El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

Escuela y orfanato del sur de la India

Escuela y orfanato del sur de la India

Escuela y orfanato del sur de la India

Escuela y orfanato del sur de la India

Escuela y orfanato del sur de la India

En occidente hay muchas organizaciones y fundaciones que ayudan a los niños, las mujeres y los necesitados de la India. Algunas son muy famosas y otras menos. Asimismo, hay muchas organizaciones indias que se encargan de esta labor y que son totalmente desconocidas en occidente. Un caso de estos podría ser la Escuela y Albergue Sri Premananda que funciona en el estado de Tamil Nadu, bien al sur de la India, y con el que yo colaboro desde hace años.
El fundador de ambas instituciones es Swami Premananda ya que el servicio desinteresado al prójimo es una de sus principales enseñanzas y él mismo, desde la edad de 17 años, se encargó de la crianza de niños huérfanos.
La escuela fue inaugurada oficialmente en 1994 y actualmente tiene 460 alumnos del 1º al 10º grado. Para los dos grados restantes que completan la educación secundaria completa india (11º y 12º) se está construyendo un nuevo edificio en las tierras del Sri Premananda Ashram. Mientras tanto, la administración del Ashram apadrina a unos 40 niños para que terminen sus estudios en un pueblo aledaño y también para que vayan a la universidad.
De todos los niños y niñas estudiantes de la escuela, casi 400 residen en el albergue del Ashram, ya que algunos de ellos son huérfanos, otros sólo tienen uno de sus padres, otros tienen situaciones familiares y económicas muy necesitadas. Cuando llegan las vacaciones de verano (que son en mayo y junio), la mayoría de esos niños van a visitar a sus familias, a la vez que muchos otros niños se quedan de forma permanente en el albergue y, por tanto, el Ashram les organiza viajes y salidas de vacaciones.

Niños en el parque de atracciones durante sus vacaciones organizadas por el Ashram.

Desde hace poco se puede ver online un vídeo sobre «los niños del Sri Premananda Ashram«, grabado en febrero y marzo 2014. A mí el vídeo me gusta porque conozco el lugar y me siento identificado. Al mismo tiempo, creo que también puede ser de gran interés para otras personas porque muestra de forma transparente cómo funcionan la escuela y el albergue. Esto es bueno, porque desde la distancia y el desconocimiento uno muchas veces imagina las cosas diferentes a la realidad.
Por ejemplo, en el vídeo se puede ver cómo los niños andan en su mayoría descalzos; cómo en algunas clases se sientan en el suelo y no hay pupitres; o cómo comen con la manos, sentados en filas en el suelo. Quizás uno se imagina que las obras de caridad deben traer «progreso» y entonces le pueda parecer que no se está logrando el objetivo. Por un lado, el sólo hecho de tener un lugar que los cobije hace de estos niños unos privilegiados. Más aún, teniendo en cuenta que viven en una atmósfera espiritual.
Por otro lado, todos estos niños reciben educación, material escolar, alojamiento, tres comidas diarias, té por la tarde, vestimenta y servicios sanitarios, ya que el Ashram ahora tiene su propio y pequeño hospital. El nivel educativo es bueno y en los exámenes anuales que organiza el Gobierno, los estudiantes de la escuela sacan notas altas. A la vez, se están implementando de forma gradual clases de estilo Montessori, para fomentar la educación desde un enfoque más alternativo.
Los estudiantes más jóvenes de la Escuela Premananda reciben sus cuadernos al inicio del nuevo año escolar.

Por otro lado, los niños mayores cuidan de los más pequeños y esto fomenta la auto-gestión, la unidad y el respeto. Asimismo, entre sus actividades diarias, los más mayores han de ayudar una hora por día (media hora por la mañana y media hora por la tarde) en el mantenimiento del Ashram, que viene a ser su casa, de la misma forma en que uno ayuda a lavar los platos o a cortar el césped en casa de sus padres. Entonces se pueden ver barrendera/os, jardinera/os, lavandero/as, todos ellos en tamaño de bolsillo, y con una gran sonrisa.
Una vez alguien le cuestionó a Swami Premananda que estos niños «trabajaran» y Swami dijo que, en realidad, lo que hacían era «jugar». Efectivamente, cuando uno ve en acción a los niños en esas tareas colectivas lo último que observa es caras largas. Como todos sabemos, si está enfocado con amor, todo es un juego para los niños.
Las niñas comiendo en el comedor del Ashram.

La escuela y el albergue viven en gran medida de las donaciones de personas occidentales, aunque eso no es suficiente y también depende de sus propios medios, como el cultivo de arroz y frutas y la venta de los productos cultivados en su tierra.
Si bien a estos cientos de niños no les falta nada de lo básico, sus condiciones de vida no son lujosas, acorde con la vida del resto de residentes del Ashram. De hecho, como extra, cada domingo los niños reciben ¡una fruta! ¿Qué diría un niño occidental, acostumbrado al chocolate y la Coca-Cola? También es cierto que en ocasiones especiales el Ashram se las ingenia para ofrecer helado a todos los niños.
Con 25€ se cubren todos los gastos y necesidad de un niño durante un mes. Como en muchas fundaciones, hay programas de apadrinamiento regulares, en cuyo caso no se trata de hacerse cargo de un niño en particular, con nombre y apellido, sino de un apadrinamiento general, por decisión de Swami, que sostenía que el método individual podía crear diferencias entre los niños apadrinados y los que no.
También es posible hacer donaciones esporádicas de cualquier cantidad de dinero, pues todo suma a la causa.
Si estás interesado en ayudar, la cuenta de la Misión Sri Premananda en España es:
TRIODOS BANK:
Cuenta Nº 1491 0001 23 2105592816

IBAN: ES2514910001232105592816
Para detalles puedes contactar aquí.
escuela_premananda4
Niños disfrutando de un helado en un día especial.

En el vídeo que comentaba antes, se pueden ver a los niños en muchas de sus actividades diarias, como recitar una oración tradicional a Ganesha antes de comenzar las clases; jugar en el patio de tierra de la escuela; o celebrar el Día Anual de los Deportes, en que se hacen diferentes equipos y hay carreras y juegos.
La última parte del vídeo es acerca de este evento y es especialmente divertido ver a los niños en acción, sobre todo en la competencia de llevar un vaso con agua en la cabeza, sin que se caiga.
Finalmente, el motivo máximo para ver la filmación son las sinceras sonrisas de los niños. Una prueba irrefutable de que el amor y el buen trato son muchas veces más importantes que las comodidades materiales.
Y ahora, el esperado vídeo:

 

3 comentarios

  1. Que buen servicio hacer que a través de este blog más gente conozca la gran obra de Swami Premananda.- Ojalá que mucha gente de occidente se interese por ayudar! Quizás algunas personas occidentales se puedan sentir impresionadas por ver a niños comiendo con la mano y sentados en el piso, pero esto es común allá.- También andar descalzos no significa lo mismo que en este lado del mundo.-

  2. En Occidente se conocen muy bien las organizaciones caritativas occidentales en India, pero muy poca gente sabe que también hay muchas —muchísimas, pero la mayoría con poca capacidad económica— organizaciones indias que realizan una gran labor social. Ya es hora de abandonar el tópico: «blancos ayudan a negritos», si no fuera por nosotros ellos son incapaces de hacer nada…

  3. Hasta hoy no he podido leer esta actualización del blog y me ha asombrado ver la fantástica labor que se realiza en el Ashram de Swami Premananda. A pesar de nuestro punto de vista occidental no extraña ver a los niños descalzos,(cuando los seguidores de tu blog ya vamos conociendo las diferentes costumbres de India), y da gusto ver como van de pulcros y sobre todo la expresión en sus caras de la felicidad que transmiten. No me sorprende tu admiración por Swami Premananda, porque es maravilloso que una persona sea capaz de impulsar e iniciar una labor tan estupenda y cree un ambiente para que se continúe esa labor de ayuda y dedicación a los demás incluso después de su muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

Escuela y orfanato del sur de la India