Canal RSS

Juegos de la mente

Publicado en

Pasadas las dos primeras noches y ya con la intención de permanecer en Gangotri por algunos días más, mi mente se empezó a calmar paulatinamente.

 

Mis ansias de comunicación con el mundo exterior tenían su asidero en la supuesta preocupación que podrían tener los otros al no saber de mí, pero de hecho ellos ya sabían, debido a mi previo aviso, que yo estaría en el medio de la montaña y que muy probablemente no podría contactarme por unos días.

 

La verdad es que ante la perspectiva de tener que estar por unos cuantos días en contacto directo, sin filtro, conmigo mismo, mi mente se retobaba como un caballo arisco.

 

Es extraño, y no es la primera vez que me pasa, que yo pienso en cambiar, en salir de la rutina, en buscar paz, pero cuando me veo enfrentado finalmente a esa situación buscada, de manera concreta, hay algo, que llamaría “la mente”, que quiere huir, escapar, refugiarse de nuevo en  los viejos hábitos.

 

Pero como dije, los obstáculos prácticos contribuyeron, por fortuna, a que mi estadía se dilatara y poco a poco, mi mente se fue calmando, en gran parte al río que fluía constantemente a mis pies.

 

Ventajas

 

He sido harto repetitivo con subrayar las desventajas de viajar en temporada baja a los Himalayas. Pues bien, una vez instalado en Gangotri, habiendo decidido tomarme un tiempo para meditar mi regreso, empecé a notar las ventajas, también grandes, de viajar allí en Abril. 

 

Para empezar, y sin ánimos de ser misántropo: nada de gente.

Las pocas personas con las que uno se cruza son, por un lado, obreros y sadhus; por otro lado, turistas de un día que apenas se notan y se marchan sin dejar huella. Estos dos grupos pasan casi desapercibidos.

Hay otra categoría de personas que son las que viven de manera estable allí, que son en su mayoría monjes o renunciantes, y con quienes da gusto cruzarse, aunque eso tampoco es tan frecuente.

 

Por ende, uno tiene prácticamente todo el día, mientras dure la luz del sol, para pasear de arriba abajo por el pueblo, para visitar los bosques en los alrededores, para caminar sin rumbo, para leer o escribir…

 

gangotri-otra-vista

 

Maqueta

 

Debido a que el Sri Krishna Ashram está ubicado en la zona alta de Gangotri, desde allí se domina con la vista casi todo el pueblo. Siendo éste tan pequeño, al verlo de arriba, tan quieto y “desolado”, me daba la impresión de estar mirando una maqueta de un estudiante arquitectura (o hasta de un arquitecto consagrado, porqué no), con sus pequeñas casitas color pastel.

 

Sobre el pueblo, en mayor o menor medida, siempre está soplando el viento, de manera que los banderines triangulares de colores que cuelgan de los templos o ashrams, flamean identificatoriamente sin cesar.

Aparte del viento, que se asimila rápidamente, la quietud del pueblo es total y sólo se ve interrumpida cuando algún ser se mueve en él. Digo un ser, porque es casi más frecuente ver algún perro recorriendo las callejuelas, que a una persona.

 

Así, desde la privilegiada posición en la zona alta, ver a un perro moverse dentro de la maqueta es como un juego, uno de los mejores entretenimientos de Gangotri en temporada baja.

Habrá sido el no tener mucho que hacer, pero seguir los pasos de un perro de una punta a otra del centro, adivinando sus siguientes decisiones, verlo cruzar el puente, subir la escalera y hasta lamerse la cola, eran grandes divertimientos para mí.

 

Supongo que para el niño fanático de los Playmobil que fui, amante de los clones de mundo en miniatura, este interés no es tan sorprendente.

 

playmobil

 

Sagrado

 

De todos modos, con el pasar de las horas y los días uno empieza a anhelar actividades alternativas, que generalmente no hay.

 

“¿Qué podemos hacer?”, le preguntamos a la persona que se encarga del Sri Krishna Ashram, un renunciante más que amable, que está acostumbrado a oír la misma pregunta de boca de cada visitante. Su respuesta fue simple: “Estar con Ganga”.

 

Analicemos: Uno hace un largo viaje para llegar a ver la fuente del río sagrado, finalmente. Sin embargo, una vez allí, se olvida un poco de aquel objetivo inicial. El fluir permanente del río se hace natural y el rumor constante de sus aguas en movimiento y contra las rocas se convierte en la banda sonora de Gangotri, pero a pesar de ello, o justamente debido a ello, uno se olvida del río y busca cosas para hacer.

 

¿Qué es un río sagrado? No es simplemente un accidente natural para ir a ver. O sea, si yo realmente considero a Ganga como un río sagrado, quiere decir que considero que su sola presencia tendría que serme de ayuda, debería proveerme de algo más que cualquier mero río (sin menospreciar a ningún río). Me refiero a algo más que agua o electricidad, que comida e higiene corporal.

Según el Hinduismo, Ganga sirve, por ejemplo, para limpiar el mal karma (higiene espiritual entonces). Aparte de este detalle, no menor, mi intención era también la de encontrar paz mental en virtud de su cercanía. 

 

Creo que esto no vale sólo para los ríos, sino para cualquier elemento sagrado. Si algo se considera sagrado es porque tiene relación con lo Divino, y si uno está en contacto con algo Divino, debería beneficiarse de ello.

 

Baños

 

En un sentido primero, “estar con Ganga” significaría estar conciente de su presencia, no olvidarse que uno está junto a las sagradas aguas de la Diosa. Es un acto devocional, de adoración.

 

En otro sentido, “estar con Ganga” era para mí tratar de meditar a sus orillas, esperando que su energía me ayudara a calmar la mente. Sin dudas, ya el estar junto a un río y en un sitio con pocas personas ayuda a calmar la mente. A esto se suma que la atmósfera (y no sólo el aire) de Gangotri es muy pura.

Yo no soy un tipo muy sensible como para hablar de energías y auras; no soy de los que perciben las ondas sutiles de las cosas. De todos modos, la presencia de Ganga era indudablemente un bálsamo para la mente (y eso que la mía era, sobre todo al llegar, un torbellino).

 

Hay otro sentido de “estar con Ganga” que es el de los famosos baños. Se dice que bañarse, al menos una vez en la vida, en las sagradas aguas de Ganga limpia los karmas pasados y hasta puede asegurar la liberación de la rueda de reencarnaciones.

Tengo un poco de dudas, a decir verdad, de que sea tan simple y uno se quite de encima todo lo malo con el chapuzón. No porque la sacralidad de Ganga sea para subestimar, sino porque creo que la liberación requiere algo más de esfuerzo que tomarse un largo autobús por senderos de montaña.

 

De todos modos, no me iba a perder la oportunidad de recibir las bendiciones de Ganga, que aunque no me aseguraran la liberación, sin dudas me darían buenos auspicios y energía espiritual.

 

Ya cuando estuve en Varanasi había dejado pasar la chance de bañarme; ahora el agua de Ganga era clara como el agua clara, sin multitudes empujando por un baño, sin miradas ajenas. ¿Qué podía entonces detenerme?

Bueno, para empezar, la temperatura del agua. No olvidemos que 18 Km. más arriba, esta misma agua nacía directamente de un glaciar; tampoco olvidemos que estamos a 3000 mts. de altura en medio de los Himalayas.

 

Nada de eso importaba, esta vez tenía que hacerlo.

 

gangotri-agua

 

Polaco o Completo

 

Cada mañana yo veía a nuestro anfitrión dirigirse hacia Ganga con un balde, con el cual se bañaba sin dudarlo.

Sin embargo, él no se metía al río y sólo se vertía el agua sobre si mismo en la orilla.

Consultado sobre esta metodología, me explicó que al tratarse de un río sagrado no es correcto meterse en él. Es decir, uno que no es sagrado ni puro, no debería contaminar las sagradas aguas del río.

Este era un gesto de respeto máximo hacia el río, que el renunciante trataba realmente como sagrado.

 

A mí el argumento me pareció convincente, a pesar de que en toda la India por donde fluye el Ganges, las personas no tienen muy en cuenta esta idea. De hecho, los pocos visitantes indios que vi durante mi estadía en Gangotri, generalmente se zambullían sin pruritos en el río. Eso sí, salían todos temblando de frío.

 

Mi primera aproximación a Ganga con la intención de bañarme fue timorata. Recordemos que en Gangotri no hay agua corriente por estas fechas y yo venía de un largo viaje. La necesidad de lavarme era inexcusable.

En esta primera experiencia realicé lo que en Argentina se llama “baño polaco”. Siempre en la orilla de Ganga, me lavé como pude sin querer tomar mucho frío (a saber: brazos, piernas, torso). Sólo lo suficiente para sentirme medianamente limpio.

 

A todo esto, nuestro anfitrión insistió con el “baño completo”, que como he dicho no implica meterse en el agua, pero si echarse agua encima sin tantos titubeos. Al día siguiente lo hice.

Me fui lavando todas las partes del cuerpo sin problemas y el momento cumbre fue cuando me vertí todo el cubo de agua sagrada (y helada) en la cabeza y la espalda. Repetí la acción unas cinco veces y ya la cabeza me dolía por unos segundos de tanto frío. Por suerte el sol brillaba y en pocos instantes podía recobrar la normalidad, o mejor, sentirme mucho más fresco.

 

A partir de ese día, los “baños completos” se hicieron parte de mi rutina y los pude disfrutar por el resto de la estadía.

 

gangotri-cascada

 

Calma

 

Por supuesto, mirado a la distancia todo parece más idílico, y los vaivenes de la mente parecen anécdotas del pasado que uno logró superar con éxito.

Pues no es tan así, sé que no fue todo tan fácil y que a lo largo de un día podía pasar de la paz total a la ansiedad demencial. También sé que en el futuro experiencias similares llegarán.

 

De todas maneras, a este punto yo ya estaba bastante asentado en Gangotri. Mi mente mucho más tranquila que al llegar. Sobre todo, gracias a la calma que fluía de Ganga.

 

Y también gracias a simples enseñanzas espirituales, que en aquellos momentos parecían tan fáciles de aplicar; enseñanzas de las que hablaré, desde el llano, la semana que viene.

Anuncios

Un comentario »

  1. Hace tiempo te buscaba y hoy por fin doy con vos…te he leído y eso me causa mucha emoción…tus relatos son muy vívidos, llenos de magia y de sentimientos, te felicito por eso. Espero tener noticias tuyas pronto. Un beso en tu día.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: