Canal RSS

Guru Purnima y el mantra Asato Mā

Publicado en

Buscando entre los archivos del blog me sorprendo a mí mismo al no encontrar, en sus más de tres años de vida, ninguna referencia directa a Guru Purnima, el día del gurú. Tradicionalmente, en el hinduismo (y el budismo) hay un día al año en que se rinde honor al maestro espiritual y, si bien esta fecha es variable, siempre cae en la luna llena (a eso hace referencia la palabra sánscrita purnima) del mes hindú de Ashadh, que por lo general comprende porciones de junio y julio de nuestro calendario gregoriano.

Este año 2011 la celebración cae el viernes 15 de julio y, ya que no lo he hecho en el pasado, quería dedicar un post especial al tema; sobre todo ahora que todavía tengo muy presente el hecho de que mi maestro espiritual abandonara su cuerpo en febrero pasado y no está de más recordar(me) el sentido profundo de tener un gurú.

Dakshinamurti

Si uno lee la Wikipedia verá que allí se explica que el día del gurú se basa en el nacimiento del sabio Vyasa, que fue quien escribió el Mahābhārata entre otros textos sagrados. Como con todo lo referente a la mitología de la India, e incluso con lo referente a espiritualidad, hay más de una versión posible, por lo que la que propone la enciclopedia colectiva puede que sea la versión vaisnava, es decir la que prioriza a Vishnu y sus aspectos y encarnaciones como la Divinidad.

Si bien el Sri Premananda Ashram tiene una perspectiva muy amplia de las religiones y la espiritualidad, se podría decir que posee una tendencia más bien sivaita, o sea de privilegiar a Shiva como lo Divino, debido a la relación de Swami Premananda con los sagrados lingams y, además, al hecho de estar ubicado en el sur del país donde llegan con menos fuerza los hábitos que se consideran mayoritarios en la India.

Es por ello que, en este día especial, a quien se hace referencia en el Ashram es al Señor Dakshinamurti, de quien se dice es el Señor Shiva mismo que descendió a la Tierra para ser el primer gurú de la humanidad. Su imagen es, por lo general, la de un maestro sentado bajo un árbol baniano dando instrucción a sus discípulos, que no son cualquiera, sino grandes sabios y ascetas.

Más allá de estas diferencias en la tradición, está claro que en el Ashram de la India la persona que más se honra en el día del gurú es Swami Premananda.

Una vez al año

La mejor explicación sobre qué es Guru Purnima la da el mismo Swami en su discurso del año 2007 para conmemorar dicha celebración:

“Una vez cada 365 días Guru Purnima vuelve a tener lugar. Desde el tiempo en que este mundo fue creado hasta ahora, las enseñanzas del Guru han sido la razón por la que los seres humanos han logrado un estado elevado. Cuando los niños estudian en la escuela, al maestro que amorosamente les enseña allí, se le llama guru. A una persona que enseña a otra una profesión también se le llama guru. A una persona que enseña política también se le llama guru. Incluso los médicos que tratan a los pacientes en un hospital aprendieron meticulosamente cómo hacer eso y aquél de quien aprendieron es también una clase de guru. Por consiguiente, tener un guru es muy esencial para todo tipo de prácticas.

Sin embargo, este día es un día sagrado en el que celebramos gozosamente para mostrar respeto a aquél que enseña espiritualidad, como un modo de recordarnos a nosotros mismos acerca de sus enseñanzas, sus puntos de vista y sus consejos. Hacemos esto pensando en todos estos Gurus colmados de gracia divina, o pensando solamente en nuestro propio Guru. En un contexto espiritual, a este día se le denomina Guru Púrnima”.

Para celebrar este día se realizan diferentes tipos de rituales tradicionales (pujas), en el caso del Ashram se hace un yagam o ceremonia de fuego.

Swami dice que “llevamos a cabo la puja para pensar en las enseñanzas del Guru y para deshacernos de cualquier mal hábito que podamos tener a fin de alcanzar un elevado estado”.

Asimismo, agrega que “desde tiempos antiguos ha sido una gran creencia védica que el poder divino de los Gurus estará presente en la puja con mucha fuerza”.

Luego, como siempre, Swami da la versión más práctica de la espiritualidad: “Pensad en sus enseñanzas y asimiladlas con todo vuestro corazón. Ésta es la real gran puja de Guru Purnima”.

Práctica

Un aspecto clave en las enseñanzas de Premananda es la exhortación permanente a poner en práctica con presteza todo el bagaje teórico que abunda en el camino espiritual, cualquiera sea su versión. El Guru es necesario como guía para el discípulo porque le lleva por un camino que él mismo ya ha recorrido y completado de forma exitosa; según dicen las escrituras sagradas, sin maestro, el alumno podría no llegar nunca a la meta o, de hacerlo, tardaría infinitamente más tiempo (lo que es decir, muchas vidas).

En su discurso, Swami continúa:

“Tan sólo rezamos pidiendo la gracia de todos estos siddhas (maestros realizados), los grandes santos y avatares pero, realmente, lo que es importante es aceptar sus enseñanzas y seguirlas. En nuestros días la razón por la que la sociedad humana se acerca para obtener el darshan (visión) de santos, de avatares y de siddhas es el deseo de liberarse de sus problemas, dificultades y preocupaciones cotidianos, y los hombres esperan recibir la gracia de esos seres. Esto es como pensar en cosas pequeñas sin valor dentro de un círculo de puro interés personal”.

Y agrega:

“Nuestro nacimiento, este nacimiento humano, es un nacimiento inusual y elevado. Sin embargo, no estamos utilizando este nacimiento para tomar las medidas necesarias que nos permitan aceptar enteramente la gracia, las bendiciones y las enseñanzas de estos seres. No maduramos, no nos desarrollamos espiritualmente ni nos sumergimos en esa sabiduría ni logramos esa felicidad beatífica de manera permanente. Sólo nos dedicamos a resolver nuestros problemas y nuestras dificultades cotidianos y a involucrarnos en esto con todo nuestro corazón”.

De nuestra parte

Finalmente, Swami explica el verdadero sentido de la celebración:

“Guru Purnima es un día que, a través de las enseñanzas de los Gurus, pavimenta el camino para que nosotros hagamos sadhanas (prácticas espirituales) que conduzcan a una paz mental y una dicha firmes e inquebrantables. Lo que debemos comprender en este Guru Purnima es que únicamente sus enseñanzas nos guiarán por el sendero correcto hacia un estado espiritual elevado. Las enseñanzas son esenciales. Debemos seguirlas”.

Este discurso de Swami (que puede leerse completo clicando aquí) deja claro que los maestros espirituales están para darnos más cosas que los clásicos salud, dinero y amor, pero que depende de nosotros solicitarlas, aceptarlas y, más importante, ponerlas en práctica. En cierto sentido, algunas personas creen que por el solo hecho de tener un gurú, uno ya tiene solucionada la vida. No niego que, en gran parte, esto pueda ser así, pero en ese caso hay que tener mucha fe para aceptar todo lo que trae la vida como parte del entrenamiento del maestro.

En muchos casos, al tener un gurú, uno espera que éste le solucione los problemas del día a día para así poder vivir tranquilamente. En general, por más que se tenga un maestro, uno reniega de tener que pasar por situaciones incómodas y dolorosas para evolucionar espiritualmente y le pide al gurú que le arregle los conflictos de un plumazo, sin tener que poner gran esfuerzo de nuestra parte.

Por eso Swami dice que el gran ritual verdadero en honor al Guru es asimilar de corazón sus enseñanzas; porque no hay mayor signo de fe en el maestro que el tomarse a rajatabla sus palabras y su ejemplo, lo cual lleva a la auto-realización del discípulo que, a su vez, es el objetivo básico de todo maestro y su máxima felicidad.

Por tanto, el Gurú nos muestra el camino, nos alienta a emprenderlo y a no abandonarlo, pero el trayecto también debemos hacerlo nosotros. No es suficiente con esperar que el Guru nos lleve hasta el final sin nuestro esfuerzo.

Llévame

Existe un famoso mantra védico que aparece en el Brihadāranyaka Upanishad y dice:

“Asato mā sadgamaya tamaso mā jyotirgamaya mrtyor mā amrtamgamaya” (1.3.28)

Una traducción posible y usual sería: “Llévame (o guíame) de lo inexistente (lo falso) a lo existente (lo verdadero), llévame de la oscuridad a la luz, llévame de la muerte a la inmortalidad”.

Esta versión clásica no es mala ni incorrecta, pero sólo estudiando algo de sánscrito uno se llega a enterar de los detalles sutiles y profundos que se le escapan a la traducción popular.

Tratando de simplificar las cuestiones gramaticales que ni yo mismo domino del todo (¡muchas gracias Mar Olmos por las explicaciones técnicas!), puedo decir que la clave del mantra está en el verbo (gamaya), cuya raíz (gam) significa ‘ir’. En el original sánscrito no se utiliza el verbo ‘llevar’ o ‘guiar’, sino que se utiliza ‘ir’.

Asimismo, el verbo en cuestión está conjugado en segunda persona singular del modo imperativo, por tanto es una exhortación directa, en este caso un pedido más que una orden, que se traduce como ‘llévame’ (es decir: lleva tú – verbo imperativo -; a mí – objeto directo que es el vocablo -) porque la opción literal con el verbo ‘ir’ quedaría imposible, ya que la construcción ‘ve tú, a mí’ no encuentra salida digna (supongo que quedaría algo inexistente como ‘vesme’).

Sin embargo, la palabra gamaya está conjugada en una forma particular de imperativo que se denomina ‘causativo’ y que expresa una acción que no es desarrollada enteramente por el sujeto que, en nuestro ejemplo y desde el punto gramatical, es el Guru. De esta forma ‘yo’, es decir la persona que realiza el pedido, sería el objeto directo, aquello que es ‘llevado’ o ‘guiado’ por el Guru, de lo falso a lo verdadero, de la oscuridad a la luz, etc. Y aquí reside la importancia del verbo ‘ir, omitido en las traducciones clásicas.

Si el sujeto de la oración es el Guru, entonces éste realiza una acción (‘ir’), pero al ser ‘causativa’ no lo hace más que parcialmente, dejando la ejecución final de ese desplazamiento a un segundo sujeto que, en este caso, es el discípulo.

Utilizando el rigor filológico, como dice mi profesora de sánscrito, la traducción exacta sería, entonces:

“Haz que yo vaya de lo inexistente a lo existente, haz que yo vaya de la oscuridad a la luz, haz que yo vaya de la muerte a la inmortalidad”.

Sutileza

Si tenemos en cuenta que, por un lado, los textos védicos son considerados sagrados, me parece simplificador creer que las palabras elegidas para componerlos hayan sido casuales o sean lo mismo unas que otras. El significado esencial se mantiene, sin duda, pero la profunda sabiduría espiritual que emana de un segundo y tercer nivel de lectura es valiosa, y amplía el entendimiento del buscador espiritual sincero.

Por otra parte, los textos védicos tienen un origen oral y se mantienen en circulación desde hace siglos gracias a la memoria y a la trasmisión de maestro a discípulo, todo esto sin el soporte de la escritura, un invento mucho más moderno que el habla y el recuerdo. Por tanto, la concisión y la exactitud de cada mantra, sutra o enseñanza eran fundamentales para que se mantuvieran sin cambios a través de las generaciones. De esto se deduce que cada palabra no es una elección azarosa y por más sutil que pueda parecer, la diferencia entre ‘llévame’ y ‘haz que vaya’ tiene su trascendencia.

En este sentido, puede que la traducción ‘guíame’ sea mejor que ‘llévame’, pues da una idea más cercana al concepto original de que el Guru no carga con toda la responsabilidad del camino, sino que es, más bien, el que marca la pauta que debe ser seguida por el alumno.

De hecho, en referencia al discurso de Swami y la necesidad de poner en práctica las enseñanzas del maestro, este mantra milenario nos informa que al Guru no basta con pedirle que nos lleve o guíe para luego dormirnos en los laureles, sino que tenemos que solicitarle que nos ‘haga ir’, dándonos el empujón, proveyéndonos con fuerzas, acompañándonos en el camino, esperándonos en la meta, todo lo que quieran, pero con la necesidad de nuestro esfuerzo, inevitablemente.

Invitación

Este viernes 15 de julio, a las 18hs, haremos (Hansika, yo y otros amigos) un ritual tradicional de la India a los pies simbólicos del Guru. Quienes estén (o puedan estar) en Barcelona (España) están cálidamente invitados a participar y celebrar así este Guru Purnima (contactar por e-mail aquí), que también honra al guía espiritual interior de cada uno, sobre todo para aquellos que no tienen un maestro específico.

Asimismo, aunque este festejo es típicamente hindú, hace referencia a cualquier maestro espiritual verdadero sin importar su religión o creencia, incluyendo a Jesucristo, Buda, Mahoma y cualquier otro maestro menos conocido que dedique o haya dedicado su vida al crecimiento espiritual de la humanidad.

Finalmente, aquí pueden escuchar la bella canción Inside, de Wade Imre Morissette, en la que aparece el mantra Asato Mā, con su clásica traducción en inglés (‘Lead me to the untruth to the truth…’), aunque ahora ya todos podemos recitarlo con mayor conocimiento de causa.

About these ads

»

  1. Me encantó el post, me encantan tus explicaciones filosófico-gramaticales, me encanta ese tema del hermano de Alanis, me encanta Guru Purnima, ¡y me encanta Swami Premananda!
    JPS!

    Responder
  2. Me adhiero absolutamente al comentario de Hansika, no podría ser mas exacto mi pensamiento. Me encantó, todavía no escuché el tema.-

    Responder
  3. hola me gusta mucho su página y me gustaria que me dijera algunos mantras en sánscrito para tatuarme. Muchas gracias

    Responder
  4. Muy bueno!, gracias por recordarme que hay que seguir las enseñanzas de un solo guru y no intentar picotear de varios… siempre se me olvida… Aunque yo encontré un guru antes de conocer este blog (Yogananda), a través de tus posteos he llegado a sentir mucho amor hacia Swami Premananda.

    PD: Hace poco encontré tu blog y empece desde el primer post y ya me falta poco por terminarlo. No he comentado mucho pero la verdad que me atrapo mucho tu pagina. Gracias por compartir todo esto!

    Responder
    • Hola Adrián,

      Muchas gracias por tu comentario.
      Tener un Guru es ya suficiente bendición, pero a veces uno se olvida de eso y sigue buscando impulsado por el hábito material de ‘tener siempre más’. Dicho eso, también creo que no tiene nada de negativo aprovechar las enseñanzas y estar en contacto con otros maestros espirituales. En la medida en que uno tenga claro quien en su propio maestro y ponga en práctica sus enseñanzas, lo más probable es que compruebe que entre todos los maestros y sus enseñanzas hay una unidad esencial fundamental.

      Respecto a Paramahansa Yogananda y Swami Premananda, mis padres por ejemplo también consideraron a Yogananda como su maestro, al menos hasta que conocieron a Premananda. El hecho de que Swami estuviera físicamente vivo hizo diferencia para ellos pero no por eso Yogananda dejó de ser importante. Ya sabemos que cada persona encuentra al Guru que le corresponde y, en muchos casos y circunstancias, hay más de un Guru que cumple el rol de guía temporal hasta que llega el Guru principal de cada persona.

      Me alegro que te guste el blog y seas un fiel lector!

      Un abrazo,

      Responder
      • Coincido totalmente Naren!
        Al comenzar a leer tu blog hace mas o menos dos meses, me puso muy contento ver que exista otro avatar aparte de los que conocía (Sai baba, Paramahansa yogananda,etc), y mas todavía que estuviera vivo! Como venia leyendo cronológicamente, con gran tristeza leí hace una semana que Swami Premananda habia dejado su cuerpo físico y entrado en samadhi…
        Yo encontré a Yogananda al leer su gran obra autobiografía… de casualidad. Me atrapo y senti un sentimiento muy fuerte a medida que lo iba leyendo…
        Pero calculo que como tus padres, si yo hubiera conocido un guru vivo como Premananda también me hubiera gustado que sea mi guru, por todo lo que ello conlleva al estar vivo…
        Muchas gracias por tu respuesta!
        Abrazo!

  5. Fausto Dutrus

    perdón pero no es RURU POORNIMA (Luna llena)?

    Responder
  6. Fausto Dutrus

    PERDON EL TEXTO DEBIO SER GURU POORNIMA…

    Responder
  7. Hola Fausto,

    La palabra sánscrita pūrṇimā refiere a la noche o el día de luna llena y deriva del vocablo pūrṇa que significa ‘lleno’ o ‘completo’. En ambos casos se escriben con ‘u’ y no con ‘oo’. Esta forma de escribir la palabra, con dos oes (poornima), es simplemente la forma inglesa popular de transliterar pūrṇimā para mantener el sonido original ‘u’ del sánscrito en la lengua anglosajona.

    Por tanto, en español tiene que ir con ‘u’ sí o sí, por una cuestión fonética. Y casualmente la pronunciación correcta en sánscrito es muy similar a la del español, por lo que no habría que cambiar las vocales (cosa que sí sucede en inglés).

    Un saludo.

    Responder
  8. dejo un comentario porque creo que es necesario no tanto darte gracias, si no energia a traves de esta prueba para que sigas en la medida de lo posible, contando cosas en la web.
    ya es la tercera o cuarta vez que me encuentro con tu blog buscando alguna que otra info, por lo tanto tendre que ponerlo en marcadores !!
    Sabes… desde aqui, desde el sur (argentina) recorde lleyendo el articulo una frase de un tema de “heroes del silencio” que dice: “la locura nunca tuvo maestro”…. y creo que hay algo sincero en esto. Extrañamente (o no tanto) para los tiempos que corren la locura parece ser si bien no un maestro en si misma, una invitacion a mejorar nuestra vida, o tener y vivir una vida mejor. Inclusive para la gente “normal” unos muchachos, o tios como alli le dicen, que veneren los pies de alguien ya son tomados como “locos”.
    Asi que mi conclusion es esta !! brindo por la locura, y por quien pareciera su maestro; el señor Shiva !! salud y felices Guru’s Purnima’s !!
    Y que el blog siga su curso !!

    Responder
    • Hola Alunado,

      Gracias por tu cálido comentario.

      En la Bhagavad Gītā, Krishna dice (II.69): “Lo que es noche para todos los seres, es tiempo de vigilia para el hombre auto-controlado; lo que es tiempo de vigilia para todos los seres, es la noche para el sabio que ve”. Por tanto, lo ‘normal’ o la ‘locura’ no son tan simples de clasificar.
      ¿Qué es verdadero y qué es falso? Es una de las grandes preguntas de la filosofía espiritual. La respuesta correcta a esa pregunta es reveladora. Y esa respuesta sólo la da el Guru.

      Un abrazo.

      Responder
  9. Naren, eres un crack. Más que Messi! Saudades, Lara

    Responder
  10. Hola! cómo estás? estuve leyendo y la verdad es que me gustaría saber cuál es la diferencia entre jai guru dev y jai gurudev . tu sabes cómo se escribe en sanscrito??
    GRACIAS!.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.143 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: