Hijo de Vecino

Anécdotas de Calcuta

Las dos últimas entregas de esta bitácora digital fueron bastante serias, versando sobre cuestiones litúrgicas, simbología, y reglas de comportamiento en cuanto a rituales milenarios. Antes de eso había hablado de la meditación, otro tema “serio”, se podría decir. En todos los casos se trata de tópicos que me atraen, pero que también tienen un cierto estilo “pedagógico” en el que no me interesa mucho entrar, pues no pretendo enseñar nada, sino más bien compartir mis ideas y sensaciones, a la vez que poner en palabras las reflexiones que pasan por mi cabeza en cuanto a la espiritualidad y su práctica. Consciente de que los lectores también necesitan … Leer más

Hermanos y Madres

En las afueras de Calcuta se encuentra el templo de Dakshineswar. Para llegar hasta allí tomé un desvencijado colectivo y viajé por más de una hora. Esta travesía es la que describí en el post de la semana anterior; travesía que me sirvió para ver el lado menos turístico de Calcuta. De hecho, yo no estaba seguro de la distancia del trayecto y me sorprendí de lo lejos que terminé. Más de una razón me llevó a visitar este famoso templo consagrado a la diosa Kali: Por un lado, fue morada del gran santo Sri Ramakrishna Paramahansa, de quien yo había escuchado bastante, sobre todo en mi casa. … Leer más

Calcuta, ¿Un monstruo?

Mi llegada a Calcuta era un gran interrogante, pues había escuchado muchas historias sobre esa famosa ciudad y no sabía realmente con qué me encontraría. Siempre se había dicho que era un lugar caótico, sucio, pobre y muy grande, y todo eso me tenía en vilo. Capital cultural Como aglomeración urbana, Calcuta es la tercera ciudad del país. Fue la capital de la India hasta el año 1911, momento en que la corona inglesa, por entonces administrador colonial, decidió mover la capital a New Delhi, ya que la ubicación geográfica de Calcuta no era cómoda para las cuestiones administrativas, pues se ubica en el extremo este del país, … Leer más

Elucubraciones de un viajero en tren

Ya sobre el tren, rumbo a Bengala Occidental, el estado de cuya capital es la ciudad de Calcuta, mi mente divaga y se entretiene con balances y observaciones. Mis ojos, desde la ventanilla, se posan en los interminables campos de arroz, colmados de agua donde se refleja la noche y donde se confunde en que punto termina la tierra y en que punto empieza el cielo. Miro la luna, y por supuesto, como le pasaría a cualquiera, me nace la veta de poeta, pero que coraje hay que tener para escandir la misma luna que escandió Rabindranath Tagore, el gran poeta bengalí ganador del premio Nobel de Literatuta … Leer más