Hijo de Vecino

Un día para forjar un año

En este breve texto te propongo una forma de comenzar el año 2020 para marcar un rumbo beneficioso para tus hábitos, tu mente y tu entorno. A finales del año 1999, mi maestro Sri Swami Premananda propuso instaurar el 1 de enero de cada año como un día en el que “hacer un servicio para alguien más”. Sus seguidores lo llamamos el “Día Premananda”. La elección del 1 de enero no es casual, ya que la forma en que se comienza cualquier empresa determina en gran medida su resultado. La manera en que uno comienza su día es importante; la forma en que se comienza una relación es … Leer más

Propósitos espirituales para 2015

Hace ya una semana que empezó el año 2015 y la mayoría de personas todavía tenemos por estrenar la lista de nuevos propósitos para este período. Con suerte, nos durará el entusiasmo y cuando llegue febrero aún recordaremos la determinación que nos trajo la transición anual y seguiremos firmes en nuestra intención de aprender inglés, hacer ejercicio, dejar de fumar, comer menos, dormir más, escribir un libro, circular en bicicleta… Más allá del mayor o menor éxito que tengamos en cumplir nuestros votos de siempre, mi pensamiento de este año se ha centrado en los propósitos espirituales. Seguramente el tener una hija y ver cómo la rutina y … Leer más

Sándalo en la estatua de Swami Premananda

En su discurso espiritual del 1º de enero de 1999 Swami Premananda instauró el Día Premananda, que consiste en pensar en los demás en el primer día del año. Es decir, Swami propuso que cada devoto hiciera alguna actividad de servicio desinteresado para otras personas que lo necesitarán y de esta forma comenzar el año con espíritu de servicio. Desde entonces, en ese día particular, los devotos de cada país hacen diferentes acciones de servicio. Este año 2014 también se mantuvo la tradición, aunque la novedad fue que Swami Premananda, que ya no está presente en su cuerpo material, también decidió participar a su modo. Entre las 4:00 … Leer más

Día Premananda

Tradicionalmente, al menos en lo que a mí me ha tocado ver en la sociedad occidental (y que podría encuadrarse en las dos últimas décadas), el festejo de fin de año está emparentado con grandes comidas, salidas nocturnas y botellas vacías. Por otro lado, también es justo decir que el cambio de año es un evento de reunión familiar. No todo son excesos. Quizás es debido a mi edad que sólo estoy viendo una parte de la escena, ya que teniendo treinta años es normal que la mayoría de mis coetáneos (incluyéndome) hayamos pasado por nuestra etapa de festejar fin de año como si en realidad fuera el … Leer más