Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Feroze Gandhi

Los vericuetos del apellido Gandhi

Publicado en

En este blog he hablado repetidas veces de Mahatma Gandhi, la última de ellas en relación a las manifestaciones ‘indignadas’ de España. Todas las veces que he citado a Gandhi, a lo largo de los 3 años que lleva esta bitácora digital, ha sido con un objetivo espiritual más bien que enciclopédico; es decir, resaltando sus enseñanzas espirituales y su ejemplo de vida para argumentar alguno de mis relatos.

La validez del pensamiento gandhiano (como la de cualquier otro pensamiento) no reside en dónde nació, qué estudió o cuándo murió, sino en la visión actualizada y empírica que presentó al mundo sobre el triunfo del amor sobre el odio. Siempre se debate si la vida y la obra de cualquier gran personalidad deben juzgarse de forma separada o no. En el caso de Gandhi, no hay polémica: su vida y su obra van de la mano, en armonía, haciendo en ocasiones difícil diferenciarlas.

De todos modos, como es normal, todas las personas nos interesamos, en cierta manera, por los detalles más ‘superficiales’ de los demás, sobre todo si son personalidades. Es por ello que, acicateado en mis propias dudas, e intentado desmontar algunas creencias generalizadas, he pensado en hacer unas simples y resumidas aclaraciones sobre Gandhiji, su nombre y su linaje.

Cuatro varones

Mohandas Karamchand Gandhi nació en 1869 y, junto a su esposa Kasturbai, tuvo cuatro hijos, todos ellos varones. Por ende, no tuvo ninguna hija. Ya sé que lo que estoy diciendo es una conclusión obvia, pero hago la aclaración porque probablemente a muchos les suena el nombre de Indira Gandhi.

Indira Nehru, tal era su nombre original, nació en 1917 y era hija de Jawaharlal Nehru, una de las figuras políticas principales del movimiento independentista indio, líder del Partido del Congreso y amigo cercano del Mahatma. Por su parte, en 1947, Nehru padre se convirtió en el primer primer ministro (perdón por la cacofonía) de la India independiente hasta su fallecimiento en 1964.

Para entonces, su hija Indira ya había entrado en el mundo de la política y su apellido había cambiado. Debo decir que, hasta hace poco, yo creía que ese cambio se debía a una especie de homenaje que había hecho Nehru padre al Mahatma. Pues nada de eso. Los hechos son mucho más prosaicos. Resulta que la joven Indira Nehru se casó con un político y periodista indio llamado – nada más ni nada menos – Feroze Gandhi. Feroze era de ascendencia parsi y su familia no tenía (ni tiene) ningún vínculo sanguíneo con la familia del Mahatma.

Ante esta precisa conjunción del destino uno se pregunta, ¿no es demasiada casualidad?

Fragante

Siempre gracias a mis clases de sánscrito me enteré de que la raíz gandh significa ‘perfumar’, y por tanto la palabra gandhi es un adjetivo que se puede traducir como ‘perfumado’ o mejor aún, ‘fragante’.

Como es sabido, en todas las lenguas encontramos el fenómeno de que el significado original y literal que podían tener ciertos apellidos se pierda en detrimento de su nueva función ‘etiquetadora’. De todos modos, es verdad que apellidarse ‘fragante’ no está nada mal, sobre todo en el caso del Mahatma, que quedaría como ‘gran alma fragante’.

Más allá de esta feliz coincidencia en la traducción, al parecer, en la India, el apellido Gandhi es mucho más normal de lo que me imaginaba. Puede que no sea el más común, pero tampoco se trata de un apellido raro y, por tanto, es normal que existan varias personas con este ilustre nombre de familia, sin tener relación sanguínea con los linajes Nehru o Gandhi, en las dos vertientes ya vistas.

Teniendo en cuenta que Indira fue la única hija de Jawaharlal Nehru, el apellido del patriarca quedó fuera de los focos gubernamentales de la India, aunque no su sangre. Indira (cuyo esposo ya había fallecido en 1960) fue la primera y única mujer elegida como primer ministro de la India, cargo que ostentó entre 1966 y 1977, para luego regresar, después de una serie de altibajos político-judiciales, al mismo puesto entre 1980 y 1984, año en que murió asesinada por dos miembros de su guardia personal.

Al morir, Indira ya había dejado como heredero en la arena política a uno de sus dos hijos, de nombre Sanjay Gandhi.

Indira Gandhi con su hijo menor, Sanjay

Saga

Sanjay, el menor de los dos hijos, empezó a participar activamente en política a mediados de los ’70, coincidiendo con la crisis que enfrentaba el gobierno presidido por su madre. En 1980, ya miembro del Parlamento, Sanjay murió en un accidente aéreo, cuando el avión que él mismo tripulaba se estrelló durante una sesión de prueba, en Nueva Delhi.

Fue entonces cuando el primogénito, Rajiv Gandhi, que había decidido hacer una vida alejada de la política y era, irónicamente, piloto profesional de Indian Airlines, se convirtió en el reemplazante de su hermano en el entramado del Partido del Congreso. Eventualmente, cuando Indira fue asesinada en 1984, Rajiv se erigió como el candidato natural para reemplazarla al frente del Gobierno. De esta forma, ganó las elecciones y con 40 años se convirtió en el más joven primer ministro de la India post-colonial, ejerciendo entre 1984 y 1989.

Fiel a la aciaga suerte de la familia, Rajiv Gandhi murió en 1991 asesinado por una extremista suicida de los Tigres de la Liberación Tamil, una organización que reclamaba un estado tamil independiente en Sri Lanka, como reacción a la mayoría cingalesa. Por otra parte, esta especie de guerra civil que se inició a fines de los ’70 en Sri Lanka, llena de disturbios étnicos, fue el motivo principal de que Swami Premananda se trasladara a la India en 1983, como alguna vez relaté aquí.

Rajiv Gandhi

Cuando Rajiv Gandhi murió, el Partido del Congreso invitó a su esposa, Sonia Gandhi, a liderar el partido.

La historia peculiar de Sonia Gandhi reside en que su nombre de nacimiento es Edvige Antonia Albina Maino, y sobre todo, en que es italiana. Ella conoció a Rajiv en Inglaterra en los años ’60 mientras ambos eran estudiantes (y ella, además, camarera). Se casaron en 1968 y Sonia siempre mantuvo un perfil bajo alejado de la política, incluso cuando su esposo era primer ministro.

Sólo en 1997, ante el repetido pedido del partido, decidió dedicarse por completo a la política como líder del Partido del Congreso, puesto que todavía ocupa.

Al mismo tiempo, el primer hijo que tuvieron con Rajiv, llamado Rahul Gandhi, de 40 años, también está involucrado en política, continuado así con una saga de gobernantes que comparten la misma sangre y la militancia en el Partido del Congreso, la facción política que ha gobernado la India de forma casi permanente desde la independencia, con sólo tres intervalos (1977-80 / 1989-1991 / 1996-2004).

Sonia Gandhi

Caprichos

El Partido del Congreso, dirigido por Mahatma Gandhi a inicios de los años ’20, símbolo fundamental de la independencia de la India, también ha sufrido el paso de los años y su prestigio ya no es el de antaño. El hecho de que la dirección del partido haya estado, durante estos 65 años de la era post-independencia, siempre bajo un miembro de la familia Nehru-Gandhi es uno de los motivos.

Más allá de si uno está de acuerdo o no con las iniciativas políticas de Sonia Gandhi y su partido, lo seguro es que poco queda, más allá de lo simbólico, de aquella relación estrecha con el Mahatma Gandhi, inspirada en la no-violencia, la renuncia y la Verdad.

Qué caprichoso es el destino, pienso nuevamente, que eligió darle a esta dinastía gubernativa el apellido del hombre más reconocido de la India. ¿O es que quizás habrá algo más? ¿Alguna razón kármica?

No tengo la respuesta. Insondables son los vericuetos del destino, supongo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: