Hijo de Vecino

Mosquitos

Mi segundo viaje a la India fue pergeñado como un viaje menos turístico que el primero. Viajaba totalmente en solitario y la idea inicial era pasar dos meses en el Ashram Sri Premananda, sin moverme a ningún otro lado que no fuera estrictamente necesario. En aquel entonces acababa de terminar mi etapa en Londres, ciudad donde había estado viviendo por unos meses; meses en que siempre tenía algún agobio: escasez financiera, un trabajo que no me gustaba, distancias excesivamente grandes, lluvia perpetua… Por lo tanto, tenía necesidad de pasar un tiempo dedicándome a reflexionar sobre mi futuro sin que nada externo me molestará. Deseaba estar en un sitio … Leer más