Canal RSS

La ‘indignación’ espiritual

Publicado en

Probablemente han leído que en la última semana, en España, se puso en marcha un movimiento social denominado como 15-M (en referencia al día de la primera manifestación) o de los ‘indignados’. Se trata de personas que reclaman y protestan ante el status quo político, económico y social en todas sus facetas, con el entramado político y bancario como las cabezas más visibles de un sistema que beneficia a muy pocos en perjuicio de la mayoría.

Se dio la coyuntura de que hubiera elecciones autonómicas y municipales el 22-M, motivo por el cual la ‘indignación’ popular tomó mayor protagonismo en los medios masivos de comunicación, que por cierto son otros de los grandes cuestionados por los manifestantes. Las elecciones en España pasaron y no hubo grandes cambios en los resultados que ya se preveían desde hace semanas, pero las voces de protesta no tenían una intención directa y particular sobre las votaciones, sino que buscan despertar algún tipo de consciencia en el ‘pueblo’.

El ‘pueblo’ (esa palabra tan amada por lo revolucionarios, que ahora casi carece de sentido) es heterogéneo y por tanto tiene muchas demandas, muchas preocupaciones, con frecuencia difíciles de congeniar entre sí, pero en esta Spanish revolution se ha logrado una unidad esencial con el objetivo de expresar una idea popular fundamental: Basta.

Plaça

Entre los asistentes que vi personalmente en la Plaça Catalunya de Barcelona este fin de semana, había de todo, incluyendo diferentes edades, colores y motivaciones. Más allá de cada interés personal, la consigna popular es la de reclamar a quienes gobiernan y deciden (es decir, el poder político y económico) que cumplan su rol de forma ética, correcta y digna.

Salvo un periodo de mi época universitaria, yo nunca he tenido interés en la cuestión política, basado, más que nada, en la idea que sostiene que la propia felicidad no depende de otros, y mucho menos de quien gobierna o no, mi país o ciudad. La extendida práctica de culpar a los gobernantes de todos los males, siempre me ha parecido un simplismo, y en muchos casos una forma generalizada de dar la culpa ‘a los demás’, sin utilizar la autocrítica o la voluntad de cambio personal.

Todo lo anterior lo sigo pensando, y no creo que un gobierno u otro puedan cambiar esencialmente mi vida, sobre todo a nivel interno, que es lo que realmente me interesa. De todas formas, sí me parece que los límites aceptables de desvergüenza, impunidad y manipulación fueron cruzados hace bastante por la clase de política en general (en todas partes) y me parece justo reclamar porque las “cosas sean como deberían ser”.

A su vez, creo que cada persona tiene un rol y que aquellas que son líderes (en este caso políticos) tienen que reunir, a priori, ciertas características que no poseen todas las personas, y por tanto es erróneo el difundido pensamiento de “cualquiera podría hacerlo mejor”. No cualquiera puede ser líder, porque ser un buen líder implica muchas obligaciones y responsabilidades.

Rey

Hasta su independencia en 1947, en la India siempre había existido la figura de los reyes (también llamados rajas o maharajas). En una sociedad articulada alrededor de una fuerte segmentación social, en la que cada individuo cumple un rol muy específico, la figura del rey no se cuestionaba. De la misma forma, en una sociedad basada en el cumplimiento del dharma, del ‘deber universal’, cada persona intenta cumplir su rol de la mejor manera posible.

En la tradición india (que tranquilamente podría extrapolarse a otros sitios), el mayor dharma de un rey es, claramente, el bienestar y el desarrollo de su pueblo. A medida que uno asciende en el sistema de castas es verdad que goza de más privilegios, pero también tiene muchas más obligaciones. El sacerdote brahmán es, en ocasiones, considerado sagrado, pero en contrapartida él no puede aceptar comida de cualquiera, no puede cobrar dinero por sus servicios y debe realizar rituales diarios de forma estricta.

De manera similar, el rey goza de las riquezas y, si lo desea, de la opulencia, pero su deber más sagrado es su pueblo. Si alguien de la casta más baja deja de cumplir alguna de sus pocas obligaciones no es tan grave como si un rey, con todas sus responsabilidades, va en contra de su dharma.

Basado en razonamientos afines, Mahatma Gandhi convirtió la lucha política en su propia práctica espiritual, como una defensa del dharma, como una forma de buscar la Verdad.

Pancarta

Sopesando todos estos motivos, viendo cuan populosas se tornaban las plazas, y sintiendo que es mejor salir a alzar la voz que quedarse en casa quejándose, fuimos con Nuria (también conocida como Hansika) a pasar algunas horas en la acampada de Barcelona. No fuimos solos, sino con amigos y con una pancarta que rezaba un mensaje extraído de la Autobiografía de un Yogui, de Paramahansa Yogananda:

“Un buen líder tiene que tener el deseo de servir, no de dominar”

Seguramente nuestro mensaje no ganó el concurso de los más ingeniosos, pero cada pancarta carga con la visión de mundo de su dueño, y nuestra intención era la de ‘indignarnos’, pero siempre desde la perspectiva espiritual.

La noche del sábado 21 hubo una cacerolada masiva, y durante 1h 30hs estuvimos, junto a unos cuantos miles, haciendo mucho ruido; Nuria con sus improvisados platillos de tapa de olla y yo con mi silbato de entrenador de fútbol.

Revolución

En Argentina, hace casi diez años, también hubo una manifestación social espontánea al grito de ‘Que se vayan todos’. Una década más tarde no parece que aquello haya traído un cambio radical en la forma de hacer política y de cumplir el dharma por parte de los gobernantes argentinos.

De la misma forma, descreo que esta actual e incipiente revolución española pueda modificar ostensiblemente los malos hábitos de la clase política. Sin embargo, eso no implica que deje de reclamar un cambio.

Esta ‘indignación’ masiva, de todos modos, es para mí un complemento revolucionario. De diferentes maestros espirituales, incluyendo Swami Premananda, he aprendido que la única forma de cambiar el mundo es cambiándose a uno mismo. Ya sé que suena a poco y algunos dirán que así nunca habrá cambios a gran escala, pero es la única revolución que considero duradera y cien por ciento efectiva.

En cierta forma, la presencia de tantas personas durante la última semana, en diferentes plazas de España y el mundo, es la suma de personas que quieren aportar al cambio desde sus pequeñas revoluciones individuales. En ese sentido, sí que me pongo político y grito ¡Viva la revolución!

Todas las fotos son de Nuria Parera (menos la que aparece tocando los platillos, claro), y se pueden ver más en: http://on.fb.me/ingDg6

Anuncios

»

  1. Es admirable cómo personas de todo tipo apoyan esta “Spanish (y esperemos “Global”) Revolution”. Una lucha, casi gandhiana, gobernada por acciones pacíficas (“ahimsa”). Yo sí quiero creer que ésta es una semilla que puede llevar a un cierto cambio..
    En todo caso, lo que esto sí aporta, al menos para mí, es cierta esperanza en la condición humana, al ver que hay personas que se mueven buscando un cambio en lugar de aplatanarse en un sofá.

    Responder
  2. Como digo yo siempre, si un extraterrestre bajara a la Tierra, ¿qué diría ante esta ‘revolution’?

    Responder
  3. hola, me gusta la pagina , me parece barbaro que en españa esten tratando de cambiar el sistema `politico-economico, lo que si estan equivocados con lo que pusieron de la argentina, desde el 2003, se vienen haciendo cambios muy positivos en mi pais, en el cual vivo, siempre faltan cosas pero desde hace un tiempo se gobierna para el pueblo, tendrian que investigar un poquito mas . espero que les vaya bien .unidos el pueblo jamas sera vencido!

    Responder
  4. Como cualquier hijo de vecino yo también me acerqué a la plaza. Vi algo insólito en una revuelta: gentes sin banderas, ni siglas, ni líderes. Personas que han perdido la fe en los tradicionales partidos y sindicatos pero no en las capacidades del pueblo y en la inteligencia individual. Pero cuidado, ni se ha logrado trasmitir un mensaje constructivo más allá de la indignación ni conozco revolución alguna que se haya hecho con el estómago lleno.
    muy bonitas fotos!
    Un saludo revolucionario

    Responder
  5. Hombre, es cierto que la r-evolución comienza por uno mismo y que sólo se logra la liberación cuando se llega a amar aquello contra lo que se lucha, y el hecho es que desconozco si este movimiento esta libre de rencor y enfado histórico. Pero también es cierto que este movimiento cuasi-espontáneo y, más que pacífico, no-violento, precisamente por ello puede ser la consecuencia de un cambio no sé si en la conciencia o en la visión de la vida, quiero creer lo primero, que prima al ser humano, en todas sus dimensiones, y al planeta sobre toda otra cuestión, y que se viene produciendo desde hace años en el mundo. Esta transformación puede suponer un salto evolutivo que no sabemos cuando se materializara, podría ser ahora, porqué no. Pero lo cierto es que independientemente de que los gobiernos o la política no cambian el mundo, sino las personas, parece que la vida ha dicho basta! porque el sistema está obsoleto y amenaza con extinguir a la especie, por ello, me parece interesante apoyar este movimiento y aportar cada uno desde su visión un cambio del sistema que cese de destruir la vida.

    Responder
  6. Hey, aquí un pibe que toca de oído, y de afuera. Pregunto: Que no ganó el PP las elecciones? Ok, venía de antes, pero, viejo, voten a la izquierda si no les gusta el psoe. Revolución PP?, nones. otra vez lo mismo. Si le estoy errando feo, por favor, iluminadme; me interesa saber qué piensan realmente la mayoría de los españoles, y de los italianos, también.

    Responder
  7. María Teresa

    Extrañaba las entregas de tu blog.El cambio debe ser interior, en cada uno de nosotros, para que algo se transforme afuera. Aún mentir con el pensamiento, cerrado entre cuatro paredes, es violencia.

    Responder
  8. Viene complicada la mano, humilde y lejanamente, espero que los votos que fueron “contra” el PSOE no le hayan abierto camino a la DDDDDDDDD. IU, ecologistas, se los susurra un argentino, chau los fachas, chau franquistas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: