Canal RSS

La práctica espiritual del matrimonio

Publicado en

Por lo general, el Sri Premananda Ashram de la India publica cada mes un folleto llamado Prema Sadhana, que consiste en la explicación, por parte de Swami Premananda, de una sadhana, es decir una práctica espiritual. En cierto modo, uno cree que ese folleto no puede durar mucho ya que las prácticas espirituales que existen parecen ser reducidas, por ejemplo: meditación, rituales, cantos devocionales o servicio social.

Sin embargo, Swami se las ingenia para demostrarnos cada mes que las prácticas espirituales son siempre más, y que también pueden encontrarse en situaciones que uno podría calificar como cotidianas, o no espirituales. Este es, en parte, el caso del folleto Prema Sadhana de enero 2011, que habla, como indica el título de este post, de la práctica espiritual del matrimonio.

Si mi tendencia habitual fuera la de publicar escritos completos de Swami, este blog sería algo diferente. Seguramente sería mucho más “espiritual”, a la vez que se convertiría en un sencillo acto de “cortar y pegar” las enseñanzas de mi maestro. Siempre he buscado el término medio, o más bien, he tratado de escribir más de lo que cito. Hoy, en cambio, porque el texto de Swami me ha gustado mucho y me parece muy claro, he decidido publicarlo de forma íntegra, para beneficio general.

Pareja

Si sois solteros y ya estáis involucrados en una vida espiritual, es bueno seleccionar una pareja para casaros que sea de mentalidad semejante. El compartir ideales espirituales similares hará ciertamente más simple y más armonioso el recorrer el sendero a lo Divino. Sin embargo, a veces puede llevar tiempo para que un compañero entienda al otro espiritualmente y se pueden encontrar otras cualidades buenas y loables en un/a compañero/a sin que ellos sean muy conscientes de la vida espiritual. Un aspirante espiritual no debe seleccionar a su pareja sólo debido a las atracciones físicas, al deseo sexual o a posesiones materiales. Eso estaría contra el dharma (ley, orden) espiritual.

Yo soy un poco anticuado. Siento que un hombre y una mujer deben seleccionarse muy cuidadosamente y habiendo hecho así, deben obtener las bendiciones de sus familias, deben casarse y entonces deben permanecer fieles y leales entre sí a hasta sus muertes. Ellos deben estar preparados para trabajar duro a fin de tener una relación exitosa. Si quieren ser felices juntos deben ser un tanto maduros y no simplemente estar físicamente enamorados entre sí. Deben aceptar todo lo que llega a su camino. No deben dejar al otro si la vida no es tan sin problemas como esperaban.

Si los dos están siguiendo el sendero espiritual, tienen la ventaja añadida de llevarse el uno al otro hacia la meta final de libertad. Si consideran a su matrimonio como un sacramento santo y que fueron casados en presencia de Dios, entonces esta actitud también les hará progresar espiritualmente. No se amarán tan sólo mutuamente sino que amarán a lo Divino en el otro. Si los dos se consagran a Dios, esta forma elevada de amor divino también les unirá aun más.

Respeto

Ante todo, en cuanto al otro, deben ser inegoístas. Ambos miembros de la pareja deben trabajar para tener un matrimonio bueno y feliz. La palabra clave es respeto. ¿Qué es respeto? Es estima, admiración y consideración incluso en los detalles más minúsculos.

El esposo tiene que respetar a su esposa y, asimismo, ella necesita brindarle respeto a él. Necesitan darse tiempo el uno al otro. Deben percatarse que una chispa de lo Divino vive de hecho en su pareja. Si entienden esto, pueden no lastimarse nunca. Del mismo modo, deben comprender que sus hijos también son chispas de lo Divino que ellos han traído juntos al mundo. Los miembros de una pareja deben actuar siempre con paciencia, dulzura y bondad entre sí y para con sus hijos.

Muchos pequeños problemas van a surgir siempre entre ellos y en referencia a sus hijos. No se debe permitir que tales pequeños problemas se magnifiquen. Deben ser resueltos en el comienzo. ¡A los problemas que se cortan de raíz se les impide convertirse en árboles grandes difíciles de manejar! Especialmente, no se debería permitir que los problemas materiales sacudan la paz de la vida marital y familiar.

Si la espiritualidad se inserta como parte integrante de la vida matrimonial cotidiana, entonces los miembros de la familia pueden crecer juntos hacia la madurez espiritual, aprendiendo y practicando unos con otros.

Swami en el Ashram

Clave

Una vida espiritual compartida no significa ser estrictos y controladores, o ser serios y neuróticos acerca de vuestras sadhanas. Si realmente estáis colmados de puro gozo, podéis disfrutar todo tipo de actividades con vuestra pareja y familia. Salidas familiares, cocinar y comer juntos, bromas y diversión familiar – todo esto es un requisito para una familia feliz. Tan sólo os recuerdo que no debéis olvidar una cosa cada día. Eso es la adoración a Dios.

Sin importar las circunstancias, no debéis olvidar nunca a Dios. Nunca descuidéis la oración y el culto a lo Divino. Es solamente la adoración regular y la devoción a lo Divino que os dará más y más estabilidad y paz en vuestro matrimonio y en vuestra familia. Estas prácticas asegurarán que ningún problema familiar, por grande que sea, destruya vuestra vida de compañerismo y unidad espiritual.

Es muy fácil entrar a la vida espiritual como matrimonio o como familia. ¡Una familia que adora a lo Divino en conjunto puede hacer milagros! Muchas grandes almas, muchos sabios renombrados y preceptores espirituales han hecho lo mismo. En este estilo de vida, estáis en posición de hacer mucha caridad, muchos servicios sociales y muchos otros servicios (seva).

Estas actividades os darán incluso más ayuda en el sendero espiritual. Ellas moldean a la mente de una manera divina. Cantar cantos devocionales (bhajans) y hacer rituales como una familia dan una dimensión agregada de brillo y regocijo. ¡Cuando vosotros hacéis todos estos actos juntos como una pareja o familia, ellos inyectan multi-vitaminas espirituales en todos!

Proyecto original

Si el esposo y la esposa tienen mentes armoniosas, compartiendo los mismos preceptos espirituales y aceptando el mismo maestro espiritual, entonces la paz y la armonía acontecerán. La paz mental es el más valioso de los tesoros. Si podéis vivir en genuina paz, entonces irradiaréis la misma hacia los demás de vuestra familia y de vuestro círculo de amigos.

Si ambos miembros de la pareja comparten los mismos sentimientos espirituales, entonces su desarrollo espiritual se convertirá en el propósito central de su matrimonio.

Y así es originariamente como lo Divino proyectó que sea el matrimonio”.

Swami Premananda

Anuncios

»

  1. El sábado, en la reunión, leímos este Prema Sadhana aqui en el Centro, para todos los devotos, fue muy bueno volver a leerlo en tu blog. Aunque Swami Premananda ya ha hablado otras veces sobre este tema, esta vez, me impactó de manera diferente.- Siento que si podemos cumplir fielmente con todo lo que indica estaremos mas cerca de convertirnos en ” santos felices”.-

    Responder
  2. Que pasa con el blog? estoy esperando las actualizaciones!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: