El blog sobre Yoga, la India y su filosofía

Desde 2008 y con más de 500 artículos

El nombre original de Allahabad

El nombre original de Allahabad

El nombre original de Allahabad

El nombre original de Allahabad

El nombre original de Allahabad

Si todo sale según lo planeado, la próxima semana estaré en la India asistiendo a la gran celebración religioso-espiritual de la Kumbha Melā. El punto geográfico específico donde se realiza el evento es la ciudad de Allahabad, en el norte del país, a unos 660km al sureste de Delhi y a 130km al oeste de Varanasi (Benarés). Es decir, Allahabad se encuentra en el corazón de la llanura gangética, donde el río Yamunā acaba su recorrido fundiendo sus aguas azul oscuro con las marrones y sagradas aguas de Gangā (el río Ganges).
Esta ubicación privilegiada, donde se unen Gangā, Yamunā (y el invisible Sarasvatī), ha hecho que desde la antigüedad Allahabad sea considerado Tīrtharāja; o sea, «rey de los lugares sagrados». A esta importancia religiosa se le suma, debido a su ubicación geográfica, una gran relevancia estratégica en materia militar, comercial y como punto de comunicación y transportes. Asimismo, se trata de una ciudad con una prestigiosa trayectoria universitaria de donde, por otra parte, han salido muchos de los líderes políticos de la India del S.XX.
A pesar de todos estos méritos y del más de millón de habitantes con los que cuenta, es una ciudad relativamente pequeña para los estándares indios.

Prayāg o el ‘gran sacrificio’

Curiosamente, a pesar de la sacralidad que la ciudad posee para el hinduismo, su nombre actual es musulmán y, hablando en tiempos indios, relativamente nuevo. Al parecer fue recién en el S.XVI cuando el emperador mogol Akbar refundó la ciudad con el nombre de Ilahabad (o Ilahabas), al tiempo que hacía construir un estratégico fuerte militar que todavía existe a orillas del Yamunā. A partir de entonces, la ciudad se conoció por su nuevo nombre, que luego devino Allahabad en tiempos del emperador Shah Jahan (el mismo que hizo construir el Taj Mahal).
Desde mucho antes de que la invasión islámica llegara a la India, «el rey de los lugares sagrados» siempre había sido conocido como Prayāg (o Prayāga) que, de hecho, es la forma en que todavía muchas personas se refieren a la ciudad, ya que no sólo es su nombre antiguo, sino que además es la nomenclatura con que aparece en los textos sagrados del hinduismo.
El nombre original de la ciudad deriva del sánscrito: pra o para es un prefijo que significa ‘supremo’ mientras que la raíz verbal yaj es ‘sacrificar’ (en el sentido de ofrecer oblaciones a la Divinidad). En los antiguos textos sagrados se dice que, en la conjunción de los tres ríos sagrados, el dios Prajāpati (identificado generalmente con Brahmā) realizó un ‘gran sacrificio’ (para-yāga) y por ello el lugar se conoce como Prayāg.

Imagen de Brahmā

Otra interpretación menos mitológica dice que, así como en la época védica el sacrificio (yajña) era la forma principal de culto, con el paso de los años el peregrinaje a sitios sagrados (tīrtha) comenzó también a tomar un lugar preponderante en la práctica religiosa. Por tanto, siendo el principal lugar de peregrinaje, Prayāg se considera idéntico en piedad y méritos espirituales a la realización de los grandes sacrificios védicos.
Por otra parte, la prevalencia de Prayāg como lugar sacro se ve en que hay otros tīrtha que han adoptado su nombre. Por ejemplo, en los Himalayas hay cinco sitios sagrados llamados Prayāg, cada uno en la confluencia de dos ríos.

Cambios de nomenclatura

Una ciudad con dos (o más) nombres no es un caso extraño en la India, ya que tanto los musulmanes primero y los colonizadores europeos después (sobre todo los británicos), dejaron su huella en la nomenclatura del país. Cuando la India logró su independencia en 1947, se inició un proceso nacional para restituir los nombres originales a muchas de las grandes urbes.
De esta forma, ahora tenemos Mumbai (antes Bombay); Chennai (antes Madrás); Kolkata (antes Calcuta); Puducherry (antes Pondicherry) o incluso Karnataka, todo un estado que cambió su nombre (antes Estado de Mysore). Como es de esperar, aunque legalmente se hayan cambiado los nombres, muchas personas utilizan las antiguas denominaciones. Pasa lo mismo en todos lados cuando, por ejemplo, se cambia la moneda de un país o el nombre de una calle cualquiera.

El sangam, la unión de Yamunā (a la izq.) y Gangā en el sitio sagrado por excelencia.

El hecho de que la milenaria Prayāg se siga llamando Allahabad de forma oficial es una afrenta para muchos hindúes, que lo consideran una deuda pendiente de la India libre. De hecho, hay una campaña creciente para reinstaurar el nombre original. Ya sea que esto suceda o no, a día de hoy la ciudad es llamada Prayāg por muchas personas, sobre todo en lo que respecta a su carácter de lugar sagrado de peregrinación.
Allí es, entonces, donde espero estar la semana que viene.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CURSO DE HISTORIA Y FILOSOFÍA DEL YOGA

Inscripciones abiertas

Abril – Junio 2024

Profundizarás en la filosofía del yoga de forma directa, amena, fructífera y a tu ritmo.

RECURSOS GRATUITOS AQUÍ

LIBROS PUBLICADOS
de Naren Herrero

Sobre la historia del Yoga:

Hinduismo para la vida occidental:

Primer libro en español sobre el festival espiritual más grande del mundo:

Mis viajes, aprendizajes y experiencias en India (ahora sólo en digital):

Artículos anteriores

Tapas en la sociedad de la queja

¿Qué recomienda el yoga y la espiritualidad hindú como antídotos contra la queja? En este artículo lo abordamos desde el concepto de tapas, especialmente en su vertiente verbal. Hace treinta años, el escritor Robert Hughes publicó «La cultura de la queja» acerca de la decadencia norteamericana en materia de política y cultura. No leí el libro pero el título me pareció adecuado para también etiquetar a nuestra sociedad actual y, además, hoy me sirve para abrir un tema que, intuyo, al lector le suena familiar: la recurrente lamentación de que las cosas no son como nos gustaría que fueran.   ¡Atención! No estamos entrando en el juicio de

Los hijos como gurús

Con la relativamente difundida afirmación «mis hijos son mis gurús» en mente, agregando la legitimidad que me da la paternidad, más algunas referencias tradicionales hindúes, he escrito este artículo para analizar la cuestión. En la luna llena que sigue al solsticio de verano en el hemisferio norte (21 de junio) se celebra Guru Pūrṇimā(guru púrnima), el día anual,que suele caer en julio, en que honramos a todos los preceptores espirituales que nos guían en el camino del autoconocimiento y la liberación.   A lo largo de los años, he escrito muchos artículos sobre este tema para llegar a la conclusión (que también es canónica) de que tener un gurú es imprescindible para avanzar en

Mantra para antes de comer (con recitación)

Incluye la recitación del mantra ahaṁ vaiśvānaro que aparece en Bhagavad Gītā 15.14 Para la cosmovisión hindú «el alimento es Dios» (annam brahma) y, como en muchas otras tradiciones, no se debe tratar de forma irrespetuosa ni malgastar. Asimismo, al tratarse de un elemento que nos es proveído por la Madre Divina no deberíamos darlo por descontado, sino más bien agradecerlo.   Para la tradición yóguica, comer ignorando esta relación de dependencia con la Naturaleza es una forma de «robar» pues, por más que hayamos pagado nuestra comida, estamos ignorando que el alimento llega a nosotros gracias al esfuerzo y la generosidad de la Tierra.   Como forma

Hiraṇyagarbha y el Día internacional del Yoga

Otra vez se celebra el Día Internacional del Yoga, una fecha instaurada en 2014 por la Asamblea General de las UN, en coincidencia con el solsticio de verano en el hemisferio norte. En este artículo aprovecho para contarte algunos detalles no tan difundidos de la relación entre el Sol y el Yoga. Quizá sabes que el nombre más popular del dios hindú del Sol es Sūrya, de donde deriva el apelativo del famoso ejercicio de haṭha yoga sūrya namaskara o «salutación al Sol». A la vez, el Sol tiene cientos de otros nombres, entre ellos Hiraṇyagarbha, que es el que me interesa hoy.     Literalmente, hiraṇyagarbha significa

El nombre original de Allahabad