decirlo más claro, soy, como dice Agustín Pániker en el prólogo del libro que comento hoy, uno de esos “incultos” que consideran la música clásica india como “aburrida”.
Como mucho, he escuchado a Ravi Shankar y el sitār de George Harrison en algunas canciones pop, pero soy incapaz de disfrutar de ese arte indostaní. O al menos lo era, hasta leer el reciente libro La música clásica de la India (Ed. Kairós, 2015) de Jaime R. Pombo.
Se trata de un libro que tiene varias facetas: por un lado es una introducción para los neófitos como yo; por otro lado ofrece detalles técnicos para quienes ya sepan algo de música, y a la vez es un manual que puede ser consultado de forma específica según los intereses. Asimismo, la obra combina relatos históricos y anécdotas de las vidas de destacados músicos con apuntes musicológicos más académicos, manteniendo el equilibrio entre lo ameno y lo técnico.
El mérito de este equilibrio es del autor, Jaime R. Pombo, que tiene una prosa muy elegante y que ha realizado un trabajo descomunal de investigación, con innumerables fuentes, muchas de ellas directas y experienciales en la India. El hecho de que Jaime sea licenciado en Musicología es un gran plus para el libro, aunque quizás más importante sea que él toque la bānsurī (la flauta travesera india, hecha de bambú) y conozca de primera mano los métodos pedagógicos indios y su idiosincrasia. En ese sentido el libro transmite la gran pasión que él siente por este arte.

Foto rogerfonts.com
Jaime y su bānsurī

Como es natural, el libro explica los dos conceptos básicos de rāga (la creación melódica) y tāla (la creación rítmica) y deja claras las bases de la música clásica del norte de la India, tanto vocal como instrumental. Justamente el escurridizo concepto de rāga, que es relativamente difundido aún entre inexpertos, es definido y esclarecido de la forma más satisfactoria posible (aún cuando el mismo autor admite que eso es “ciertamente difícil”).
Personalmente me ha gustado mucho el capítulo que explica la importancia del sonido en la tradición india, ya que entender que, para esta cosmovisión, el universo nace del sonido es fundamental para asimilar el concepto de “música como vehículo de emancipación” y, aún más allá, para disfrutar de este “monótono” arte que busca, en cierta forma, reabsorber el ser en la cósmica vibración primigenia.
También me ha deleitado el capítulo sobre el rasa, “el sabor emocional” de cada rāga y el debate sobre qué y cómo se general el placer estético, al punto de convertirse en un hecho trascendental, por no decir simplemente espiritual. Para cualquier persona que escuchando música ha sentido un despertar inefable en su interior, este tema es vital y en las páginas dedicadas a ello se percibe que no en vano Jaime es, además de un alma sensible, licenciado en Filosofía.
sitar
Muy reveladora ha sido para mí la presentación de los distintos géneros vocales e instrumentales de la música clásica indostaní, para poder situarme y así valorar y empezar a disfrutar de diferentes artistas. Además, me ha atraído mucho la narración de lo diferentes linajes musicales, arraigados en esa tradición tan india del guru-discípulo, que a mí siempre me ha parecido muy importante para el desarrollo espiritual y aunque ahora hablemos de música ese matiz sigue presente para los artistas genuinos.
Finalmente hay un detallado y bien documentado muestrario de los instrumentos más clásicos de la música indostaní, con útiles fotografías incluidas, y entonces por fin uno puede saber la diferencia entre el sitār, el sarod y la vīṇā o entre los percutivos pakhāvaj y mṛdaṅga. Para hacerlo todo más fácil hay un glosario final con los términos importantes sánscritos/hindis y, como guinda, el libro está prologado magistralmente por Agustín Pániker que, además de indólogo reputado, es melómano y gran conocedor de la música clásica de la India.
Detalle especialmente relevante para mí es la hermosa portada del libro que me dan ganas de leerlo sin saber ni siquiera el título y que incluye una deliciosa mūrti del Señor Kṛṣṇa (Krishna) tocando su flauta de bambú.

Más allá de la evidente recomendación de este libro para aquellas personas interesadas en la música o en la India, mi consejo es leerlo ya escuchando algunos rāga que vayan creando el ambiente exterior y la predisposición interior hacia esta trascendencia a través de la música.
A este respecto, Jaime R. Pombo ha tenido la gentileza de compartir conmigo cinco rāga en diferentes estilos para que los lectores (y yo) puedan introducirse a este arte clásico y buscar su conexión personal o, al menos, comenzar una investigación musical que depare gratas sorpresas.
Para empezar, un fragmento de la ālāpa (parte introductoria) del rāga Bhupali en estilo vocal dhrupad (el estilo más antiguo y sobrio y que por ahora más me está cautivando) a cargo de Sayeeduddin Dagar. Recomiendo no solo escuchar sino ver al maestro en acción:

Lo siguiente es el rāga Bhairav en estilo vocal khayāl (más lírico y ornamentado) a cargo de Ajoy Chakrabarty.
https://youtu.be/i3WlTiXS5gA?t=5m38s
El tercer ejemplo es el rāga Sindhu Bhairavī en un estilo vocal semi-clásico, considerado más popular (y asequible para el neófito) llamado ṭhumrī, a cargo de la cantante Shobha Gurtu:

Ahora llega lo que para algunos es más difícil, lo puramente instrumental.
Para introducirse, un fragmento del rāga Shahana (¡tan solo 51’!) a cargo de un dúo: Vilayat Khan en sitār y Shujaat Khan en surbahār, que es un instrumento similar al sitār pero un poco más voluminoso y grave. Vilayat Khan es, junto a Ravi Shankar, el otro gran exponente mundial del sitār, no tan famoso internacionalmente pero muy reconocido en la India:
http://www.youtube.com/watch?v=gz4tC23vDbA
Finalmente, el rāga Chandrakauns a cargo de Hariprasad Chaurasia, el gran maestro de la bānsurī, la flauta travesera de bambú, que es una debilidad de Jaime y que es también un justo homenaje al Señor Kṛṣṇa:
http://www.youtube.com/watch?v=j8rOPNWanGo
Ojalá esta música clásica y tradicional pueda despertar en nosotros el oído interno para escuchar, además, el sonido universal que es origen y fin de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

La música clásica de la India