El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Swami Premananda y los problemas de la vida

Swami Premananda y los problemas de la vida

Swami Premananda y los problemas de la vida

Swami Premananda y los problemas de la vida

Swami Premananda y los problemas de la vida

Hace unos días tuve la fortuna de asistir, cerca de Barcelona, a un encuentro público con el respetado maestro Swami Satyānanda Saraswatī en que se debatieron diferentes temas espirituales. Por descontado, el Swami inspiró a todos los presentes con sus enseñanzas y, entre otras cosas, habló de que uno hace sādhana (práctica espiritual) para aquietar la mente, para obtener un estado de consciencia más pulido que le permita tener destellos de su verdadero Ser… Y hablando de la mente y sus constantes fluctuaciones dijo, con una sonrisa pícara:

“¿Dónde está la mayoría de los problemas? En la mente. ¿Y dónde más? En la mente”.

Esta simple idea, tan propia de la filosofía hindú (en especial del Advaita Vedānta, que es la escuela “no-dualista”), no es fácilmente entendida en general, y muchos menos por personas occidentales que vivimos en este mundo moderno. Obviamente, uno se ve tentado a decir, los problemas están ahí afuera: no lo digo sólo yo; lo dicen también en el supermercado, en la escuela, en el trabajo y, cómo no, en el periódico. Y aunque me encierre en una habitación y apague la tele, sigo percibiendo los problemas exteriores; llámense éstos “el volumen de la radio del vecino” o “qué haré con mi futuro”.
No soy yo la persona adecuada para explicar este asunto, pues todavía tengo (o creo tener) muchos problemas en esta vida, pero por diferentes experiencias, propias y ajenas, estoy seguro de que la milenaria enseñanza que transmitió el Swami es correcta. Si alguien necesita una verificación más pop, el mismo concepto lo repitió varias veces, y con aires de comedia, George Harrison en la película animada de The Beatles, Yellow Submarine, de 1968: It’s all in the mind (“Todo está en la mente”). Ya se sabe que, de los cuatro Beatles, George fue el único que realmente abrazó la enseñanza espiritual de la India.
Un breve clip de la película para ilustrar:

En una línea similar, hay un proverbio que yo creía chino (pero que en Internet aparece también como árabe por ejemplo, aunque eso es lo de menos) que dice:

“Si tu problema tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene ¿por qué te preocupas?”

Todas estas citas encontraron un punto en común cuando leí la edición de enero 2015 de la revista Prema Ananda Vahini, publicación oficial del Sri Premananda Ashram de la India, en que Swami Premananda contesta una serie de preguntas sobre “los problemas de esta vida”.
La lectura de estas enseñanzas me resultó especialmente útil y por eso decidí compartirlas, ya que afrontan la idea de que los problemas son una construcción mental personal, a la vez que dan una guía práctica “con los pies en la tierra” para solucionarlos.

Le preguntan a Swami Premananda: ¿por qué hay problemas en esta vida y cuál es el sentido de afrontar tales dificultades?
Y Swamiji responde: “En realidad no hay problemas en este mundo. Si no entendemos nuestros deseos y nuestras expectativas o si nuestras expectativas y nuestros deseos aumentan sin límite, entonces atraemos problemas indeseables. Después de eso, nos empecinamos en tratar de resolver esos problemas. En realidad, no hay problemas que tengamos que resolver. Si tomáramos un problema y encontráramos su origen y la razón por la cual crece, nos daríamos cuenta que nosotros mismos fuimos los arquitectos de tales problemas.
Por tanto, los problemas surgen debido a nuestra propia ignorancia e imprudencia. Si seguimos llamando problemas a nuestras dificultades, nunca hallaremos una solución a esos problemas. Si comprendiéramos que nosotros mismos somos la causa de tales problemas y tomáramos las medidas apropiadas al respecto, entonces nuestros supuestos problemas se resolverían.»

Entonces a Swami le hacen la re-pregunta: cuando llegan los problemas, ¿debemos pelear contra ellos y cambiar nuestro estilo de vida o tenemos que aceptarlos como nuestro destino y no decir nada?
Y él dice: “Cuando surgen problemas, primero debemos tener la capacidad mental de afrontarlos más bien que sentir que Dios se hará cargo de todo. Nuestro propio esfuerzo humano también es necesario para superar problemas. Nuestro esfuerzo es realmente absolutamente necesario. Reaccionar ante los problemas es inútil. Es mejor dejar los problemas pendientes por un tiempo. Es preciso cultivar una mente que sea lo bastante fuerte como para decir: ‘Resolveré cualquier problema que surja’.”

Y finalmente: Swamiji, ¿cuál es el secreto para encontrar la fuerza interior que nos permita creer que podemos resolver tales problemas por nosotros mismos?
«La auto-confianza es esencial. Con auto-confianza se puede salir exitoso de cualquier problema. La gracia de Dios y la gracia del Gurú están siempre con vosotros. Por lo tanto, definitivamente se encontraría la solución a todos vuestros problemas. No os desalentéis quedando aletargados. Si esperáis inactivos sin resolver vuestros problemas, las consecuencias serán mucho más graves.»

Me permito una reflexión final: Swami dice que no existen los problemas, pero curiosamente le siguen preguntando sobre los problemas y cómo resolverlos. Como es lógico, si no hay problemas, tampoco puede haber soluciones. De todos modos, y poniéndose al nivel de cualquier hijo de vecino, Swami se pone menos más terrenal y explica que para solucionar los problemas hace falta coraje, paciencia, determinación, auto-confianza y ser proactivo.
Sin duda estas cualidades servirán para resolver nuestros “supuestos problemas” en el plano mundano, aunque no evitarán que sigan surgiendo nuevos problemas.
Ese paso, más largo y audaz, está explicado en la primera respuesta. Quien esté dispuesto a “tomar las medidas apropiadas” que lo haga. It’s all in your mind.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Swami Premananda y los problemas de la vida