Canal RSS

Aum Amma, loca por Dios

Publicado en

Hoy, viernes 8 de octubre, es el inicio de Navaratri, el festival hindú anual dedicado a la Madre Divina. Dicha celebración se extiende durante nueve noches y diez días (este año hasta el 17 de octubre) y es una forma de adoración al aspecto femenino de la Divinidad; un aspecto igual de importante, para el Hinduismo, que el masculino.

Si el aspecto masculino es considerado el Poder Absoluto e Inmanifestado, el aspecto femenino es la puesta en acción de dicho poder, la Energía dinámica que da vida a todo lo que existe. Al igual que el aspecto masculino, la Madre Divina tiene diversas facetas: creación, preservación y destrucción/renovación.

Teniendo en cuenta que Navaratri dura diez días, no descarto profundizar sobre el tema la semana próxima. Sin embargo, para hoy, el primer día de celebración, he preferido hablar de un ejemplo práctico y viviente de la Madre Divina.

Es decir, de una santa de la India que, además de ser mujer y por ende representar el aspecto femenino de Dios, trata a quienes llegan a ella con amor incondicional y Divino. Ya hablé en el pasado del silencio espiritual de Sri Siva Shakti Ammaiyar y de los abrazos universales de Amma (o Amrita).

Hoy es el turno de Aum Amma, una santa loca por Dios.

Datos

Aunque para nuestras mentes occidentales pueda sonar raro, en la India es posible encontrar personas santas por doquier. Como ya expliqué en otras ocasiones, al decir “personas santas” me refiero literalmente a ello; es decir, a personas que están en unión perfecta con la Divinidad, a personas consideradas como enviados o ejemplos de Dios en la Tierra, a personas que con su vida redimen al mundo y guían a la humanidad…

En la India hay santos de todo tipo, y si uno quisiera investigar en profundidad no acabaría nunca de hacer el inventario sagrado de un país que, además de extenso, posee joyas espirituales en todas partes.

Por supuesto, hay lugares que son considerados especialmente sagrados, como es el caso de las ciudades de Varanasi y Rishikesh por la presencia del río Ganges; Rameswaran, por su templo; o la ciudad de Tiruvannamalai debido a Arunachala, la sagrada montaña del Señor Shiva.

De esta forma, en estos sitios de gran tradición religiosa y energía espiritual, es más frecuente encontrar personas santas, junto a sannyasins (renunciantes), sadhus, e infinidad de devotos.

Justamente en Tiruvannamalai es donde se encuentra actualmente Paramatma Aum Amma, o Aum Amma a secas, la santa que fui a ver, junto con Nuria y otros devotos argentinos, en febrero 2010. Al parecer, mi tío había tenido noticias de esta santa a través de Internet, y no se trataba de las santas más conocidas, aunque una vez en la ciudad sí que vi afiches que anunciaban alguna de sus actividades públicas.

Evidentemente, las personas que llevan algún tiempo en Tiruvannamalai saben de la santa, pero para nosotros y nuestro desbrujulado chofer, no era fácil encontrarla teniendo apenas los datos mínimos. De hecho, las coordenadas que ofrece la página web oficial de Aum Amma son más bien estimativas, con referencias como “cerca de la parada de autobús de Iyyam Palayam” o “la calle frente a la hilandería”. Al menos para extranjeros como nosotros, estos datos eran insuficientes.

Finalmente, después de algunas vueltas llegamos a nuestro destino. En mi caso, sin saber con exactitud con qué me iba a encontrar.

Aum Amma map

Darshan

Los datos de que dispongo sobre la biografía de la santa no son minuciosos. Según se explica en la página oficial, Aum Amma vivió durante dos años (2001-2003) en una cueva de la montaña Arunachala, donde era conocida como “La Amma de la cueva”. A este respecto, Amma es una forma cariñosa de decir “madre”.

No se precisa cuánto tiempo vivió Aum Amma en Tiruvannamalai ni su lugar de nacimiento, pero sí que ha viajado alrededor de la India ofreciendo su especial darshan. El darshan, como en alguna ocasión expliqué, es la posibilidad de ver o estar en contacto directo con un santo.

Luego del período en la cueva, donde muchos devotos venían cada día, Aum Amma marchó hacia el norte del país, para vivir a los pies del Himalaya en una simple tienda de campaña. Al tiempo regresó a Tiruvannamalai y gradualmente su vida pública comenzó a ser más frecuente. Primero en  una casa, y actualmente en un pequeño chalet en las afueras de la ciudad, que tanto nos costó encontrar.

Es aquí donde se llevan a cabo los “darshan del domingo”, con flores, arati, cantos devocionales y prasadam. Si bien, al parecer, la santa recibe algunas visitas entre semana, es los domingos por la mañana que se realiza la actividad pública principal, y allí es donde queríamos llegar a tiempo. Debido a nuestro ajustado cronograma y a la dificultad de hallar la casa, llegamos con algo de retraso, más bien cerca del mediodía, lo cual nos impidió ver el darshan público.

¿Qué hacía especial ese darshan, más allá de ver a la santa? Pues, según sabíamos, el nombre de Aum Amma no era casual, y habiéndose acuñado durante su época en la cueva, refería a la “Madre del Om (o Aum)”, ya que en estado de exaltación espiritual, el mantra (Aum) aparecía brillando en la frente de la santa. Es decir, el mantra Om (Aum), en su clásico símbolo sánscrito, aparece espontáneamente en el entrecejo de Aum Amma, en el sitio donde se dice que tenemos nuestro tercer ojo, el ojo espiritual.

Tanto en las fotos como en los videos, es posible discernir un círculo de luz brillando en la frente de Aum Amma, aunque es verdad que no siempre se ve de forma tan nítida. Nuestra intención era ver, en vivo y en directo, esa manifestación externa de su iluminación espiritual.

Por llegar tarde no lo vimos (si bien no estoy seguro de que ese día el milagro haya tenido lugar); sin embargo, sí tuvimos nuestro darshan personal, un resultado mucho mejor que lo planeado.

Cortina

Cuando llegamos a la casa de la santa, todavía había algunas personas esperando verla, quizás unas quince. Nosotros, a su vez, éramos unos diez. Al principio, nos acomodamos en el porche de la casa, y allí esperamos durante una hora aproximadamente. Mientras tanto, el monje que cuida de la santa más un par de jóvenes ayudantes se encargaron de mostrarnos álbumes fotográficos de Aum Amma, y también unos videos donde se veía el típico estado extático de la santa y el milagroso signo OM apareciendo en su frente.

Todo esta preparación me venía bien, pues así estaría más instruido para ver a la santa, pudiendo en teoría saber lo que me esperaba. Después de un tiempo, algunas personas salieron de la casa, y entonces algunos de los miembros de nuestra comitiva fueron entrando al pequeño salón, donde también esperaban otras personas.

Eventualmente yo también entré a la habitación, donde según entendí se llevaban a cabo los darshan públicos. Sin embargo, ahora sólo estábamos unos pocos visitantes y devotos, mientras la santa parecía estar en una habitación contigua, a la cual se ingresaba descorriendo una cortina.

Uno a uno, los visitantes iban pasando a dicha habitación, permanecían allí un rato que me parecía bastante largo, y luego salían con rostros beatíficos, pétalos de flores o lágrimas en cascadas.

Esta dinámica de darshan me resultaba inesperada, pues aún cuando habíamos apenas visto fotos y videos, no parecía tratarse exactamente de la misma secuencia de hechos. A su vez, desde dentro de la sala donde estaba la santa no se oía música, cantos, ni siquiera palabras, es decir, ningún sonido que sirviera de pista. Además, por lo que yo sabía, la santa no era de dar discursos públicos, ni de responder preguntas personales a los visitantes.

Respecto a los darshan en general, en el pasado yo había tenido experiencia con Amma (Amrita), esperando durante horas para recibir su abrazo de diez segundos, que si bien vale totalmente la pena, era más breve que esta estadía de los devotos en la habitación contigua. Asimismo, con Swami Premananda había tenido la fortuna de tener entrevistas personales o hablar directamente con él, pero siempre el tiempo me parecía poco.

Por todo esto me intrigaba qué estaba sucediendo del otro lado de la cortina, a medida que mi turno se acercaba, cada vez más.

Dentro

Una vez dentro de la sencilla habitación pude ver a Aum Amma sentada en una silla decorada con telas, rodeada de flores y de pétalos, que pululaban por el suelo, sobre los vestidos de la santa, y también sobre su cabeza.

Mi primera reacción fue la de agacharme reverentemente a tocarle los pies, como corresponde con las personas santas. Ella, por su parte, se me acercó para abrazarme y entonces el monje que la cuida, que de a ratos entraba en la habitación, me indicó que me pusiera más recto para que la santa no tuviera que esforzarse agachándose.

Ahora yo estaba sobre mis rodillas frente a Aum Amma, y ella comenzó como a besarme en las mejillas; digo “como” porque eran unos besos raros que tenían una especie de respiración que me parecía poderosa. Al principio, estos besos me pusieron algo tenso porque, por un lado, yo no me considero una persona muy propensa al contacto físico, y por otro, porque el hecho de ser besado por una extraña no es normal.

Evidentemente, ni esta “extraña” ni esta situación podían calificarse como normales, ni ordinarias; eran, más bien, extra-ordinarias. Los besos de la santa eran tan amorosos que a mí, todavía dudoso de cómo actuar, me parecían demasiado.

Lo siguiente que hizo conmigo la santa fue abrazarme, al estilo Ammachi, y quizás por eso ya me sentí más cómodo, más familiar con lo que estaba sucediendo. A la vez que me abrazaba contra su pecho me acariciaba el cabello. Luego de un rato de abrazo me alejó de ella y me pegó una especie de cabezazo con el rodete de cabello que lleva atado en la cima la cabeza. No fue un golpe real, sino como un latigazo de broma. Entonces, yo le seguí el juego devolviéndole el ataque. En ese momento ella ya se estaba riendo muy juguetonamente y me contagiaba a mí la risa.

De todos modos, es verdad que me costaba entregarme de manera total a la situación, ya que estaba sorprendido por lo que sucedía, sumado a lo dicho sobre el contacto físico con extraños, aún si se trata de una santa. Lo que está claro es que el hecho de tratarse de una santa me iba aflojando la coraza, y dejando mi reticencia inicial ahora ya me sentía parte de un juego especial y Divino.

Lo siguiente que hizo Aum Amma fue ofrecerme una flor, que cuando yo estaba a punto de agarrar, me quitó de las manos; repitió la misma broma tres o cuatro veces, como si yo, o mejor dicho, ella, fuera un niño.

Después de hacerme estirar varias veces la mano en vano, la santa me dio la flor, para luego verterme unas cuantas flores y pétalos sobre la cabeza. Aum Amma se pasaba las flores por la cara y luego las lanzaba hacía mí, ella y los alrededores, lo cual explicaba el tapizado floral de la habitación.

No sé cuánto tiempo duró todo esto, pero claramente no fue poco, y es probable que quienes estuvieran afuera percibieran mi estancia, al igual que yo había hecho con los demás, como prolongada.

Aum_amma con flores

Éxtasis

De hecho, según comprobé, no había un punto final determinado para el darshan de cada persona, sino que era el monje, o algún ayudante, el que avisaba al visitante que ya era tiempo de salir. Por su parte, Aum Amma estaba en lo que parece ser éxtasis o trance espiritual, y mi impresión fue que sin importar quien tuviera delante ella actuaba siempre de la misma forma. Por ello, para la santa no había un punto final con cada persona, pues, estoy convencido, veía en todos la misma esencia Divina. Para ella, jugar con nosotros era como jugar con Dios; besarnos y abrazarnos, era como tener a la Divinidad entre sus brazos; lanzarnos flores era como adorar a la Energía Cósmica.

En mis viajes por la India vi otras personas santas, pero nunca había visto alguien en ese estado extático tan obvio para mis ojos materiales. La santa tenía constantemente la mirada perdida, con los ojos vueltos hacia arriba, como si mirara su entrecejo, su ojo espiritual, o porqué no, hacia zonas más elevadas.

Asimismo, de a ratos, el rostro de Aum Amma parecía como desencajado por su embriaguez espiritual. Este detalle puede ser un factor importante para que yo me haya sentido inhibido al principio, pues mi mirada superficial no era capaz de ver plenamente el estado espiritual de la santa, a diferencia de ella, que era incapaz de ver otra cosa que la naturaleza Divina de cada visitante.

Por otra parte, Aum Amma tiene en momentos unos temblores o espasmos, que al parecer son generados por su estado de éxtasis. El mismo estado que lleva a sus manos a adoptar gestos extraños, que a la sazón no son otra cosa que mudras (gestos sagrados hechos con el cuerpo).

Todos estos detalles – rostro desencajado, espasmos, mirada perdida… –, al menos en primera instancia, sin duda que generan un shock. Al tratarse de una persona que está actuando fuera del ámbito “normal” nos cuesta asimilar que dichos síntomas sean de carácter espiritual.

Sin embargo, el diagnóstico es uno solo y muy claro: Aum Amma está loca, totalmente loca por Dios.

Es verdad que si uno ve a la santa a través de video, probablemente le cueste percibir su aura espiritual de buenas a primeras.

Sin embargo, al ver a Aum Amma en persona, su fuerte energía espiritual, junto con su Divina inocencia pueril, hicieron que deje mis prejuicios de lado, y lograra entregar mi ego por unos pocos minutos, para así ser el afortunado compañero de juegos de la Divinidad.

Lo cual me permitió, además, ver en la santa un reflejo de mi propia chispa Divina. Una chispa que, aunque esté escondida, estoy seguro que brilla. Como en cada uno.

Todas las imágenes de:

http://www.aumamma.com

About these ads

»

  1. hola! conoci tu blog porque me lo recomendo un amigo. estaba leyendo esta entrada… a mi el video me impacta y si me hace sentir que hay algo mas… supongo que en persona es totalmente diferente igual. pero me pregunto como es la vida normal de estas personas santas? ella esta en ese trance todo el tiempo? como llevan su vida diaria en esa forma? perdon mi ignorancia sobre este tema, pero justamente por eso pregunto para saber mas.. gracias !y sigo tu blog. saludos desde bs.as.

    Responder
  2. The Sun always Sun!

    LIVING GOD PARAMATMA AUMKARAM “AUM AMMA”

    The Mantra AUM (OM) appears shining on
    Aum Amma’s Forehead.

    A True Miracle in INDIA.
    ,

    AUMKARAM AUM AMMA IS THE
    INCARNATION OF SUPREME TRUTH

    “The Whole World is the symbol of “AUM”[OM].
    The Past,Present,Future and that which is
    beyond(Paramatma), These three periods of
    time are also just”AUM”.

    – Mandukya Upanishad

    http://www.aumamma.com ,/ http://www.aumamma.org see special link also, RARE
    DARSHAN ,The Self
    Effulgent Light
    http://aumamma.com/darshan/index.htm SPECIAL LIGHT

    New photo very special
    http://aumamma.org/aum/home.htm

    youtube – Paramatma Aum Amma

    http://www.youtube.com/user/akashicsights NEW VIDEO
    http://www.youtube.com/watch?v=xqTyWmJdFF4 new video on
    july………………….http://www.youtube.com/user/prateekananda
    …..Full link DVD

    http://www.youtube.com/watch?v=PIGidWtaMD8

    http://www.youtube.com/watch?v=M9CHroQAsnk

    http://www.youtube.com/watch?v=NOYs_O2_aaI&feature=channel New 2010
    http://www.youtube.com/watch?v=yvsiVlQ0mu4&feature=channel New jan 2010

    Unlike commonly seen today, Paramatma Aum Amma is not confined or
    surrounded by any Organization ,Ashram or any other commercial
    activity whatsoever

    Pookuty, who won the Oscar for Best Sound Mixing, said the award was
    in recognition of the talent available in the country. He had
    dedicated the award to the country which gave the world the word ‘Om’

    Responder
  3. Dear one,
    Paramatma Aum Amma has moved from thiruvannamali to krishagiri. The house was a swizterland devotee’s in thiruvannamali.she took back that house.Paramatma Aum Amma don’t have any own place or house . now resting in krishnagiri dist…
    we r looking silent place or house….
    contact …paramatma.aumkaram@gmail.com
    facebook…..paramatma aumkaram aum amma
    aum amma aum

    Responder
  4. Dear one,
    Paramatma Aum Amma has moved Her Abode to Auroville side, Pondicherry.
    current Address
    PARAMATMA AUM AMMA
    Sakthi illam
    saraswathy devi compond,
    edayanchavady,opposite botanical garden Auroville.
    Auroville post
    pondycherry.
    SOUTH INDIA

    Responder
  5. dear all , Aum Amma has moved from tamil nadu and Auroville.
    please visit new website http://www.paramatmaumamma.net

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.119 seguidores

%d personas les gusta esto: