El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Primavera en la India

Primavera en la India

Primavera en la India

Primavera en la India

Primavera en la India

A través de este blog, muchas personas se contactan conmigo para hacerme preguntas sobre sus viajes a la India y para pedirme algún dato personal, que no sale en las guías turísticas. A veces puedo dar algún indicio y otras muchas veces no, porque la India es muy grande para conocerla bien y la experiencia y gustos de cada uno no son siempre similares.
De todos modos, y por regla general, las personas que viajamos a la India queremos todo, es decir: un poco de espiritualidad y también hacer turismo; vivir la India ‘real’ pero tener cierto confort; hacer yoga o meditar y también divertirnos; tener una experiencia mística a la vez que traernos ropas exóticas muy baratas… Lo increíble de la India es que, con bastante probabilidad, todo esto se puede lograr en un viaje. La pregunta es ¿cómo?

La India es impredecible y sin duda hay muchas maneras de lograrlo, pero si tienes poco tiempo, no conoces el país y quieres rascar un poco detrás de la fachada turística típica, yo creo que una buena opción es hacer un viaje organizado con enfoque espiritual.
Digo esto porque conozco a las personas detrás de MilIndias, un pequeño grupo de buscadores que ha llegado a la India por la famosa ‘llamada interna’ y eso les ha cambiado la vida.
No es lo mismo ir a la India con un guía de manual (ya sea nativo o no), que nos ofrece datos históricos y frases hechas, que con personas que viven o han vivido en la India partiendo del asombro y la búsqueda espiritual. Asimismo, para un occidental es muchas veces mejor tener como guía otro occidental que conozca de primera mano las dos culturas y no dé nada por supuesto ni sobrentendido.
Todo esto lo digo porque una de las columnas de MilIndias es Uma Devi, una chica de origen alemán, que vivió 10 años en Barcelona y después de estudiar yoga se fue a la India, donde vive desde 2007.
La historia de Uma es increíble y ella misma la cuenta (sólo en inglés por ahora) de forma muy divertida en su blog Himalayan Cakes; el punto más ‘loco’ de su historia es que se casó con un sādhu, es decir un asceta hindú que se había ido de casa a los once años, construyeron una casa en los Himalayas y ahora tienen una hermosa niña de dos años, llamada Nitya.

Uma Devi, su esposo Baba y la pequeña Nitya

Esta anécdota viene a cuento porque Uma es la acompañante del grupo para el viaje que MilIndias tiene organizado para mediados de Marzo 2014. Es un viaje de 9 días, para sacarle el máximo jugo al equinoccio primaveral y para vivir el comienzo de la estación más colorida del año en el norte de la India.
El viaje se promociona como Holi El Festival del Color pues una de las propuestas principales es celebrar este festival religioso y popular al más puro estilo indio; es decir, salir con ropas blancas a la calle dispuesto a que te llenen (y llenes a todo el que pase por allí) de polvos de colores. Se trata de una festividad en que las barreras sociales caen por un día y en que todos ríen y se divierten como niños.

El resto de la ruta también es atractiva e incluye Rishikesh, para muchos capital mundial del yoga; Haridwar, una de las siete moradas sagradas para el hinduismo; Agra con su asombroso Taj Mahal y Delhi, gran capital urbana, hogar de la mayor mezquita de la India y también poseedora de bazares y barrios que parecen haberse quedado en el tiempo.
Lo bueno, para mí, es que esta ruta que para muchos es meramente turística, puede convertirse en una experiencia espiritual al viajar con una persona que sabe yoga y meditación y, de hecho, las imparte al grupo durante el recorrido. A la vez, la idea es visitar lugares sagrados menos conocidos e incluso visitar algún maestro espiritual, que si bien abundan en la India, lo difícil es saber quiénes de ello son genuinos y quiénes no.

Charla espiritual en Rishikesh

Y otro detalle muy importante: la posibilidad de bañarse en las sagradas aguas de Gangā Mā, el reverenciado río Ganges. A pesar de su imagen colectiva de río polucionado, sus aguas en Rishikesh y Haridwar todavía son aceptables, pero más allá de eso, es bueno tener a alguien que nos diga cómo y dónde bañarnos.
013114_1312_SemanaSanta1.jpg
Vista de Rishikesh y el sagrado Ganges fluyendo a su lado.

Si este resumen del viaje les pareció atractivo o llamativo, entonces pueden ver la totalidad del itinerario y sus detalles prácticos aquí. Para cualquier consulta o pregunta lo ideal no es hablar conmigo sino contactar con Dani Fernández aquí. Él es el alma mater de MilIndias y con su experiencia de haber vivido tres años de búsqueda interior en la India es una persona fiable y sincera. Su objetivo es compartir todo lo que ha descubierto y aprendido y la verdad es que lo hace con mucho entusiasmo y desde el corazón.
Un buen resumen de los viajes de MilIndias
Un buen resumen de los viajes de MilIndias

Pueden decirle que van de parte mía, aunque eso no sea un salvoconducto para obtener descuentos, je.
Esto es todo y como dicen en hindi: Mangal Yātrā (o sea, ¡Buen Viaje!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Primavera en la India